Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Nabila Rifo celebra retiro de libro inspirado en su caso e increpa a autor: “No lo perdono”

La mujer, víctima de la brutal agresión en Coyhaique que la dejó sin sus ojos, agradeció el retiro del libro Los Ojos de la Verdad y dejó en claro que "no quiero saber nada" del autor, Eleodoro Sanhueza.

Nabila Rifo celebra retiro de libro inspirado en su caso e increpa a autor: “No lo perdono”
Por 30 de Enero de 2020

Hace solo algunas semanas, la editorial Planeta anunció el lanzamiento del libro Los Ojos de la Verdad, de Eleodoro Sanhueza, una historia de ficción basada en el caso de Nabila Rifo, quien en mayo de 2016 fue brutalmente atacada por su ex pareja, quien la dejó sin sus globos oculares.

La mujer radicada en Coyhaique reaccionó rápidamente y, a través de un comunicado, hizo un llamado a no comprar la obra literaria. “De ninguna manera lo autoricé para contar la historia del caso, ni menos desde mi persona, usando mi imagen, ni menos que haga publicidad usándome”, señaló en esa oportunidad.

Tras una serie de publicaciones en redes sociales rechazando la circulación del libro, la tarde de este martes, Planeta anunció que “debido a las repercusiones que ha tenido dicha publicación hemos decidido suspender la circulación del libro”, todo esto tras conversar con Sanhueza y tomar en conjunto la decisión.

“Hacemos presente que esta obra corresponde a una publicación de ficción, del género policial y que bajo ninguna circunstancia Grupo Planeta lo ha considerado, difundido, ni presentado como un libro testimonial o biográfico”, recalcaron.

Antes de finalizar, reiteraron “nuestro absoluto respeto por los temas de género, así como también el valor que otorgamos a la creación literaria”.

Desde Coyhaique, Nabila Rifo conversó con EL DÍNAMO, declarándose “muy satisfecha, muy contenta” por la decisión que había adoptado la editorial.

“No me esperaba eso, yo pensé que lo iban a seguir vendiendo, me esperaba otra cosa. Me siento muy contenta de que la editorial se puso en mi lugar y reaccionó, porque el otro caballero (Eleodoro Sanhueza) no me ha pedido disculpas, nada. Ni siquiera me ha llamado para pedirme disculpas, pero la editorial me dejó contenta y lo agradezco”, afirmó.

– Cuando Eledoro Sanhueza conversó con nosotros aseguró que usted le había dicho que estaba buscando a alguien para escribir su propia historia…
– Muchas personas, incluso de Argentina, vinieron a Coyhaique. Un escritor argentino habló conmigo, vino a verme, y me dijo que quería hacer un libro para lanzarlo en Argentina, como medio biografía, siempre preguntándome mi opinión y al modo mío. Pero le dije que no, porque recién había pasado el juicio y aún no estaba preparada.

Aún así, Rifo no desecha la opción de llegar al mundo literario. Eso sí, aclara: “Yo quiero hacer algo pero cuando esté de verdad bien, para que sea algo bonito, de mi niñez, y también para decir cómo queda una persona después de algo así, cómo pasa el trauma, todo. Él entendió, había venido solo a eso a Chile y se fue”.

“Después, ahora último, estuve en Santiago el año pasado y una escritora feminista se había contactado conmigo para hacer mi libro, para que yo lo vendiera en alguna editorial para que yo ganara plata, porque como necesitaba plata, y ella sabía que mi libro iba a causar algo. Pero tampoco, porque tengo que estar por lo menos un mes en Santiago, entonces no lo pude hacer”, añadió.

La llamada

“Con ella logré hablar solo una vez por teléfono, le conté que estaba terminando de escribir un libro y que todavía tenía la posibilidad de incluir algo que ella me dijera y ni siquiera me dijo algo sobre eso, sino que me respondió ‘yo también quiero escribir mi historia. Necesito a alguien que me ayude a escribir mi historia’”. Esas fueron las declaraciones que entregó Eleodoro Sanhueza a EL DÍNAMO el pasado 9 de enero respecto al libro basado en el caso de Nabila Rifo.

Sobre sus declaraciones, Nabila Rifo recuerda que “cuando este tipo me llamó, se presentó y me dijo que él quería juntarse conmigo porque ya tenía algo escrito, como la mitad. ‘Estoy haciendo un libro sobre ti’, me dijo y yo me enojé, le dije que no le daba permiso y le pregunté de qué se trataba, pero tampoco me dijo. Yo pensé que era algo lindo porque igual soy ingenua, no sabía que podía hacerme daño. Como le dije que no, que no hiciera eso, lo bloquee y pensé que este hombre había dejado hasta ahí el libro, pero no.

