Actualidad

Argentina: mueren por coronavirus dirigentes emblemáticos de Villa 31 que habían denunciado falta de agua

“Nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos, que tengamos mayor cuidado. ¿Y con qué lo hacemos si no tenemos agua?”, denunció previo a su muerte Ramona Medina.

Por , 18 de Mayo de 2020

Ramona Medina y Víctor Giracoy, emblemáticos dirigentes sociales de Villa 31 en Buenos Aires, Argentina, murieron durante el fin de semana contagiados de coronavirus.

Medina era vocera de uno de los barrios más pobres del país trasandino y días previos a su muerte había denunciado la falta de agua a través de sus redes sociales.

“Nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos, que tengamos mayor cuidado, que nos pongamos mascarillas, que no salgamos a la calle”, decía hace dos semanas. “¿Y con qué lo hacemos si no tenemos agua?”, señalaba.

Medina, de 42 años, paciente diabética e insulino-dependiente, fue diagnosticada de coronavirus al igual que sus dos hijas (una de ellas discapacitada), su sobrina y sus cuñados.

La dirigenta vecinal estuvo una semana internada en estado grave, sedada y conectada a un respirador mecánico, pero falleció este domingo en el Hospital Muñiz.

Antes de su muerte, Medina coordinaba el área de salud de la Casa de las Mujeres del barrio y cocinaba pasteles para solventar los gastos de medicamentos y atención de su hija discapacitada.

“No se puede vivir más en estas condiciones. Hay un virus, hay una pandemia que nos está consumiendo. Todos los días nuevos casos, nuevos vecinos. Y nosotros seguimos sin agua”, señaló antes que autoridades sanitarias le confirmaran que estaba contagiada.

Ramona Medina junto a su familia.

Junto a ella, Víctor Giracoy, dirigente social de Villa 31 por más de 25 años, falleció ayer también a causa del coronavirus.

“Tenía casi 60 años y era una persona de riesgo porque tenía diabetes y obesidad. Estaba internado desde el domingo pasado. Creemos que se contagió en el comedor pero no sabemos bien”, dijo Héctor Guanco, integrante del comité donde participaba Giracoy, y agregó que “Víctor era muy bueno” y que “lo querían mucho en el barrio”.

“Es una pérdida que se pudo haber evitado porque veníamos avisando al Gobierno de la Ciudad desde el 1 de abril que los comedores estaban en la primera línea de fuego, y que necesitábamos que sean cubiertos con artículos de limpieza y seguridad, como barbijos (mascarillas) y guantes”, señaló un amigo del fallecido a Todo Noticias.

Desde el Comité de Villa 31 pedirán en una conferencia de prensa que “se declare emergencia sanitaria, habitacional y alimenticia” en el territorio porteño ante el “alarmante avance” de la pandemia de coronavirus.