Síguenos en Facebook X
El Dínamo

VIDEO | Científicos desarrollan tecnología para convertir el excremento humano en combustible

Según el PNNL, una persona puede generar 10 litros de biocrudo al año, lo que serviría de gran ayuda para los gobiernos en cuanto a los gastos para procesar y deshacerse de las aguas servidas.

Ambiente

7 de noviembre, 2016

Autor:

Un grupo de científico del gobierno estadounidense desarrolló un método que convertirá el excremento humano en un biocombustible con propiedades similares al petróleo. Así, refinando tus heces se pueden transformar en gasolina, diésel o parafina.

Y es que investigadores del Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste (PNNL) elaboraron un proceso de secado de los lodos de depuración de las aguas servidas para convertirlas en biocrudo -equivalente renovable del petróleo crudo obtenido de la biomasa-.

Esta tecnología se denomina licuefacción hidrotérmica, la que imita en minutos las milenarias condiciones geológicas del planeta para producir petróleo. Así, los desechos se presurizan a 207 bar y pasan por un reactor que funciona a 350° de temperatura, resultando un material similar al petróleo crudo, con una mezcla de agua y oxígeno.

El material resultante es parecido al petróleo crudo, con una pequeña cantidad de agua y oxígeno mezclada. Este biocrudo puede ser refinado posteriormanete con los procesos convencionales de refinación de petróleo.

“Lo mejor de este proceso es lo sencillo que es, el reactor es literalmente un tubo caliente y presurizado. Hemos acelerado la tecnología de conversión hidrotérmica en los últimos seis años para crear un proceso continuo y escalable que permite el uso de residuos húmedos como los lodos de depuradora”, declaró Corinne Drennan, responsable de investigación sobre tecnologías de bioenergía en el PNNL.

Según el PNNL, una persona puede generar 10 litros de biocrudo al año, lo que serviría de gran ayuda para los gobiernos en cuanto a los gastos para procesar y deshacerse de las aguas servidas.

Por su parte, ya se anunció que en Canadá se construirá la primera planta que pondrá a prueba esta nueva tecnología a gran escala.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia