Actualidad

Kramer en la polémica: qué han hecho otros humoristas para afrontar la pandemia

Mientras en Chile se popularizan videos en redes sociales, en España vieron esto como una oportunidad para ayudar.

Por Rodrigo León , 31 de Marzo de 2020

Luego de que el avance del coronavirus obligara a cerrar recintos que pudieran concentrar a muchas personas para así evitar su propagación, los humoristas, no solo chilenos sino también extranjeros, se volcaron a las redes sociales para tratar el tema en su propio estilo.

En nuestro país, un caso ejemplar es lo que ha ocurrido con Stefan Kramer, quien en las últimas semanas ha sorprendido con diversas imitaciones para tratar lo que ocurre actualmente con la pandemia. Primero hizo lo suyo con un “audio filtrado” entre Joaquín Lavín y Francisco Vidal, luego de que declararan el virus como una pandemia.

Cinco días más tarde, hizo su versión de Caso Cerrado con “Casa Cerrada” para entregar recomendaciones de cómo prevenir el coronavirus como por ejemplo, quedándose en casa, lavándose las manos con jabón, manteniendo los zapatos fuera de la casa, entre otras.

Pero, sin duda, lo que más despertó todo tipo de comentarios fue el último video publicado hace unos días donde realizó una realista imitación del ministro Jaime Mañalich, dando cuenta de las medidas que, progresivamente, fueron tomando las autoridades entorno al coronavirus.

Esto provocó diversas críticas, siendo una de ellas la del ex presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, quien el sábado en Meganoticias habló sobre el comediante. “Ya está bueno que se siga burlando del ministro y que tome las cosas en serio. Y que en vez de burlarse del ministro, apoye el desarrollo de este plan de contención que tenemos que hacerlo entre todos”, afirmó.

Una situación parecida fue la que provocó Jorge Alís en febrero cuando aún la pandemia no azotaba con fuerza a nuestro país. En ese entonces, publicó un video en el que minimizaba los efectos del coronavirus, asegurando que “hasta un mosquito mata más gente”.

Semanas después, y al darse cuenta de lo que el virus había provocado en Chile y las medidas que se estaban adoptando, dio un paso atrás en sus declaraciones. Sin embargo, no dejó de lado el actuar del Gobierno y cuestionó cómo habían reaccionado las personas, excediéndose en la compra de papel higiénico, por ejemplo.

Otros comediantes han aprovechado la situación actual como una oportunidad. Tal es el caso de Javiera Contador, quien en su cuenta de Instagram revivió a su popular personaje de Casado con Hijos, Kena Larraín, recibiendo múltiples elogios.

Pedro Ruminot, por su parte, además de hacer un llamado al autocuidado y a quedarse en casa por estos días, publicó en su cuenta de YouTube una rutina que contiene chistes utilizados en Viña 2020 así como también los que no alcanzaron a ser parte de ese show. Esto, como una forma de entretener a quienes cumplen cuarentena para detener el avance de la enfermedad.

El caso español

Mientras todo lo anterior ocurre en Chile, en el extranjero los humoristas también han utilizado las redes sociales en las últimas semanas ante el cierre de teatros y bares por el coronavirus. Sin embargo, en España quisieron darle un vuelco solidario en algunos casos.

Un ejemplo es lo realizado por el actor y comediante Toni Cano quien creó en Instagram el #YoMeQuedoEnCasaComedy. Para lograrlo, primero creó un grupo de WhatsApp de más de 150 humoristas con quienes buscó replicar lo que están haciendo cantantes y bandas, quienes ofrecen shows a través de redes sociales.

Así, según consignó El País, creó un cartel para varios días con shows en vivo y algunos sketch grabados que fueron subiendo en esa cuenta de Instagram. “El coronavirus podrá cerrar los bares y los teatros, pero no podrá dejar al público sin cómicos, ni a nosotros sin nuestro público. Ahora necesitamos reír y distraernos más que nunca”, declaró.

Una situación parecida es lo realizado por Risas En Casa, que además de entretener a los que cumplen cuarentena, busca “unir a los artistas del humor y crear un movimiento que, en la medida de lo posible, alegre la vida de nuestra comunidad y, en especial, de los más necesitados”, explican en su sitio web.

Desde el pasado 25 de marzo, y todos los días durante una hora, diversos comediantes ofrecerán monólogos, buscando llevar “la risa a miles de casas y hospitales”.

Con esto, y además de la popularidad que han ido obteniendo, los humoristas involucrados aseguraron que irían en ayuda de quienes se han visto más afectados por el coronavirus.

“Vamos a involucrar a empresas y personas para conseguir donaciones para los más necesitados. Vamos a recaudar agua y comida para nuestros hospitales, libros y tablets para nuestras residencias de ancianos, así como alimentos y ropa de abrigo para las personas en riesgo de exclusión”, señalaron.