Errores comunicacionales en el proceso de vacunación

El Gobierno no debe cometer el error comunicacional de no sincerar ciertos aspectos. Asimismo, hay que destacar que la vacuna de Sinovac recién logra ser efectiva tras 14 días de recibida la segunda dosis.

Compartir

Señor director:

Las declaraciones de Gao Fu, director del Centro de Control de Enfermedades de China, indicando que las vacunas fabricadas en dicho país “no tienen tasas de protección muy altas”, podría catalogarse como un error comunicacional, pero se adecúan perfectamente a la evidencia científica. De las vacunas que están siendo administradas masivamente en el mundo, la vacuna de Sinovac es la que presenta la menor eficacia. Pero ello no significa que sea una mala vacuna. El problema es que se le compara con vacunas de eficacia extraordinaria como la de Pzifer/BioNTech o la Sputnik V.

Según los últimos informes, la vacuna de Sinovac aplicada siguiendo el régimen utilizado aquí en Chile (esto es dos dosis separadas por más de 21 días), tendría una eficacia de 62,3% para casos sintomáticos y de entre 83,7% y 100% para casos que requirieron asistencia médica. En palabras simples (con las disculpas a los expertos), convierte una enfermedad altamente contagiosa y potencialmente mortal en una especie de resfrío común. Pero tal como ocurre con los resfríos, un grupo significativo de personas podría contagiarse, desarrollar síntomas leves y, lo más importante, ser fuente de contagio para otros. Sin embargo, los pacientes no requerirían hospitalización ni morirían.

El Gobierno no debe cometer el error comunicacional de no sincerar estos aspectos. Asimismo, hay que destacar que la vacuna de Sinovac recién logra ser efectiva tras 14 días de recibida la segunda dosis. Posiblemente deba cambiarse el lenguaje, distinguiendo los millones de personas que han recibido una o las dos dosis de la vacuna, y aquellos que efectivamente se encuentran protegidos. Esto reduciría a cerca de la mitad el número de “vacunados” informado a la prensa.

Como muchos productos “made in China”, la vacuna de Sinovac es barata y producida masivamente, lo que le da una gran disponibilidad. Sin ser la mejor del mercado, cumple con su función, aunque lamentablemente aún desconocemos cuál será su durabilidad.

Daniel Bórquez

Bioquímico. Centro de Investigación Biomédica UDP