[Fotos] Humo negro: Sigue el compás de espera para definir al nuevo Santo Padre

En medio de la noche de una jornada lluviosa en el Vaticano y frente a miles de personas que desafiaron el frío en la Plaza de San Pedro, los 115 cardenales electores de 50 países no llegaron a acuerdo. Las votaciones seguirán este miércoles.

Por
[Fotos] Humo negro: Sigue el compás de espera para definir al nuevo Santo Padre
Compartir

Y la “fumata” fue negra. En el marco de una jornada lluviosa y oscura en el Vaticano y frente a miles de personas que desafiaron el frío en la Plaza de San Pedro, los 115 cardenales electores de 50 países no llegaron a acuerdo en la primera votación para elegir al nuevo Santo Padre que sucederá al actual papa emérito, Benedicto XVI, quien sorprendió al mundo con su renuncia del pasado 11 de febrero. 

La noticia con todo, no sorprende. Y es que el vocero de Vaticano, padre Federico Lombardi, ya había adelantado este lunes que resultaba bastante improbable que la votación se definiera en el primer intento. 

La oscuro humo que descartó -de momento- la definición de un nuevo representante del Ápostol Pedro en la tierra, salió a las 19.42 hora local, dos horas y siete minutos después de que se encerraran los prelados.

El humo negro, muy denso, salió por la chimenea durante varios minutos, para que no quedasen dudas de que era de ese color. Este gesto señala que ninguno de los votados logró los dos tercios de los sufragios, como contempla la normativa vaticana para ser elegido papa. Dos tercios en todos los escrutinios. Teniendo en cuenta que los electores son 115, son necesarios 77 votos.

Cabe apuntar que las votaciones continuarán en la jornada de este miércoles en doble jornada, durante la mañana y la tarde.

El ritual de elección 

Previamente los prelados quedaron bajo llave en la Capilla Sixtina, una vez que el Maestro de Ceremonias pronunciaron la frase “Extra Omnes” (todos fuera), dando comienzo al Cónclave.

Las puertas de la capilla Sixtina se cerraron a las 17.35 hora local, una vez que todos los cardenales juraron, uno a uno, observar fiel y escrupulosamente mantener el secreto establecido en la Constitución Apostólica “Universi Dominici Gregis” para la elección del Papa.

Una vez cerradas las puertas, un eclesiástico, en esta ocasión el cardenal maltés octogenario Prosper Grech realizó una meditación sobre la elección del Pontífice. Concluida la meditación, Grech y el Maestro de Celebraciones Litúrgicas, el arzobispo Guido Marini, abandonaron también la capilla Sixtina y las puertas volverán a ser cerradas a cal y canto.

El cardenal James Harvey, último de la orden de los diáconos (el Colegio Cardenalicio está dividido en tres órdenes: obispos, presbíteros y diáconos) fue el encargado del cierre y apertura, en esta ocasión y a partir de ahora cada vez que sea necesario durante el Cónclave.

Una vez todos fuera, el cardenal Giovanni Battista Re, que es quien guía el Cónclave, ya que el decano y el vicedecano del Colegio Cardenalicio (Angelo Sodano y Roger Etchegaray) no pueden estar en la Sixtina al ser octogenarios), preguntó si se puede ya proceder a iniciar el proceso de la elección, o si es necesario aclarar dudas sobre las normas y las modalidades establecidas en la Constitución Apostólica.