Kínder Obligatorio

Cuando se observa a una oposición rechazando proyectos con el solo fin de entorpecer al oficialismo, se ha llegado a lo peor de la política. Al instrumentalizar la educación, se está hipotecando el futuro de nuestro país sin las garantías suficientes para pensar en una recuperación oportuna.

Compartir

Señor director:

La oposición recientemente le ha cerrado las puertas a 6.350 niños, quienes se habrían beneficiado del Kínder Obligatorio. Asistir al Kinder no es un mero capricho de algunos, está comprobado que sus beneficios son múltiples; tales como disminuir brechas, estimulación cognitiva, desarrollo de habilidades motoras y sociales, entre otros.

Si bien es parte de la democracia y naturaleza humana la convergencia de distintas visiones y formas de pretender mejorar los problemas que aquejan a la sociedad, cuando se observa a una oposición rechazando proyectos con el solo fin de entorpecer al oficialismo, se ha llegado a lo peor de la política. Al instrumentalizar la educación, se está hipotecando el futuro de nuestro país sin las garantías suficientes para pensar en una recuperación oportuna.

María Pilar Lorenzoni,

Fundación para el Progreso Valparaíso