La eliminación de El Discípulo del Chef que emocionó a Carolina Bazán

La partida de un querido participante provocó el llanto de varios en el estudio.

Por
Bazán reconoció ser una persona no sensible, pero la eliminación la dejó en medio de lágrimas.
Bazán reconoció ser una persona no sensible, pero la eliminación la dejó en medio de lágrimas.
Compartir

Una nueva eliminación se realizó en el episodio de este miércoles de El Discípulo del Chef, al punto de emocionar hasta las lágrimas a Carolina Bazán, ex capitana del equipo azul.

Y es que tras la prueba de eliminación, el jurado decidió que Álvaro Morales se convertía en el nuevo eliminado de la competencia de cocina por una decisión que no fue unánime. Junto con él estaba Kenita Larraín, quien aseguró su permanencia en el espacio.

“Era mi responsabilidad. Ella tuvo la confianza en mi, me acompañó. Tenía asumido que yo me iba. Considero que la confianza en un bien en si mismo. Gracias, Kenita, tu confianza fue determinante”, dijo el actor tras conocer la decisión, que provocó lágrimas en sus compañeros.

Una de las afectadas fue Renata Bravo, quien reconoció que “es el peor día del programa. Álvaro es mi amigo, verlo todos los días fue bueno. Él para mí es un hermano”.

Pero no solo la comediante rompió en llanto, puesto que incluso la animadora, Emilia Daiber, no pudo esconder su emoción. A ella se sumó Carolina Bazán, quien reconoció en El Discípulo del Chef que no era una persona sensible, pero que le había afectado la partida de Morales.

“Ha sido un placer conocerte, yo soy una persona súper poco sensible. Me da pena que te vayas, ha sido un placer conocerte, te admiro mucho, eres muy bueno en la cocina y ha sido… He visto un gran camino en todo este tiempo”, le dijo la chef, luego de que el actor le reconociera que jamás se sacó la polera del equipo azul al cual perteneció.