Por qué Quibi quebró a solo meses de su lanzamiento

Esta plataforma de streaming aspiraba en convertirse en el Netflix de los dispositivos móviles.

Por qué Quibi quebró a solo meses de su lanzamiento
Por

El pasado 6 de abril se lanzó en Estados Unidos la nueva plataforma de streaming Quibi, un acrónimo de “quick bites” (bocados rápidos), y que pretendía entrar a la batalla frente a gigantes como Netflix, Amazon Prime, Disney+ y HBO.

A diferencia de los anteriores, la gracia de esta nueva aplicación -que solo estuvo disponible en Norteamérica- es que ofrecía contenidos dirigido a los jóvenes y realizados en formato vertical, especialmente para los dispositivos móviles, con una duración que fluctuaba entre los cinco y los diez minutos.

De hecho, fue tan grande la apuesta que recibieron una inversión de casi dos mil millones de dólares provenientes de estudios como WarnerMedia, Walt Disney Co., AT&T y NBCUniversal.

Quienes lograran inscribirse antes del 20 de abril conseguirían tres meses gratis, y una vez cumplida la fecha, deberían optar por dos precios: US$4,99 al mes con anuncios y US$7,99 sin anuncios.

En su video de presentación, donde hicieron un recorrido por los cambios tecnológicos del video con el paso del tiempo, la nueva apuesta de Quibi se veía prometedora, más aún si en el registro contaron con la participación de nombres como Guillermo del Toro, Reese Witherspoon o Antoine Fuqua.

Las primeras cifras eran alentadoras: casi dos millones de descargas en iOS y Android, lo que generó que todos ellos tendrían los tres meses gratis. Pero cumplido el plazo, lo cierto es que nadie quiso seguir en ella.

Fracaso rotundo

Aunque los creadores de Quibi apuntaban a 7 millones de usuarios en su primer año, lo cierto es que muchos de los que alcanzaron a obtener los tres meses de membresía gratis no quisieron continuar. Según The Verge, fue el 90% de ellos.

El mismo medio apunta a que el fracaso se debió a varios factores. El principal es haber lanzado la aplicación en medio de la pandemia cuando todo el mundo estaba confinado en su casa. Esto, porque la idea que se planteó en un principio era que los usuarios disfrutaran del contenido mientras se trasladaban de un lugar a otro, lo que no ocurrió bajo la emergencia sanitaria que afectó a todo el mundo.

Por otro lado, faltó contenido que fuera realista y que no solo apuntara a la ficción, tomando en cuenta su duración. A esto se suma que el formato de corta duración estuviera más ligado a lo que hoy hacen TikTok o Reels de Instagram.

Un informe del sitio web especialista en tecnología, Apptopia, señala que Quibi generó ingresos por suscripción de solo US$3.3 millones desde su lanzamiento, cifra que poco a poco fue a la baja desde julio. De hecho, en su primer mes, solo logró US$5.500 en ingresos no publicitarios, lejos de lo que logró Peacock que fueron US$76.000 y los US$5.500 millones de HBO Max.

En cuanto a anuncios, Quibi tenía pactados US$150 millones de parte de marcas como Walmart, General Mill, Google, PepsiCo. y otros antes del lanzamiento. Pero estos se aplazaron por lograr una menor audiencia de la que se esperaba.

El cierre definitivo

Fue The Wall Street Journal que este miércoles anunció el cierre definitivo de Quibi después de poco más de seis meses. Aseguraron que la empresa, incluso, había contratado una firma de reestructuración en las últimas semanas, con el fin de barajar las opciones de la compañía. Entre ellas se habló de una posible venta.

Jeffrey Katzenberg, creador del servicio junto con Meg Whitman, oficializó a través de una carta este jueves la opción de venta de la plataforma.

“Empezamos con la idea de crear la siguiente generación de contadores de historias y gracias a ustedes fuimos capaces de crear y ofrecer la mejor versión de lo que imaginamos que Quibi sería”, comenzó explicando en el comunicado. Katzenberg agregó que por esto “es muy duro tener que anunciar hoy que cerramos el negocio y estamos viendo la manera de vender tanto su contenido como sus activos tecnológicos”.

En ese sentido, señaló que “Quibi era una gran idea y no había nadie que quisiera que esto saliera adelante más que nosotros. Nuestro fracaso no ha sido por no haberlo intentado; hemos probado y consumido todas las opciones posibles (para evitar el cierre)”.

Además de la pandemia del coronavirus, aseguraron que habrían dos puntos que habrían implicado su cierre: que la idea no fuera “suficientemente fuerte para justificar un servicio de streaming independiente” y el no haber lanzado la apuesta en un “momento oportuno”, lo que se alinea con lo publicado por The Verge. En tanto, los fondos restantes de la inversión que recibieron, de los que se utilizaron solo US$1.100 millones “se devolverán según se especifica en el acuerdo operativo de la empresa”.

Hasta el momento, se desconoce qué es lo que pasará con aquellas producciones que alcanzó a estrenar el servicio, tales como Agua Donkeys, Royalties, 50 States of Fright, Reno 911! y Wireless, los que fueron protagonizados por nombres como Joe Jonas y Darren Criss.

En un primer momento se habló de que tuvieron conversaciones con Apple, WarnerMedia y Facebook, pero no llegaron a puerto. Luego apuntaron a que Facebook y NBCUniversal se quedaran con los contenidos, pero tampoco tuvieron éxito. Aún así, desde Quibi seguirán intentando vender dichas producciones. 

Más Actualidad

Últimas noticias

Populares

Recomendados