Actualidad

Benjamín Vicuña relata la cuarentena con sus hijos y el embarazo de China Suárez

“Voy a ser papá. Así que estamos felices, viviéndolo en este momento extraño, pero rescatando y quedando con lo positivo, viendo como minuto a minuto crece esa guatita”.

Por , 27 de Mayo de 2020

Benjamín Vicuña relató a María Luisa Godoy, quien conduce el programa “Siempre Mamá” en Instagram, cómo ha sido su experiencia en medio de la cuarentena que ya suma más de 70 días en Argentina, con Eugenia China Suárez, quien tiene siete meses de embarazo, la hija de ella, y sus tres hijos con Pampita Ardohaín, más la hija que tiene en común con la actriz.

En la conversación, el actor chileno destacó que “voy a ser papá. Así que estamos felices, viviéndolo en este momento extraño, pero rescatando y quedando con lo positivo, viendo como minuto a minuto crece esa guatita. Y acompañando este embarazo. Y también viendo el crecimiento de mis hijos. Viendo como Magnolia, que ya tiene 2 añitos, está aprendiendo a hablar, aprendiendo a hacer muchas cosas. Nos divertimos mucho”.

Consultado sobre cómo enfrenta la crianza de Bautista, Beltrán y Benicio, Benjamín Vicuña explicó que “llevo 66 días acá en Buenos Aires. No se puede pisar la calle. No se puede salir. Lo hemos tomado con mucha responsabilidad. Y en un principio, las primeras dos semanas, este decreto del presidente fue muy estricto, donde supuestamente tenían que estar donde la mamá. Pero la mamá habló conmigo y me dijo ‘mira, estoy superada por esta situación. Entendemos que no se puede tener gente que te ayude, niñeras ni nada’.

“Y nos pasó a padres separados que, independiente de que la gente dijera que tenían que quedarse en la casa la madre y los padres ir a visitarlos media hora, 40 minutos, todos arreglamos, en una cosa de sentido común, y que se transformó en un salvoconducto de estar una semana allá y una semana acá”, agregó.

Vicuña detalló que “así ha sido la forma en como lo hemos hecho los padres separados. Y me parece correcto porque, digamos las cosas como son, ha sido un proceso maravilloso de poder haber estado este tiempo con mis hijos, donde les pregunto todos los días ‘y, ¿cómo están?, ¿cómo la llevan?’. Están felices. Y me repiten mucho que están felices de estar con sus papás”.

Junto con ello, la cuarentena le ha permitido realizar labores a las que antes no dedicaba tiempo. “Ando muy leñador. Fuego, (Francis) Mallmann, mucho fuego. Hornito de leña. Vamos a engordar comiendo como si se fuera a acabar el mundo. Ese alfajor de la 1:30 de la madrugada que dices ‘no, no… ¡ya!, ¿qué importa?’”.

“Pero también un poco como Bob, el Constructor. Armamos una casita, una casa como plegable de niño, esas casas que tienen la camita chiquitita, el baño, todo. Estuvimos como tres horas ahí. Pero uno ahora tiene la paciencia que antes no teníamos”, relató.