Las dificultades para volver a clases presenciales y lo que se viene para los colegios subvencionados

La indefinición sobre cómo calcular el pago de la subvención escolar para aquellos colegios que reabren es una de las trabas a sortear, mientras que en 2021 el desafío será cómo implementar las clases híbridas.

Las dificultades para volver a clases y lo que se viene para los colegios subvencionados
Por

A la fecha, 1.424 sostenedores han solicitado al Ministerio de Educación (Mineduc) la reapertura de sus respectivos colegios, y de estos un 53% ya retomó en cierto grado las clases presenciales. Sin embargo, a poco más de un mes de que termine el escolar 2020 – el 23 de diciembre-, aún la mayoría de los establecimientos de país sigue en una situación indefinida, siendo muchos de ellos colegios particulares subvencionados.

Así lo destacó Hernán Herrera, presidente nacional de Conacep, agrupación que reúne a aproximadamente a 600 colegios, siendo cerca de un 90% establecimientos particulares subvencionados y un 10% particulares pagados. “Colegios nuestros que hayan vuelto a clases presenciales prácticamente no tenemos. Tenemos muy pocos, sólo algunos particulares pagados”, agregó el representante de la asociación.

Si bien, de acuerdo a Herrera, los colegios se encuentran preparados para un eventual retorno a las aulas en aquellas zonas donde las condiciones sanitarias así lo permiten, hay una disyuntiva que es crucial solucionar para promover el regreso gradual y voluntario a las clases presenciales: el mecanismo de cálculo de la subvención escolar.

Subvención por asistencia

Según explica el dirigente de los colegios particulares subvencionados, todavía está pendiente la aprobación en el Congreso de un proyecto de ley que envió el Gobierno, por medio del Ministerio de Educación, para que aquellos establecimientos que retornen a las clases presenciales se les pueda pagar la subvención a través de un mecanismo excepcional.

“Si los colegios retornan a las clases presenciales en las condiciones que establece la ley, se les tiene que pagar por asistencia de alumnos. Y como este retorno sabemos que va a ser paulatino y que la voluntad de las familias no es 100% por el retorno presencial, si es que el colegio toma la decisión de retomar las clases presenciales, el daño financiero que se va a producir es enorme”, detalló Herrera a EL DÍNAMO.

Actualmente, y mientras tienen lugar las clases a distancia, el pago de la subvención escolar que se entrega a los colegios se calcula en base al último mes donde hubo asistencia presencial, es decir, de acuerdo a lo registrado durante la primera quincena de marzo. Pero, si un colegio desea hoy retomar las clases presenciales antes de que se apruebe una modificación excepcional al sistema de subvención, el pago se calculará según la asistencia de los estudiantes a las clases y, por ende, una merma afectaría directamente el presupuesto de los establecimientos educacionales, incluso el pago de las remuneraciones de los profesores.

Ante este escenario, el presidente de la Conacep fue enfático en señalar que, antes de pensar en volver a las aulas en los colegios particulares subvencionados, están esperando que se zanje la forma en que se calculará el pago de la subvención escolar, y donde la propuesta del Gobierno apunta a que sean los mismos establecimientos los que elijan cuál asistencia prefieren que se les considere: si la de marzo de este año o la correspondiente al trimestre marzo-mayo de 2019.

“Una vez aprobado dicho proyecto, los sostenedores tienen la disposición de retornar progresivamente a las aulas, partiendo probablemente por los cuartos medios. Este proyecto está para votarse en la sala del Senado, después volvería a la Cámara de Diputados. Y si se aprueba en sala, deberíamos contar con su aprobación en las próximas dos semanas y con posibilidades de retornar a finales de noviembre o inicios de diciembre”, agregó el directivo de la Conacep.

De hecho, y aunque sólo se pueda tener un mes de clases presenciales, para Hernán Herrera resulta importante hacer el esfuerzo de reabrir los establecimientos, con el objetivo de evaluar cómo funciona esta nueva modalidad de clases de manera experimental y prepararse para lo que será 2021.

Con miras a 2021

Pese a las alentadoras noticias sobre los avances de las vacunas que han tenido lugar durante los últimos días, lo cierto que es al parecer la pandemia del COVID-19 seguirá vigente al menos durante el primer semestre de 2021, y así lo han entendido también desde la corporación que agrupa a los colegios particulares subvencionados, donde -al igual como se ha visto en diferentes universidades del país- la apuesta se inclina hacia las denominadas “clases híbridas”.

“Los sostenedores están absolutamente dispuestos al retorno presencial en el año 2021, pero estamos conscientes de que vamos a tener que seguir con una modalidad dual; que incluye lo presencial como clases a nivel remoto. Primero, porque no tenemos al 100% la voluntad de los padres o de los alumnos para el retorno presencial. Y, por otro lado, porque mientras mantengamos la situación de pandemia obviamente que no se puede recibir en las condiciones que conocíamos históricamente a todos los alumnos en el mismo día, principalmente porque nuestros establecimientos educacionales tienen cursos que superan los 40 alumnos”, explicó Hernán Herrera.

Dentro de este contexto, por ejemplo, la idea sería establecer algunos días de clases presenciales para algunos cursos, mientras otros se quedan en sus hogares con clases remotas, y luego se van rotando. Y, para llevar a cabo este desafío, el factor tecnología sería crucial.

“Tenemos que prepararnos para una educación con un cierto componente tecnológico en que nosotros podamos, en la medida que los colegios tengan la capacidad y el financiamiento, generar cápsulas pedagógicas. Estas permiten que simulemos que tenemos un curso, que emplazamos en dos salas, donde tú puedes perfectamente de manera sincrónica estar entregando la misma información, la misma materia en dos salas simplemente por la vía de entregar la información en línea. Y que, a su vez, también sincrónicamente pudieras tener conectados -con la misma información- a los alumnos que se quedaron de manera remota. Eso automáticamente nos permite además no generarles  una sobrecarga académica a los docentes”, adelantó el presidente de la Conacep.