Antes de ser “feministas”: los episodios patriarcales del PS

Durante los últimos años son diversos los episodios sexistas que han protagonizado dirigentes del PS. Esto, mientras que mañana, en un cónclave que se realizará en San Miguel, el partido discutirá la posibilidad de declararse oficialmente como un partido "feminista".

Antes de ser feministas: los episodios patriarcales protagonizados por el PS
Por › Actualizado: 07:52 hrs

La diputada del Partido Socialista Daniella Cicardini finalizaba su intervención respecto a la discusión del proyecto de ley para penalizar el acoso sexual callejero, de la cual ella era una de las patrocinantes. Era la sesión 129° del 2 de marzo de 2016 y tras la intervención de la representante de Atacama, el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez (PPD), realiza un comentario que dio cuenta del sobrenombre que recibía la parlamentaria en los pasillos del Congreso.

“Muchas gracias diputada Ricardini… Cicardini”, dijo Núñez. “Hemos culminado la orden del día y vamos a continuar”, agregó, intentando superar el lapsus mientras de fondo se escuchan murmullos, algunas voces molestas y risas de otros legisladores.

“Se merece una multa, señor presidente, por lo que acaba de decir”, respondió Cicardini, mientras Núñez contesta: “Ya me la auto asigné”. “Eso es acoso, señor presidente”, dijo otro parlamentario.

Este episodio protagonizado por la diputada socialista, no es un hecho aislado. Más aún, algunos de sus propios compañeros de partido han sido mencionados como protagonistas de otros episodios que incluyen comentarios machistas en contra de parlamentarias en función de su cargo.

Esto, a pesar que durante un cónclave que se realizará mañana en San Miguel, el PS discutirá la posibilidad de declararse oficialmente como un partido “feminista”, a instancia de la actual vicepresidenta nacional de la mujer, Karina Delfino.

Episodios del machismo socialista

Es el caso del diputado Osvaldo Andrade, ex presidente de la colectividad, quien en más de una ocasión ha sido mencionado como autor de comentarios denigrantes hacia otras parlamentarias.

Una semana antes del episodio sufrido por Ciccardini, el diario La Segunda recopiló algunas de las actitudes sufridas por las legisladoras. Una de ellas fue denunciada por la diputada Marcela Sabat (RN) quien aseguró que cuando se discutía el tema de cuotas en la Comisión de Constitución, a propósito del aporte público de incentivo a los partidos, “propusimos una indicación para que esos recursos se dedicaran a la capacitación de mujeres. Y recuerdo perfectamente cuando Osvaldo Andrade preguntaba cómo se podía estar seguro que esa plata no se iba a destinar a tejidos y tecitos”.

Otra situación que habría protagonizado Andrade fue comentada por la diputada progresista Marisela Santibañez durante una entrevista en el programa Cadena Nacional de Vía X.

Santibañez aseguró que en una reunión entre Marco Enríquez-Ominami, ella y Andrade, previa a la segunda vuelta presidencial para definir las bancadas, éste último habría dicho: “Ya pues, Marco, cerremos ahora. Si ya nos trajiste el regalito”, en referencia a la diputada.

“Cuando este caballero dice esto, me miré con Marco y le dijimos ‘bueno, que les vaya súper bien, hablamos la otra semana'”, dijo en la entrevista.

Mientras el mismo Andrade era presidente de la Cámara de Diputados, otro diputado socialista fue cuestionado por sus dichos. En agosto de ese mismo año, Marcelo Schilling, en medio de la interpelación a la ex ministra de Justicia Javiera Blanco, gritó a las mujeres que protestaban desde las graderías del hemiciclo: “fuera, viejas culiás”.

Por este comentario, Schilling debió pedir disculpas posteriormente.

Todos los episodios anteriores ocurrieron mientras la presidencia del partido era ocupada por la senadora Isabel Allende, la primera -y única hasta ahora- mujer en 82 años del partido que era elegida para ocupar ese cargo.

Incluso, ella misma recibió comentarios desde un correligionario. El ex presidente del PS Camilo Escalona, quien al ser consultado por los atributos de los presidenciables del partido –Ricardo Lagos, José Miguel Insulza e Isabel Allende–, dijo que “todos tienen un lado bueno: Lagos tiene una reflexión sobre el país desarrollada, Insulza tiene una amplia convocatoria, Isabel Allende… es mujer”.

La aludida retrucó que entendía que “Escalona pueda estar con Lagos, pero nada lo valida para que trate de ningunearme”.

Las peleas de Fidel Espinoza y las denuncias contra Daniel Melo

Era marzo de 2017 y el diputado socialista Fidel Espinoza había sido elegido para ocupar la presidencia de la Cámara, pero su llegada a presidir la mesa fue fuertemente cuestionada por los parlamentarios de Chile Vamos.

¿La razón? Desde la oposición cuestionaban su idoneidad basados en dos episodios protagonizados por él y sus comentarios en contra de dos mujeres de sus filas.

A través de su cuenta de Twitter, Espinoza respondió a la entonces vocera del primer gobierno de Sebastián Piñera: “Qué vocera más imbécil tiene este gobierno”. Esto, tras una publicación de la ministra en que declaraba que estaba más preocupada del partido de Chile con Uruguay que de la llegada de la ex presidenta Michelle Bachelet al país.

Anteriormente, la diputada María José Hoffmann (UDI) fue agredida verbalmente por Espinoza durante la comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, cuando habría sido calificada como “momia conchesumadre” por Espinoza.

Asimismo, 14 dirigentas del PS en la región de Los Lagos lo denunciaron ante el Tribunal Supremo del partido por haber menoscabado su posibilidad de presentarse como candidatas en el mismo distrito que él. “Yo solo peleo con hombres” o con “peces gordos” fueron los dichos de Espinoza por los que fue sancionado.

Ante estos cuestionamientos, los diputados PS salieron a defenderlo. “Como bancada del Partido Socialista queremos respaldar de manera unánime las condiciones políticas y también la experiencia del diputado Fidel Espinoza. Esto es un voladero de luces”, dijo el entonces jefe de la bancada Daniel Melo.

Sin embargo, en marzo de este año, el mismo Melo estaría en la mira al ser denunciado ante el Tribunal Supremo del PS,  por una condena en su contra por violencia intrafamiliar.