Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Deportes

La prueba de fuego del fútbol chileno tras su semana más violenta

Los clubes y las autoridades tomaron drásticas medidas para evitar que se repitan hechos como los ocurridos en el Estadio Nacional, en San Carlos de Apoquindo y en el Francisco Sánchez Rumoroso.

La prueba de fuego del fútbol chileno tras su semana más violenta
Por 8 de Febrero de 2020

El fútbol chileno tendrá una prueba de fuego este fin de semana tras una de sus semanas más violentas en el último tiempo, la que estuvo marcada por graves desmanes en los estadios, los que involucraron a los principales equipos del Campeonato Nacional.

La muerte de Jorge “Neco” Mora, el hincha de Colo Colo que el 28 de enero fue atropellado por un camión de transportes de caballos de Carabineros, desató varios llamados a boicot por parte de las barras bravas. Si bien la mayoría de los partidos se pudo disputar con relativa normalidad, hubo cuatro encuentros en donde se vivieron los momentos de mayor tensión.

Los más complejo se vivió el viernes pasado, en el inicio de la segunda fecha, cuando un grupo de encapuchados invadió la cancha y obligó a suspender el encuentro entre Coquimbo Unido y Audax Italiano en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso.

A esto se sumaron los disturbios al interior y exterior de los encuentros entre Universidad Católica y O’Higgins en San Carlos de Apoquindo y Universidad de Chile con Curicó Unido en el Estadio Nacional.

La gota que rebalsó el vaso para las autoridades y para los propios equipos fue lo ocurrido en el encuentro entre los azules con Inter de Porto Alegre por Copa Libertadores. El fuego iniciado en la galería sur del Nacional dejó a los brasileños pidiendo fuertes sanciones en contra del fútbol chileno.

Ante esto, tanto las intendencias, gobernaciones y los equipos, en apoyo con Estadio Seguro, tomaron una serie de medidas que cambiarán la realidad de los espectadores por un largo tiempo.

Los castigos a las barras

Los disturbios durante el encuentro entre Universidad Católica y O’Higgins. (Agencia Uno)

El equipo más severo en cuanto a sus medidas fue Universidad de Chile. El elenco azul arriesga un fuerte castigo de la Conmebol por lo ocurrido en el encuentro por la Libertadores. Por lo mismo decidió cerrar la galería sur, impidiendo el ingreso de los hinchas que estuvieron en aquel sector durante los dos últimos encuentros. También se les quitó los elementos de animación como bombos y lienzos, como además se aplicó un derecho de admisión por 16 años a uno de los detenidos por desórdenes.

Las acciones, que estarán en marcha durante este sábado en el duelo de los azules ante Unión La Calera, fueron defendidas por el presidente de la ANFP, Sebastián Moreno, quien expresó que “el objetivo de Universidad de Chile no es castigar a sus hinchas, sino que es tomar una herramienta de control respecto a sus últimos dos partidos”.

Otro elenco que reaccionó con dureza ante los hechos violentos fue Universidad Católica. Los cruzados vivieron incidentes inéditos en su propio estadio, el que terminó con infraestructura destruida. La mayoría de los desmanes se registraron en el sector de la tribuna Mario Lepe, donde se ubica una parte de la barra del equipo.

Juan Tagle, presidente de Cruzados, repudió lo ocurrido y anunció acciones legales en contra de los responsables de los desmanes. El club también aplicó su derecho de admisión a dos personas que fueron identificadas como responsables de los hechos, quienes no podrán entrar al recinto por entre 9 y 14 años.

Deportes La Serena también castigó a los participantes de los incidentes ocurridos el lunes pasado en la previa de su encuentro ante Deportes Antofagasta en el Estadio La Portada, los que afectaron el ingreso del público.

El cuadro granate afirmó que durante aquella jornada hubo seis personas detenidas por desórdenes tanto al interior como al exterior del recinto. A ellos se agregaron dos individuos, quienes no podrán ingresar al estadio durante ocho años.

Cambios en las condiciones de los partidos

Encapuchados destruyendo el VAR en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo. (Agencia Uno)

Los castigos directos a las barras también se acompañaron con otras medidas para este fin de semana, las que buscan que los encuentros se realicen en ambientes seguros a pesar de los eventuales disturbios que se puedan generar.

En ese sentido, la Intendencia Metropolitana decidió no autorizar el encuentro entre Audax Italiano y Colo Colo en el Estadio Bicentenario de La Florida, esto luego que el alcalde de la comuna, Rodolfo Carter, asegurara que el coliseo no reunía las condiciones de seguridad para afrontar el encuentro.

Debido a esto, el duelo fue trasladado para la tarde de este domingo en el Estadio Nacional, bajo los alegatos del elenco audino, que dijo haber tomado varias medidas de seguridad para evitar la violencia, incluso sacando las butacas para que no se usaran como proyectiles.

También hubo modificaciones importantes en el partido que el lunes enfrentará a Everton y Coquimbo Unido en el Estadio Sausalito de Viña del Mar. La Gobernación de Valparaíso prohibió el ingreso de hinchas del cuadro pirata, por lo que el encuentro solo tendrá la presencia de seguidores de los ruleteros.

Estadio Seguro informó que el encuentro con mayor aforo autorizado será el de Universidad de Chile con Unión La Calera, el que podrá recibir a 25.000 espectadores (un poco más de la mitad de la capacidad del Estadio Nacional, donde caben 46.000 personas). En el partido de Audax Italiano con Colo Colo se permitieron 8.000 asistentes.

Relacionados

Comenta