Actitud Richard Branson: 5 secretos del jefe que todos quieren en su trabajo

La buena relación con el líder del equipo no solo será beneficioso para la empresa, sino que también para el buen ambiente laboral y el propio empleado.

Por
Actitud Richard Branson: 5 secretos del jefe que todos quieren en su trabajo
Compartir

El día de ayer se conocieron las declaraciones del presidente de la empresa Virgin, Richard Branson, quien envió una carta a sus empleados avisándoles que podían tomarse las vacaciones que quisieran, argumentando que se puede trabajar “desde cualquier parte” y porque confía plenamente en ellos.

Estas declaraciones se suman a sus conocidas ” reglas para un negocio exitoso”: “si no lo disfrutas, no lo hagas. Debes amar lo que haces”, “sé innovador. Crea algo diferente y destacarás”, “tus empleados son tu mejor activo. Los empleados felices crean clientes felices”, “lidera escuchando. Obtén retroalimentación de tu equipo y de tus clientes regularmente” y “sé visible. Promueve tu empresa y su oferta poniéndote frente a las cámaras”.

En esta línea, Leanstart trae los cinco secretos para ser un mejor jefe con tus empleados, lo que traerá consecuencias positivas para tu empresa.

1. Darle libertad al empleado y mantenerlo informado en todo momento

Los trabajadores necesitan libertad de actuación. Cuando no siente un control constante, deja volar su imaginación, y con ello surgen muchas ideas innovadoras dentro de la empresa. Pero estas ocurrencias no sirven de nada si no hay un flujo continuo (y bidireccional) entre jefe y empleados. De este modo es muy importante que permitas a los trabajadores expresar su opinión libremente en torno a cómo hacer las cosas en la empresa. Esto, además de dar feedback a nivel interno, también proporciona una pertenencia del empleado a la compañía mucho más fuerte. Para que esto se produzca, infórmales continuamente a los trabajadores sobre las metas y propósitos de la empresa y hazles partícipes.

2. Entrégales nuevos objetivos constantemente

Para motivar el trabajo diario, un buen jefe debe ser consciente de que hay trabajos en la empresa más fáciles que otros. Para esto, establece desafíos y retos y verás cómo implantar objetivos, incluso para las tareas más mecánicas, es una buena manera de tener a los trabajadores contentos. Es muy importante que en todo momento los empleados conozcan la cómo se hacen las cosas y qué se espera de ellos. Cuando alguna de estas cosas cambia, infórmales de los nuevos protocolos con el objetivo de ayudar a mejorar la confianza del trabajador, que sepa que lo está haciendo bien.

3. Sé cercano, comparte las inquietudes de los trabajadores

Un jefe accesible siempre genera un mejor clima laboral. A los empleados les gusta trabajar para alguien que respeten y para admirar a alguien primero deben sentirse respetados. Habla con ellos sobre temas distintos al trabajo (actualidad del día, qué tal se encuentra la familia) y muestra predisposición a ayudarles en el momento que necesiten algo. De esta manera estableces un vínculo de confianza o familiaridad muy saludable para la empresa. Asimismo, comparte con ellos sus inquietudes, sus ambiciones profesionales y sus sueños de futuro, con lo que conseguirás que los empleados estén a gusto, ya que te permite ofrecerles desafíos que les mantengan continuamente motivados.

4. Las críticas, constructivas y en privado

Saber gestionar el momento de informar al empleado sobre lo que ha hecho mal y cómo corregirlo es lo que convierte al jefe estándar en un jefe genial. En primer lugar, ten en cuenta que hay muchas maneras de decir las cosas y que todas las personas se lo toman de distinta manera. El buen jefe entiende a cada persona en particular, pero a la vez es justo con todos, por lo que es sumamente importante que apliques medidas acorde al error. Por último, evita criticar al trabajador en público. El empleado agradece que sus errores se mantengan a puertas cerradas. Retarlo delante de sus compañeros le puede causar vergüenza y, a la larga, inseguridad, lo que puede repercutir en su rendimiento. Por supuesto, las críticas deben ser constructivas, evitando bajo todo concepto discusiones sin sentido.

5. Las alabanzas en público

Cuando alguien hace un buen trabajo, es muy importante que dejes que todo el mundo sea testigo del éxito del trabajador. Esto ayuda a su confianza, le anima a seguir trabajando y hace que el resto de empleados busque un reconocimiento similar.