¿Y si el carbón de Isla Riesco se queda en Magallanes? La opción de la que nadie quiere hablar

Según el Ejecutivo, sólo quedan ocho años de gas en la región, escenario que ha llevado a varios actores del rubro a estudiar la viabilidad de introducir el carbón de la minera de Copec y Ultramar en la matriz energética de la zona.

Por
¿Y si el carbón de Isla Riesco se queda en Magallanes? La opción de la que nadie quiere hablar
Compartir

Tras el engorroso proceso de aprobación de la mina Invierno de la sociedad minera Isla Riesco -que logró el visto bueno ambiental en febrero pasado y cuyos recursos de reclamación terminaron por revisarse recién el pasado 12 de agosto- no son pocos los que han comenzado a darle otra lectura a una aprobación que ha concitado enorme rechazo de la comunidad ambientalista. Tanto es así que ésta ya anunció que el paso siguiente es conocer a fondo la resolución del comité de ministros, para iniciar una decisiva ofensiva judicial.

Sin embargo, mientras la pugna amenaza con trasladarse a los tribunales, hay otra potente polémica, que se ha dado de manera soterrada y que implica la posibilidad de que el recurso que se extraiga en Isla Riesco sea utilizado en la propia Magallanes, concretamente en centrales termoeléctricas.

/ Agencia Uno

Hoy, la zona más austral de Chile es una de las dos que tienen un sistema de abastecimiento eléctrico que no está ligado a las demás regiones (la otra es Aysén). A diferencia del Sistema Interconectado del Norte Grande, que se extiende entre Arica y Parinacota hasta una parte de la Región de Antofagasta, y del Sistema Interconectado Central, que va desde Tal Tal a Chiloé, Magallanes se autoabastece para generar energía eléctrica y su fuente es el gas, verdadero motor de su matriz energética.

En principio, y así se ha promocionado el proyecto, el carbón de Isla Riesco suplirá una gran parte del consumo de las termoeléctricas que funcionan en el resto del país. Nada se ha dicho de Magallanes. Esto, basado en el hecho de que Chile importa cerca del 95% del mineral desde países como Colombia, Indonesia o Australia,operación que se vería aliviada por la instalación de la minera de propiedad de Copec (Angelini) y Ultramar (Von Appen), abaratando, en principio, los costos de transporte.

Sin embargo, actores claves del sectores, ya han comenzado evaluar de manera reservada la opción de que parte del carbón se utilice directamente en Magallanes, sobre todo considerando que -según cálculos del propio Ejecutivo- en la región queda gas “como máximo para ocho años”, como afirmaron autoridades tras la paralización que hubo en la zona en enero pasado por el anuncio de un reajuste de más de 16% en su precio.

Y la idea de incorporar el carbón a la matriz energética local ya se baraja como opción: en julio, el gobierno -a través de la Comisión Nacional de Energía- encargó el estudio “Matriz energética en Magallanes” que busca analizar alternativas para diversificar las fuentes para abastecer la demanda eléctrica futura, considerando diferentes escenarios de disponibilidad de gas natural y uno de los objetivos en particular de este análisis apunta a determinar “la factibilidad técnica y económica de incorporar carbón a la matriz energética para su uso en generación eléctrica”. La empresa que se adjudicó el Estudio sobre la Matriz Energética de Magallanes es la Consultora Más Energía Limitada.

Algunas empresas que operan en Punta Arenas ya están barajando la alternativa de utilizar el carbón como fuente de energía / Agencia Uno

Pero no sólo el gobierno está analizando esta alternativa. Grandes empresas del sector que operan en la región ya comenzaron a evaluar la opción de trabajar con carbón como materia prima. “Estamos avanzando en conocer la tecnología del carbón. Si es que llega a prosperar la mina (Invierno de Minera Isla Riesco) vamos a tener un recurso a la mano y eso hace que pueda resultar interesante generar (energía) con carbón. Hay aspectos tecnológicos que superar, temas ambientales, pero no tenemos por qué desecharla a priori”, afirmó en mayo el gerente general de Edelmag, Carlos Yáñez, al diario El Pingüino.

