El caso Conchalí

Soy concejal de Conchalí y desde mi posición he podido apreciar como una gestión municipal sólo gira en torno al alcalde y del personaje que él ha construido. Una imagen perfecta de esto es la Cuenta Pública Municipal 2020, que entregó hace pocos días acompañada de un video de casi 30 minutos en que la figura del alcalde aparece 67 veces.

Compartir

Señor director:

Quienes provienen de la farándula pueden usar sus altos niveles de conocimiento y aceptación para ganar una elección, pero lo fundamental es que cuando ejercen un cargo de elección popular pongan su poder al servicio de su comunidad y de quienes más lo necesitan.

Soy concejal de Conchalí y desde mi posición he podido apreciar como una gestión municipal sólo gira en torno al alcalde y del personaje que él ha construido. Una imagen perfecta de esto es la Cuenta Pública Municipal 2020, que entregó hace pocos días acompañada de un video de casi 30 minutos en que la figura del alcalde aparece 67 veces. No es casual, está así diseñada, está así concebida. Y no acata instrucciones de la Contraloría.

Pero ésta no es una excepción. En junio del año 2018, tres concejales/as denunciamos a la Contraloría el uso abusivo de la imagen del alcalde en la publicidad municipal. Este ente controlador y fiscalizador aplicó el dictamen Nº 1.979 de 2012: “La Municipalidad de Conchalí deberá abstenerse de incorporar la imagen de la autoridad alcaldicia -ya sea mediante fotografías o imágenes representativas y caricaturas de éste- como una práctica reiterada en la difusión de las actividades municipales, … ello podría significar una infracción a las normas relativas al empleo de recursos del organismo de que se trata, en beneficio personal o para fines ajenos a los institucionales”.

Desde su inicio, el ex miembro de la farándula ejerció las mismas prácticas de los “políticos profesionales” que siempre criticó: decenas de despidos, muchos de ellos cuestionados por la Justicia, debiendo el municipio reintegrar funcionarios y, en otros casos, pagar millonarias indemnizaciones con el consiguiente daño al patrimonio municipal.

La transparencia tampoco está entre sus prácticas: el alcalde no ha entregado información de más de 20 proyectos inmobiliarios que están en desarrollo, a pesar de las reiteradas solicitudes realizadas por el Concejo Municipal.

Suma y sigue. En plena pandemia, en agosto de 2020, el Concejo Municipal autorizó la compra de diez mil cajas de alimentos. El alcalde guardó ocho mil cajas sin informar a nadie, la intención – supuesta por muchos – era acercar la entrega al período electoral. Hice una denuncia en noviembre cuando me enteré que las cajas permanecían en el Gimnasio Municipal. Estamos esperando que la Contraloría investigue.

Y el broche de oro: hace pocos días el Tribunal Electoral Regional ha declarado admisible la acusación de Notable Abandono de Deberes presentada por seis concejales/as.

Se trata de más de 50 denuncias debidamente fundamentadas que dan cuenta de graves irregularidades, cuyo corolario ha sido el último informe de la Contraloría de febrero del presente año.

Podrá haber excepciones, pero en Conchalí la mezcla de farándula y política no ha tenido un buen resultado. Se sucede la toma de decisiones unipersonales en oscuridad y un insano culto al ego. La elección que se aproxima dará cuenta de la opinión de nuestra comunidad a tanto abuso.

Alejandro Vargas

Concejal de Conchalí