Incorporación de ERNC a la matriz energética: cumpliendo el sueño

Veo con alegría cómo logramos convencer a todos aquellos incrédulos que finalmente decidieron sumarse a esta cruzada. Pero, por sobre todo, estoy orgulloso de todos los que dejamos de mirar hacia atrás y miramos firmes y decididos hacia adelante, hacia los próximos 18-30-50 años, creyendo en un futuro 100% renovable.

Compartir

Señor director:

Aún recuerdo cuando, por el año 2010, soñábamos con el día en que Chile tuviera 1.000 MW instalados de Energías Renovables No Convencionales (ERNC). Con suerte éramos 30 socios, la gran mayoría personas naturales o pymes que apostaban por estas nuevas tecnologías. En ese entonces, gran parte del sector eléctrico se burlaba de nosotros, nos tildaban de hippies, ecologistas, y que no entendíamos a un sector tan serio e importante como el eléctrico. Nos mostraban estudios que decían que con un 5% de ERNC en el sistema tendríamos blackout e, incluso, un tradicional medio de comunicación publicó un titular que señalaba que la ley 20/25, que aspiraba a alcanzar un 20% de participación ERNC en la matriz, generaría 200.000 pobres más en Chile (sí, increíble, pero eso decía).

Pues bien, a pesar de todo, seguimos creciendo, alzando la voz, haciendo estudios serios para demostrar la factibilidad técnica y económica de más incorporación ERNC al sistema, de sus beneficios sociales y ambientales, la generación de empleo, la creación de emprendimientos y el liderazgo que podría asumir Chile en esta transición. Nos acercamos a ministros, parlamentarios, ONG’s y varios presidentes y presidentas de la República. Fuimos a buscar apoyo al resto de mundo, de las empresas incumbentes del sector y, poco a poco, la transición fue tomando vuelo, incorporando megas y demostrando que todo lo que habíamos soñado era posible y que, incluso, habíamos quedado cortos en las expectativas.

Hoy, al cumplir 18 años de vida, me emociona muchísimo mirar hacia atrás, el camino recorrido, las amigas y amigos que he conocido, el centenar de empresas que se han sumado a este gremio, la humildad de las compañías incumbentes en acoger e impulsar este cambio. Y veo con alegría también, cómo logramos convencer a todos aquellos incrédulos que finalmente decidieron sumarse a esta cruzada. Pero, por sobre todo, estoy orgulloso de todos los que dejamos de mirar hacia atrás y miramos firmes y decididos hacia adelante, hacia los próximos 18-30-50 años, creyendo en un futuro 100% renovable, con gran presencia femenina, con miles de emprendedores, con respeto a las comunidades y al medio ambiente, dispuestos a trabajar para reconocer y reparar los errores que seguro cometimos -y que quizás cometeremos- y por el amor y cariño que le tenemos a nuestro planeta y a nuestro país.

Feliz Aniversario Acera. Es un real orgullo presidir una organización como esta. Que no sólo está conformada por 150 empresas unidas por la convicción de un mejor sector, país y planeta, sino también por su gente. En ese sentido, quiero cerrar con un especial agradecimiento al Consejo y Directorio de ACERA, que trabaja con compromiso y convicción, de forma activa y con mucha dedicación, como también a su equipo, ya que gracias a su gestión se logra materializar todo lo que somos. Gracias a quienes confiaron en esos hippies visionarios y aquellos que se sumaron en el camino. Son todas y todos bienvenidos a seguir construyendo este camino renovable.

José Ignacio Escobar,

presidente de Acera