Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Por qué fue tan importante para Camilo Sesto su show en el Festival de Viña del Mar 2004

El locutor de Radio Activa, Luis Hernández, recuerda el trabajo que realizó durante el certamen de ese entonces, recalcando la importancia que tuvo para el español volver a la Quinta Vergara.

Por qué fue tan importante para Camilo Sesto su show en el Festival de Viña del Mar 2004
Por 10 de Septiembre de 2019

El mundo de la música y el espectáculo recibió un duro golpe este fin de semana con la muerte de Camilo Sesto. El intérprete falleció a raíz de un paro cardiorrespiratorio originado por diversos problemas renales que padecía desde hace algún tiempo.

Durante este lunes, el recordado artista fue velado de manera multitudinaria, provocando que miles de fanáticos de apostaran en el edificio de la Sociedad de Autores (SGAE), en Madrid (España).

En nuestro país, en tanto, diversos son los recuerdos que rodean a Camilo Sesto. Uno de ellos es su icónica presentación el jueves 19 de febrero en el Festival de Viña del Mar 2004, jornada en que ‘el Monstruo’ de la Quinta Vergara se rindió ante un repertorio plagado de éxitos como “Fresa Salvaje”, “Vivir Así Es Morir de Amor”, “Perdóname”, entre otros; y lo premió con las Antorchas de Plata y de Oro, además de la Gaviota de Plata.

Quien estuvo presente en ese entonces fue el periodista, hoy locutor de Radio Activa, Luis Hernández. En ese entonces, oficiaba como reportero de Radio Cooperativa y, particularmente, fue el primer certamen que cubrió detrás del escenario.

En conversación con EL DÍNAMO, rememoró el día en que pudo presenciar la prueba de sonido del cantante, una situación muy curiosa, según destacó. “Lo que suele ocurrir, es que va la banda sola, prueban todos los instrumentos, los micrófonos y la mayoría de las veces no iba el artista”, contó.

Sin embargo, “me acuerdo que en esa ocasión, Camilo Sesto quería ir, estaba con muchas ganas. Y así fue, estaban en la segunda canción y aparece. Cantó un par de canciones a la mitad o casi entera, con muy buen registro vocal todavía, lo que él tenía mucha intención de demostrar”.

Según explicó Hernández, para Sesto “el Festival de Viña, de alguna manera, lo devolvía al ámbito internacional, por lo menos sudamericano. Él estaba súper consciente de eso”.

El ninguneo español

Hernández explicó, sobre esto último, que “durante los años 90, comienzos del 2000, Camilo Sesto estuvo bien perdido porque tuvo problemas de salud y de eso se armó mucha teoría, mucha leyenda, sobre todo en España. Recuerdo muy en particular, cuando estaba esperando la prueba de sonido, en Cooperativa se comunicaron con una periodista de música en España y ella hablaba con mucha sorna que allá no lo tomaban en cuenta, que era considerado un personaje bastante menor“.

“Bueno, lo comparaban con Michael Jackson por sus operaciones, misterio, por todo ese halo que entre ambigüedad y lo excéntrico, se mofaban mucho de Camilo Sesto, a diferencia de América Latina y en Chile, que el repertorio 70-80’s está todavía muy presente en la gente. La imagen del cantante pleno, joven, de cabellera larga, con súper buena voz, es súper potente en nuestro país y en España ya lo habían borrado hace tiempo porque tiene una industria musical mucho más grande”, precisó.

Pero no solo eso. El español fue muy criticado por el disco Alma que lanzó en 2002 después de ocho años de ausencia.

“En esa ocasión, por todo eso, él tenía muchas ganas de volver a presentarse con mucha fuerza y así lo hizo. El 2004 fue muy potente ese show, lo recuerdo con harto cariño como uno de los shows más grandes. Es muy intenso en el escenario y lo demostró”, aseguró Hernández.

De hecho, en su momento, él lo advirtió por ese entonces: “Camilo Sesto está pleno, increíble”.

En la misma prueba de sonido, en la tarde, el intérprete continuó su preparación para el show que ofrecería esa noche de febrero. Allí, sorprendió a las diez personas que estaban en la Quinta Vergara a esa hora, con el tema “Getsemaní” del musical Jesucristo Súper Estrella. “Yo estaba metido ahí entre medio, la cantó completa y terminó de rodillas como si hubiera estado la audiencia llena. Fue súper emocionante, eso lo repite después en la noche, Jesucristo Superestrella, fue un hito en su carrera”, indicó.

Todos los premios para Camilo Sesto

Camilo Sesto se llevó todos los premios en la segunda jornada de Viña 2004. El público, que se dividió entre quienes esperaban al español y a la banda chilena Chancho En Piedra, coreó cada una de sus canciones.

Una de las particularidades que llamó la atención de Hernández esa noche es que “en los últimos años estamos acostumbrados a dos números y el humorista, eso ocurre en los últimos siete u ocho años. Pero en ese entonces no. Ese Festival del 2004 tenía a muchos artistas cada noche, cinco o seis, y, claro, para todo el público Camilo Sesto es tan querido, crecimos con su música, creo que es una ofensa decir que es un ‘placer culpable’“.

“Vivir Así Es Morir de Amor’ es una canción perfecta, los arreglos son perfectos, la letra calza muy bien con la entonación y la interpretación. Todo el público que estaba ahí estaba muy interesado en ver el repertorio de Camilo, porque es muy conocido y súper querido. El público lo premió, se llevó todo y se fue feliz”, añadió.

Claro, para el periodista, “Camilo Sesto es súper transversal, le gusta tanto al romántico como el metalero, que le tiene mucho respeto“.

La organización del Festival de Viña, años después, fracasó en las intenciones que tenían de traerlo de vuelta para homenajearlo con la Gaviota de Platino, tal y como lo hicieron con Luis Miguel en 2012.

La plenitud final la mostró el 2004, los que se acuerdan o los que quieran buscar ese registro, estuvo súper bien pese a los malos antecedentes que traía de España, porque no lo respetaban tanto, como sí ocurría en Chile y en Latinoamérica”, sostuvo, agregando que en ese entonces, y pese a los malos antecedentes que arrastraba desde España, “mostró que él estaba vigente, que podía hacer espectáculo”.

Relacionados

Comenta