– ¿Cómo recibió la noticia del lanzamiento de Los Ojos de la Verdad?
– Me sentí muy mal. Imagínese, cuando primero me lo mandaron en Coyhaique, después me contactó mi abogada, otras personas en Santiago, y me leyeron lo que decía, ‘una mujer tirada que le sacaron los ojos’. Me dio un ataque de llanto, ese día estuve todo el día mal por mis ojos. Yo sabía que nunca habían encontrado mi ojo en Coyhaique y de repente le decía a mi mamá, ‘capaz que hasta un perro se lo comió’, pero el compadre puso como que fue algo terrorífico y que habían planificado todo lo que me habían hecho, porque eso sale. Que embalsamaron mi ojo para venderlo, es terrorífico, muy cruel, como una película de terror y yo no quiero eso para mí.

La noticia de la publicación del libro no solo la afectó a ella en lo personal, sino que rápidamente pensó en cómo iban a reaccionar sus hijos y también su familia. “Están grandes e igual han escuchado sobre el libro, pero no se han metido porque acá no tienen mucho espacio y están en otras cosas. Yo trato de estar con ellos y no han indagado más allá. Mi familia sí, tengo mis tías que igual me llaman y les duele que de nuevo esté involucrada en estas cosas que me atormentaron tanto y de nuevo lo mismo”, aseveró.

– En redes sociales se inició toda una campaña para no comprar el libro, ¿cómo recibió este apoyo?
– Qué le puedo decir… Le doy gracias a toda la gente que me apoya porque yo al final fui una víctima de todo lo que pasó y no por eso van a hacer libros. Es algo muy cruel lo que me pasó, más encima mi ojo que todavía lloro, todavía estoy tomando pastillas: clorazepam, trazadona para el ánimo y para dormir, porque hay noches que no duermo. Tengo cualquier problema, lo más grande es que tengo depresión, entonces estoy luchando contra todo eso, con mis hijos que están creciendo, con algunos problemas de casa y que salga eso, mal. Tampoco tengo a nadie que me defienda y que vaya y lo encare (a Sanhueza), porque de Mauricio (Ortega) no puso nada malo, solamente puso de mi cosas que al final nunca fueron confirmadas y a mí me dejó como la mala de todo.

– ¿Espera en algún momento alguna disculpa de parte del escritor o reunirse con él?
– Reunirme con él, no, porque yo no soy una mujer cínica. Yo no quiero saber nada de él, ni siquiera que me llame. Que se atreva en un diario a decir, no sé, ‘estuvo mal lo que hice, me equivoqué’ o ‘no pensé que este libro dañara a Nabila Rifo’, porque él como es vivo, se pone el parche antes de la herida. Yo a él no quiero ni escucharlo, si él se pusiera en mi lugar y a él le hubieran hecho eso, y yo fuera una escritora y hablara de él, no le gustaría. A él no lo perdono.

Esperanza de una nueva vida

Tras la polémica desatada por el libro, se dio a conocer que Nabila Rifo quiere a toda costa partir rumbo a Santiago junto a sus hijos y dejar atrás su vida en Coyhaique.

“Lo que pasa es que cuando yo era niña y como crecí tan pobre, mi sueño era conocer Santiago, siempre. Porque veía que llegaba lo más lindo, los reportajes de ropa. La gente es muy disconforme con lo que tiene, yo no digo que en Santiago hay gente buena y mala, pasan robos, accidentes, asaltos… Pero allá hay cosas a la mano, es más barato para vivir”, cuenta a la hora de explicar sus razones para partir a la capital.

En ese sentido, Nabila continuó: “Yo siempre soñé con ir a Santiago, la primera vez que fui me encantó. La bulla, la gente muy luchadora, porque acá es muy floja. Ahora quiero irme para allá por el cariño de la gente, porque tengo gente que me conoce, acá estoy muy sola. Y sobre todo para estudiar en la escuela de ciegos, porque acá ni siquiera puedo salir con el bastón porque no hay nada”.

Para lograr su objetivo, se inició una campaña a través de la plataforma BuenaCausa.cl bajo el slogan “Nabila Rifo: Esperanza de una nueva vida”, donde se busca llegar a una meta de $11.900.000. Cuando quedan 16 días para finalizar la cruzada, solo han aportado poco más de 600 mil pesos.

“Eso me lo ofrecieron de la misma plataforma. Me encuestaron, me vinieron a ver, me preguntaron en qué estaba y les dije que apenas vendía, mi pensión era poca, tengo cuatro hijos y no me alcanza para mantenerlos”, argumentó.

Es por eso que “quiero irme para allá, porque si me sé ordenar con mis gastos, me alcanza para vivir bien. Además, trabajar en algo porque allá los cieguitos pueden tener su puesto, pero acá a una persona ciega no le compran, hay discriminación. Es una carga o cuando publico algo de mis ventas, creen que no soy yo. Como quedé ciega creen que soy una mujer inútil”.

“Día a día tengo que recuperarme y pararme por mis hijos. Les cocino, lavo, ordeno, más rato iré al cumpleaños de mi mamá a verla. Esa es mi rutina, no hay mucho que hacer, el día está helado. Tengo que estar con fuego, porque sino súper frío”, finalizó Nabila Rifo.

Relacionados

Comenta