El adiós del Papa Benedicto XVI: “Ya no soy el pontífice, sino un peregrino más”

Poco después de las 16:00 horas (13:00 horas en Chile) el Santo Padre abandonó el Vaticano a bordo de un helicóptero blanco que lo llevó hasta la residencia de Castelgandolfo. Allí se asomó a la ventana y saludó a los cientos de fieles reunidos y el impartió su bendición.

Por
El adiós del Papa Benedicto XVI: “Ya no soy el pontífice, sino un peregrino más”
Compartir

Poco después de las 16:00 horas de Roma (13:00 horas en Chile) el papa Benedicto XVI abandonó de manera definitiva el Vaticano a bordo de un helicóptero blanco enviado por el gobierno italiano, que se dirigió a la residencia de Castelgandolfo, ubicada a unos 25 kilómetros.

El “papa emerito” partió en compañía de su secretario personal, Georg Gaenswein, en medio del sonido de la campanas de la Basílica de San Pedro, así la ciudad de Roma se despidió del Santo Padre.  El alcalde de Roma pidió que a su obispo, que es el Papa (también obispo de Roma), el piloto del helicóptero le diera una vuelta por Roma para que todos los barrios de Roma le pudieran despedir.

Justo antes de partir, el Pontífice publicó el que es fue último tuit en las ocho cuentas que posee en la red social y en las que llegó a reunir más de un un millón y medio de seguidores:

/Twitter-@Pontifex_es

Previamente, el Santo Padre se presentó en el Patio de San Dámaso, del Vaticano, donde fue despedido por el cardenal Narciso Bertone, secretario de Estado del Vaticano y el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio. En este lugar recibió la ovación de las personas congregadas, entre ellos muchos de los funcionarios y trabajadores del Vaticano. La emoción fue enorme. El santo Padre salió de su departamento por última vez, con una sonrisa en los labios, y bajó las escaleras, ayudado de un bastón.

La Guardia Suiza vistió el uniforme de gala, el que dicen que fue diseñado por Miguel Ángel, consigna Te interesa

A poco más de tres horas de que Benedicto XVI deje de ser Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, y se inicie la llamada “Sede Vacante”, el mundo volvió sus ojos hacia Roma para despedirlo, tal como lo hicieron esta mañana sus cardenales.

La bendición desde Castelgandolfo

El Papa aterrizó en Castelgandolfo poco después de las 17:00. Allí fue recibido por el cardenal Giuseppe Bertello y por el obispo Giuseppe Sciacca, que ejercen como presidente y secretario de la Gobernación del estado de la Ciudad del Vaticano. También estuvo presente el obispo de la diócesis de Albano, monseñor Marcello Semeraro.

Pocos minutos después y en su último acto como Pontífice, el papa se asomó al balcón del palacio apostólico para saludar y bendecir a los miles de fieles que desde primeras horas del día y venidos de toda Italia y del extranjero esperaban su llegada.

El papa señaló “queridos amigos, me siento feliz de estar con ustedes con la belleza del creador y la simpatía de ustedes, su amistad, su afecto”.

“Ya no soy el pontífice, sino un peregrino más” dijo en en el discurso que dirigió a los fieles reunidos en la plaza de Castel Gandolfo. A continuación, agregó que “hasta las ocho de la tarde, sigo siendo el papa”.

“Quisiera, con mi oración, con mi corazón, con mi amor, con mis reflexiones y con todas mis fuerzas interiores continuar trabajando por el bien común de la Iglesia y de la humanidad”.

El aún Santo Padre cerró su intervención, puntualizando que  “me siento respaldado con su simpatía. Sigamos hacia adelante, con la ayuda del Señor, por el bien de la iglesia y del mundo”.

En tanto, se espera que a las 20:00 horas se materialice la renuncia del Papa; entonces comenzará la Sede Vacante, el interregno que va desde que fallece o renuncia un papa y se elige el sucesor, consigna el Huffintonpost.com

A esa hora, la Guardia Suiza ubicada en la puerta de Castelgandolfo concluirá su servicio y abandonará el lugar. A partir de ese momento, la seguridad de Ratzinger estará garantizada por la Gendarmería Vaticana.

El Papa emérito permanecerá en Castel Gandolfo hasta que estén acabadas las obras de restauración del convento de clausura Mater Ecclesiae, que se ubica dentro del Vaticano, donde vivirá. También seguirá llamándose Su Santidad.

Si quieres seguir los detalles, mira el streaming que a esta hora publica el Vaticano. 

Más Mundo

Últimas noticias

Populares

Recomendados