Mujer

[Fotos] Rebeldes: La secreta historia de las mujeres y los tatuajes

A partir del lanzamiento Estados Unidos de la tercera edición del libro “Los Cuerpos de Subversión: Una Historia Secreta de Mujeres y Tatuajes” echamos una mirada a mujeres tatuadas que han hecho historia. Desde atracciones de circo a tatuadoras orgullosas de los colores y figuras que inundan su piel.

Por El Dínamo, 18 de Enero de 2013

Ver por estos días a mujeres de todas las edades con tatuajes de diversos tamaños y estilo no es cosa rara. Sin ir más lejos, en 2012 en Estados Unidos el porcentaje de mujeres que se tatuaron (23%) superó al de los hombres (19%) que optaron por hacerlo.

El libro de Margot Mifflin “Los Cuerpos de Subversión: Una Historia Secreta de Mujeres y Tatuajes” de 1997, cuya tercera edición acaba de ser relanzada en Estados Unidos, examina esta tendencia y sus sorprendentes alcances. El texto da cuenta de una suerte de memoria cultural del tatuaje femenino, con fotos de tatuadas y artistas del rubro. Mira aquí una pequeña selección de esta historia que a fuerza de tinta y sangre se queda para siempre en la piel:

Este interesante texto visual e histórico se abre con la imagen de 1858 de Olive Oatman la primera mujer blanca tatuada en Estados Unidos. El relato de Olive señala que fue tatuada por los indios Yavapais quienes tras asesinar a toda su familia la mantuvieron cautiva por varios años.

Nora Hildebrandt es la primera mujer que, gracias a sus tatuajes, trabajó como atracción de circo. Ella fue tatuada en Nueva York, por su marido Martin Hildebrandt, quien destaca como tatuadores que abrió una tienda para mostrar su trabajo. 

Maud Wagner fue una de las primeras tatuadoras a principios del siglo XX. Ella comenzó a salir con el tatuador que luego sería su  marido, sólo para aprender a tatuar. Su hija Lotteva también sobresalió como tatuadora.

Mildred Hull fue otra de primeras tatuadoras de Estados Unidos. Por más de dos décadas tatuó a muchas mujeres, incluyendo a integrantes de diversas hermandades. A menudo le pedían que les plasmara en la piel corazones con los nombres de sus amantes y tatuajes con la palabra  “Madre”.

Betty Broadbent fue una de las más famosas y fotografiada atracción tatuada de circo. También marcó un precedente histórico por ser la primera mujer que apareció en un concurso de belleza televisado con su cuerpo totalmente tatuado, todo eso en el marco de la feria mundial de 1937.

Aunque parezca sorprendente, Elizabeth Weinzirl, es la esposa de un doctor que en 1961 comenzó a tatuarse a los 47 años de edad. Ella fue la primera mujer que se atrevió a coleccionar y exhibir sus tatuajes de manera recreacional.

Bobbie Libarry fue una atracción de circo que luego se transformó en tatuadora en San Francisco. Esta imagen que le tomaron a la edad de 83 años fue considerada por ella misma como uno de sus mejores retratos. Murió pocos meses después.

Conocida como la “señorita Technicolor” Cindy Ray viajó por Australia y Nueva Zelanda a principios de los 60 etapa en la que aprendió a tatuar, trabajando en eso hasta ahora. Hoy con 70 años, y bajo nombre de nacimiento, Bev Nicholas, sigue trabajando los fines de semana en el estudio Moving Pictures de Melburne (Australia)

Bonustrack: Katherine von Drachenberg Galeano, más conocida como Kat von D, es por estos días una de las tatuadoras más famosas de Norteamerica y el mundo. De origen mexicano y padres argentinos, participó en el programa de cable Miami Ink que mostraba el trabajo del estudio de tatuajes del mismo nombre. Gracias a su carisma, talento y belleza tiene su propio sitio web, también es dueña del estudio L.A. Ink y tiene un programa de TV con el mismo nombre.