Actualidad

Sexo en los tiempos de coronavirus: el impacto de la pandemia en las relaciones y los hábitos

El coronavirus cambió completamente los hábitos relacionados con el sexo en todo sentido, lo que ha llevado a una reinvención total.

Por , 29 de Mayo de 2020

El sexo sufrió un cambio radical debido a la pandemia del coronavirus. Es que las cuarentenas y las recomendaciones de distanciamiento social generaron un cambio total en los hábitos vinculados a una de los aspectos fundamentales de la vida humana.

Las restricciones de movilidad y el temor ante un contagio prácticamente terminaron con las citas presenciales o los encuentros casuales. El comercio relacionado con el erotismo también ha debido reinventarse para sobrevivir en este consejo.

Los científicos han estudiado con detalle la posibilidad de transmisión del SARS-CoV-2 a través de las relaciones sexuales, sin llegar a resultados concluyentes. Más allá de esto, la proximidad de los besos y abrazos implican un peligro evidente.

El tema ha sido abordado por autoridades gubernamentales de todo el planeta, quienes buscaron dar algunas alternativas para que las personas puedan tener el menor impacto psicológico posible por la falta de sexo.

Las posibilidades de contagio y la infertilidad

La vía principal de contagio del COVID-19 son las gotitas de saliva que salen desde la boca, las que pueden quedar algunos instantes suspendidas en el aire hasta caer en diversos objetos. En lo sexual, aquello implica un cambio rotundo, ya que afecta directamente a expresiones como los besos y abrazos.

Hasta ahora no existen antecedentes rotundos que vinculen a las relaciones sexuales propiamente tales con el contagio, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) solo ha abordado la posible transmisión de las heces (lo que abarcaría el sexo anal), la que aún no tiene resultados concluyentes.

En mayo se publicó un estudio del Hospital Municipal de Shangqiu, en China, que examinó a 38 pacientes activos con COVID-19. A ellos se les halló un rastro del virus en el semen, el que incluso les permaneció en poca cantidad luego de su recuperación. Esto no es novedoso, ya que se ha visto en otro tipo de virus, pero aún no está claro si implica una forma de contagio.

Otro aspecto revisado por la ciencia es el de la fertilidad. En marzo un equipo de investigadores dirigido por Li Yufeng, profesor del Centro de Medicina Reproductiva de un colegio médico de Wuhan, recomendó a los hombres que hayan sufrido COVID-19 realizarse chequeos para ver posibles problemas testiculares y de infertilidad masculina. Esta conclusión se sacó debido a las secuelas que dejó la pandemia de SARS de 2003, la que se detonó con un virus muy similar al SARS-CoV-2.

Los consejos de las autoridades

El sexo virtual fue recomendado por Argentina para evitar los contagios con coronavirus. (Foto: Pixabay)

El distanciamiento social generó un cambio radical en la vida sexual de las personas, ya que el distanciamiento social impide cualquier tipo de encuentro. Por lo mismo, diversas autoridades alrededor del mundo han entregado algunas medidas para intentar aminorar los efectos negativos de estas restricciones.

Argentina fue directa y recomendó directamente a sus ciudadanos preferir el sexo virtual. “Hay un montón de aplicaciones online para conocer personas, eso se puede seguir usando sin ningún problema, y herramientas que hoy tenemos disponibles, como las videollamada, el sexo virtual, el sexting, pueden ser una buena alternativa”, explicó José Barletta, uno de los asesores sanitarios del país con la cuarentena más larga del planeta.

Esta recomendación no está libre de peligros, ya que se corre el riesgo de filtraciones del material explícito por hackeo o por la llamada “pornovenganza”.

En Países Bajos el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente creó un protocolo para que las personas solteras pudieran encontrar un “amigo sexual”. Una de las condiciones esenciales es que la pareja compruebe que no está contagiada.

Suiza, en tanto, enfatizó la importancia del sexo en medio de la pandemia del coronavirus con una acción algo más controversial, ya que autorizó el retorno del comercio sexual. En aquel país la prostitución es legal, por lo que se debió crear un reglamento sanitario para regular su funcionamiento. Dentro de las recomendaciones hay posiciones específicas ( uso de condones obligatorio y limitación de besos para disminuir las posibilidades de infección.

Los cambios de hábitos

La plataforma OnlyFans está siendo usada para vender imágenes eróticas. (Foto: OnlyFans)

El coronavirus afectó directamente a algunos de los puntos esenciales de la previa, el durante y el post sexo. Los besos quedaron restringidos incluso en los saludos cotidianos, mientras que el uso de mascarillas y la distancia social hacen que cualquier tipo de encuentro sea casi imposible de concretarse.

En ese contexto, el mundo virtual ha sido el gran impulsor tanto para conectar a parejas que se encuentran distantes, personas que buscan encuentros casuales o simples consumidores de servicios ligados a lo erótico.

Ante el impedimento de la apertura de burdeles y la paralización de las filmaciones de pornografía profesional, la “industria” instalada sobre el sexo alrededor del mundo se volcó a las videollamadas y la creación de material online. Un artículo recogido por el portal Vice mostró cómo muchos trabajadores sexuales se sumaron en masa a la plataforma OnlyFans, la que les permite vender fotos y videos explícitos a sus suscriptores.

El respaldo para esto es el alto número de visitas en sitios como PornHub, que en el caso de Chile tuvo un aumento del 27% durante el mes de marzo, cuando la pandemia recién estaba afectando al país.

Aún no se sabe cómo las distintas aristas de la vida sexual se van a adaptar a la “nueva normalidad” que están impulsando los países que vienen saliendo del peak de la pandemia, aunque tal como ocurre en otros aspectos de la vida se cree que nada volverá a ser como antes, al menos hasta que no se encuentre una vacuna o un tratamiento rápido y eficaz para el COVID-19.