Es más en esa ocasión agregó que “si eso resulta, probablemente vamos a tener carbón a la mano, con lo cual bajan los costos de transporte; se puede ubicar una central a un tamaño y una ubicación ad hoc a Punta Arenas (…) Nosotros tenemos la capacidad de hacerlo solos, tranquilamente. Obviamente hay que ubicar ahí un proveedor que nos asegure estabilidad en el largo plazo”.

Otra empresa que está analizando la alternativa es Methanex. La compañía de capital canadiense está estudiando la factibilidad de usar gasificación de carbón como materia prima complementaria al gas natural que actualmente emplea para la manufactura de metanol en su complejo productor en Chile.

Así lo confirma a El Dínamo su gerente general, Paul Schiodtz, quien agrega que “la gasificación es una tecnología que busca extraer la energía contenida en el carbón y transformarla en un gas rico en hidrógeno y monóxido de carbono, conocido como ‘gas de síntesis’. El gas de síntesis resultante puede ser usado para: producción de metanol o amoníaco; producción de gas natural sintético y su posterior uso en redes domiciliarias o en la generación de energía eléctrica; y producción de acero. La gasificación de carbón es una tecnología que reduce considerablemente el impacto que sobre el medio ambiente tienen otros procesos tradicionales del carbón”.

Y advierte: “los estudios de Methanex se encuentran aún en una fase técnica preliminar. Pero de ser técnica y económicamente factible, el proyecto seguirá hacia adelante”.

Y los análisis que están haciendo estas empresas no son desconocidos para la Minera Isla Riesco, aunque se cuida de ser involucrada directamente. A pesar de ser dos potenciales clientes, la relacionaría con un aspecto bastante polémico: la termoelectricidad. “Entendemos que estos proyectos están bastante alejados en el tiempo, que requieren hartos estudios iniciales, así que falta harto tiempo para que pueda pasar algo de eso. Además, lo vemos bien alejado, incluso desde el punto de vista comunicacional no es algo que nos interese explotar. No sé lo que podría pasar si se llega a pensar que estamos enfocados en eso. El foco de la compañía es la generación térmica a nivel nacional”, afirma una alta fuente de la minera.

GASIFICACIÓN DEL GAS

A juicio de Ernesto Pérez de Arce, ingeniero químico y gerente general de la empresa de gestión energética PCM LAB -que cuenta entre sus clientes a AES Gener, Celulosa Arauco y el Ministerio de Economía, entre otros- la técnica de gasificación de gas permite tener un combustible más limpio.

“El proceso de gasificación confina los elementos que son considerados contaminantes como el azufre, el mercurio y los gases nitrosos”. Plantea que el carbón de Magallanes es menos contaminante y tiene menos azufre y mercurio que el que se importa actualmente. “Con el CO2 atrapado, se le puede buscar otros destinos. Otras ventajas es que los gases producidos se tratan, se les quitan los contaminantes, se los retiene y pueden ser transformados en sustancias inocuas”, afirma.

Apunta que la tecnología que se utiliza actualmente en las plantas termoeléctricas es de un nivel muy avanzado, que incluso permitiría que la producción de energía por quema directa de carbón, sea muy poco contaminante. Para ello pone como ejemplo las experiencias de Alemania, Francia o Austria, cuyas centrales a carbón son, a su juicio, muy limpias. “Los magallánicos deben tener conciencia que cuentan con un recurso energético de extraordinaria importancia, que podría en el futuro abastecerlos de energía abundante y barata”, afirma sobre una iniciativa que podría generar el rechazo de grupos ambientalistas que se oponen a la “carbonización” de la matriz.

En ese sentido, el académico de Ingeniería en Química de la Universidad de Magallanes, Juan Carlos Moreno,  pone énfasis en que actualmente, por la legislación vigente, se hace muy difícil para los generadores de energía restarse de tener termoeléctricas. “A las empresas se les exige asegurar suministro casi a todo evento. Entonces se puede dar el contrasentido de construir un parque eléctrico en base a energía eólica, pero también se debe respaldar con una central termoeléctrica que va a tener que entrar en funcionamiento cuando el viento cese, entonces ningún generador se va a arriesgar con el parque eólico si tiene el riesgo de no cumplir con el total de la demanda y, por ende, arriesgarse a multas”.


Más Negocios

Últimas noticias

Populares

Recomendados