Protagonistas de nuestra historia

Sin duda, estamos ante un hecho histórico para nuestra república, donde los protagonistas somos y debemos ser los ciudadanos, quienes democráticamente debemos votar por la persona y/o candidatura que represente de mejor forma nuestras convicciones, teniendo claro que el devenir de las regiones y el futuro del país queda a merced de quienes acudamos a las urnas.

Por Maritza Blanco Periodista › Actualizado: 23:24 hrs
Proceso de constitución de mesas en el Liceo Armando Robles de Valdivia. AGENCIA UNO
Proceso de constitución de mesas en el Liceo Armando Robles de Valdivia. AGENCIA UNO
Compartir

Este fin de semana no sólo estamos ante un nuevo proceso eleccionario, sino que tenemos la oportunidad de ser protagonistas de un hecho único en nuestra historia. En más de 200 años de vida de nuestra república, jamás en Chile los ciudadanos habíamos tenido la posibilidad de elegir democráticamente en las urnas a quienes redactasen una nueva Constitución para el país y, tampoco, de elegir a quienes serán los mandamases de las regiones en la figura de los gobernadores regionales. Vamos por parte.

La Constitución es la carta fundamental que rige todas las normativas, sistema y leyes en las cuales se ampara un Estado. Es allí donde se consagran los derechos fundamentales y la protección de los mismos, así como del ordenamiento jurídico estatal y qué tipo de régimen queremos como país.

En nuestra historia, los primeros textos constitucionales se dan en el período conocido como la Patria Vieja, entre 1811 y 1814, donde una serie de reglamentos fueron promulgados por las Juntas de Gobierno provisorias que buscaban “instaurar y mantener” el orden en las colonias que la Corona Española tenía en América, ante la ausencia del rey.

En ese contexto, surge la figura del General José Miguel Carrera quien promulga la primera Constitución Chile en 1812 (abolida en 1814 durante la reconquista). Desde allí, diversos reglamentos y ensayos constitucionales antes que se lograse promulgar la Constitución de 1822 bajo el mandato del entonces Director Supremo, Bernardo O´Higgins.

Tras ella, vendrían las Constituciones de 1823; 1828; 1833; 1925 y 1980. Y es hoy, en pleno 2021 donde por primera vez los chilenos y chilenas tienen la posibilidad de ser parte de un proceso democrático que busca elegir quiénes serán los 155 Convencionales Constituyentes que tendrán como misión redactar una nueva carta fundamental y que regirá, muy probablemente, los destinos y el devenir de Chile los próximos 30 ó 40 años.

Pero este proceso histórico además conlleva la elección de los/as gobernadores regionales en todo Chile. Serán ellos quienes lideren los destinos de cada una de las regiones de Chile en materia administrativa.

Junto con ello, desaparecerá la figura del Intendente (designado por el ejecutivo como su representante en el territorio y cuya génesis data de 1828), tras la aprobación de la reforma constitucional a la Ley Nº 20.990.

Fue el 5 de enero del año 2017 cuando se publicó esta reforma que trajo consigo la creación de dos nuevas figuras: gobernador(a) regional y delegado(a) presidencial. En el caso de los gobernadores regionales, se buscó promover el fortalecimiento de las regiones y la descentralización mediante el traspaso de competencias y también la elección de estos por parte de la ciudadanía.

Así, este fin de semana además seremos protagonistas de la primera elección democrática de los/as gobernadores(as) regionales, que por primera vez en nuestra historia podrán tomar posesión de su cargo el 14 de julio del año en curso.

Son ellos quienes tendrán como principal función velar por el desarrollo social, cultural y económico de la región que liderarán y así mismo, gozarán de facultades normativas, resolutivas, fiscalizadoras del gobierno regional por cuatro años, pudiendo ser reelegidos por la ciudadanía por un segundo período. Dentro de sus funciones como órgano ejecutivo, serán los responsables de presidir, coordinar y fiscalizar a los servicios que dependan del mismo, pudiendo formular políticas públicas para su posterior aprobación, proponer distribución de recursos, solicitar transferencia de competencias y generar propuestas de desarrollo en diversos ámbitos de inversión.

En el caso a de la figura del delegado(a) presidencial, y acorde a las modificaciones realizadas en la Ley Nº 19.175, será la persona que ostente la representación natural y directa del Presidente de la República en el territorio, teniendo como misión fiscalizar y coordinar los servicios que dependan de Presidencia y/o el Ministerio del Interior.

Sin duda, estamos ante un hecho histórico para nuestra república, donde los protagonistas somos y debemos ser los ciudadanos, quienes democráticamente debemos votar por la persona y/o candidatura que represente de mejor forma nuestros valores y convicciones, teniendo claro que el devenir de las regiones y el futuro del país queda a merced de los millones de ciudadanos que acudamos a las urnas este 15 y 16 de mayo.