Negocios

CPC y CUT agendan nueva cita con flexibilidad laboral y sindicalización automática como ejes

Pese a que en los últimos años ambas organizaciones han tenido varios intentos de acercamiento, la reunión del pasado 2 de septiembre en el Hotel Crowne Plaza dejó como principal conclusión que en este diálogo se tocarán “todos los temas” y que no habrá “tabú”.

Por Patricio Ojeda González, 29 de Septiembre de 2011

“La cosa va bien encaminada”, dice un alto dirigente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) sobre el diálogo que iniciaron hace casi un mes con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y que tendrá su segunda parte formal mañana, en principio, a partir de las 9.00 horas en las oficinas de la entidad gremial en Providencia.

Pese a que en los últimos años ambas organizaciones han tenido varios intentos de acercamiento, la reunión de más de dos horas que se realizó el pasado 2 de septiembre en el Hotel Crowne Plaza dejó como principal conclusión que en este diálogo se tocarán “todos los temas” y que no habrá “tabú” en ninguna materia, lo que marca una diferencia respecto a las citas del pasado.

De fondo, estarán los “caballos de batalla” de ambas entidades. Mientras la CPC pondrá el acento en flexibilidad laboral, la CUT irá por el fortalecimiento de los sindicatos y para avanzar en ambos temas hay disponibilidad. Desde la Central afirman que lo importante es “quitar el componente ideológico y enfocarse en un acuerdo rápido que tenga resultados a corto plazo. No nos sirven las mesas técnicas que terminan con una comisión con representantes de distintas instituciones, sino que la idea es concordar una suerte de plataforma de principios, con criterios comunes y comenzar a trabajar para entregárselo al gobierno”.

Otra fuente de la CUT afirma que la idea es “si el diálogo fructifica, firmar un acuerdo político para presentarlo al ministerio del Trabajo que incluya varios puntos de consenso sobre los que podemos trabajar”.

En tanto, en la patronal afirman que “en algunas materias podremos estar de acuerdo, en otras no, pero lo importante es que tenemos una instancia en que cada una de las partes nos conocemos y nos escuchamos. En función de eso empezamos a buscar soluciones. Hay distintas materias en las que hay alternativas y posibilidades de que lleguemos a acuerdo. La idea es que conversemos y si llegamos a acuerdo se lo daremos a conocer a la opinión pública y al gobierno”.

Descontento con el Ejecutivo

Precisamente el rol de Ejecutivo ha sido cuestionado en ambas organizaciones. En la CUT recalcan que desde que Evelyn Matthei asumió como ministra, el diálogo es nulo. Incluso la secretaria de Estado y el presidente de la CUT, Arturo Martínez, se han criticado a través de la prensa acusándose mutuamente de falta de voluntad para el diálogo. “Ella (Matthei) ayudó a que nos juntáramos. Hay cero diálogo con el ministerio, están haciendo las leyes a su pinta y por eso nos vimos en la idea de conversar y buscar puntos de acuerdo”, dice un integrante del comité ejecutivo de la CUT.

Si bien la CPC sostiene periódicamente reuniones con el gobierno -en el último mes se juntaron con el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter y el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick- ha sido aislada en algunas materias, como por ejemplo la decisión de declarar el 19 de septiembre como feriado irrenunciable, en cuyas reuniones el presidente del comercio Carlos Eugenio Jorquiera -quien era contrario a la medida- tuvo un rol secundario.

Desde el ministerio del Trabajo descartan, por ahora, tener una participación en el diálogo, pues consideran que las conversaciones que se han efectuado son muy preliminares, aunque a futuro podría ser una posibilidad, tal como en la mesa del retail o en la mesa agrícola.

Los otros puntos que preocupan

Las temáticas de las reuniones quedaron claras en la primera cita. La CPC expresó su preocupación por las movilizaciones estudiantiles y la agitación social que se ha visto en los últimos meses, por lo que reconocen la necesidad de modernizar el diálogo con los trabajadores, sobre todo tomando en cuenta que actualmente la representación política está en una crisis de credibilidad.

Para sentarse a la mesa, la multigremial se está respaldando en el documento que originaron los académicos Marcelo Albornoz, Francisco del Río, Andrea Repetto y Ricardo Solari, todos de la Universidad Adolfo Ibáñez, denominado “Hacia una Nueva Legislación Laboral”, que fue lanzado en junio de este año y que plantea, entre otras cosas, sustituir el sistema de indemnización legal vigente por uno a todo evento, una suspensión temporal de la relación laboral, afiliación a los sindicatos con consentimiento de los trabajadores y la implantación de jornadas parciales de trabajo.

A su vez, la multisindical apuesta a ordenar por rama productiva la negociación colectiva y retomar varios aspectos del Código del Trabajo que regía hasta 1978 y que fue modificado por la dictadura, en el sentido de que se retomen prácticas como el establecimiento de pisos salariales para determinadas áreas productivas, implementar la negociación colectiva efectiva. En ese sentido, ven con buenos ojos replicar en otros sectores productivos los acuerdos colectivos de la minería.