Ley REP y pymes textiles: el camino es nivelar su impacto ambiental

No es necesario que las pymes sean eximidas de la ley, pero tampoco totalmente responsables, porque no sería viable para estas. Como alternativa, podría haber apoyo especial para que nivelen su impacto ambiental, como lo están haciendo los otros y, por lo tanto, acelerar esta transición con cierto apoyo.

Por Carmen Gloria Ide Especialista en sustentabilidad
Según la normativa las pymes deberían hacerse responsables de la recolección, reutilización, valorización y reciclaje de estos productos, al igual que las grandes empresas. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Según la normativa las pymes deberían hacerse responsables de la recolección, reutilización, valorización y reciclaje de estos productos, al igual que las grandes empresas. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Hace pocos días, la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, anunció que se incorporará la industria textil en la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), con lo que a los productos prioritarios incluidos en la normativa se sumará el vestuario y más tarde lo harán los medicamentos y los artículos de pesca.

A través de la normativa se busca impulsar el país hacia al desarrollo sostenible, mediante una gestión eficiente y responsable de los recursos. Sin embargo, para algunos no está claro el papel de las pymes, las que según la normativa deberían hacerse responsables de la recolección, reutilización, valorización y reciclaje de estos productos, al igual que las grandes empresas.

Por esta razón, una de las alternativas que ha ganado adeptos hasta el momento es eximir a los pequeños productores, para quienes puede ser complejo hacerse cargo de la ley, sobre todo porque económicamente no siempre es viable. Muchas veces, tienen acceso limitado a los mismos recursos que las grandes compañías, así como innovación para sus productos o para el uso de nuevos materiales; y las empresas pequeñas no cuentan con áreas dedicadas al Medio Ambiente, por un tema económico y por estructura.

Pero también es cierto que pese a la complejidad que podrían tener para las pymes hacerse cargo de la ley, varias son conscientes de la problemática y han desarrollado su modelo de negocios pensando en esta realidad, siendo ambientalmente responsables y en varios casos mucho más convencidas y activas respecto de la problemática ambiental que inclusive las más  grandes compañías.

Por esto, no es necesario que las pymes sean eximidas de la ley, pero tampoco totalmente responsables, porque no sería viable para estas. Como alternativa, podría haber apoyo especial para que nivelen su impacto ambiental, como lo están haciendo los otros y, por lo tanto, acelerar esta transición con cierto apoyo. Se podría pensar en apoyarlas para que avancen en la misma época y etapas.

Las leyes y políticas públicas debiesen siempre considerar la realidad del entorno y en ningún caso excluir al más débil, muy por el contrario, apoyarlo para que cada día se vuelva más fuerte; de lo contrario estamos aumentando las brechas en el corto y largo plazo, lo que sin duda afectará al desarrollo de estos negocios y también el de nuestro país. Las pymes son parte esencial de nuestro mercado y debemos cuidar que estén activamente participando en la construcción del futuro país; de estas empresas pequeñas todos tenemos mucho que aprender, apoyemos no excluyamos.