Apostando por la biodiversidad: las iniciativas chilenas que buscan proteger los ecosistemas que rodean los viñedos

Proyectos que apuntan a incrementar la cantidad de insectos polinizadores y a mejorar la materia orgánica existente, son algunos de los que se están implementando en diferentes viñedos del país.

Por
Uno de los proyectos de esta índole es el Programa de Gestión Ecosistémica Agrícola (GEA) de Concha y Toro.
Uno de los proyectos de esta índole es el Programa de Gestión Ecosistémica Agrícola (GEA) de Concha y Toro.
Compartir

La calidad del vino chileno es reconocida a nivel internacional y, gracias ello, el país ocupa el cuarto lugar en el mundo entre los exportadores de este producto, sólo superado por Francia, España e Italia, según la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa).

Pero para que el vino nacional goce de esta fama y lugar de privilegio, entran en juego una serie de factores, entre ellos mantener un ecosistema equilibrado, lo que resulta muy positivo para el desarrollo de la vid y su entorno.

Trabajo desplegado en viñedos

Considerando la importancia que tiene cuidar el ecosistema, Viña Concha y Toro ha puesto especial foco en iniciativas que apunten a incrementar la cantidad de insectos polinizadores, que mejoren la materia orgánica existente y potencien la biodiversidad en el lugar.

En el caso de Viña Cono Sur, ésta se caracteriza por el manejo orgánico de sus viñedos, a través de la utilización de gansos, ovejas y aves en el control de distintas plagas y malezas.

Además, los cultivos entre hileras tienen la función de aportar y propiciar la biodiversidad, incorporando flores y plantas que atraen enemigos naturales de plagas dañinas, pero también cumplen otros roles, tal como la conservación de suelos, ya que previenen la erosión, mantienen la humedad y favorecen la fijación de nitrógeno.

Pero no sólo eso, pues el uso de corredores biológicos también cumple con un efecto recuperador del ecosistema, gracias a que contribuyen a restaurar el paisaje transformando áreas productivas en lugares que proveen servicios ecosistémicos, como refugios de predadores y albergue de plantas que atraen a enemigos naturales de plagas dañinas para la vid. Estos servicios ecosistémicos aportan a la sustentabilidad del proyecto orgánico de Cono Sur.

En esa misma línea, Concha y Toro desarrolló el Programa de Gestión Ecosistémica Agrícola (GEA), cuyo objetivo es recuperar los ecosistemas naturales de flora y fauna y la restauración a escala del paisaje, integrada a la actividad agrícola.

Es así como la viña está trabajando en fundos pilotos en la incorporación de casas anidaderas, las cuales proporcionarán refugio a diferentes especies de aves nativas, incrementando la riqueza de fauna en el ecosistema, pero también actuando como controladores biológicos de plagas.

A ello, se suma la implementación en dos de los fundos de Concha y Toro – en Pirque y Casablanca – del proyecto “Operation Pollinator”, en conjunto con Syngenta, empresa global de tecnología agrícola. Se trata de la implementación de huertos florales para incrementar la cantidad de insectos polinizadores en los predios agrícolas.

Específicamente, cada huerto es creado y diseñado de forma minuciosa para responder a cada hábitat y a su particularidades, adaptándose así a las condiciones locales de cada fundo y a los insectos nativos que habitan en éste. Gracias a ello, el proyecto llevado a cabo en Casablanca se coronó como ganador de la categoría “Abejorro Chileno” de los premios Syngenta 2020 de Fomento a la Biodiversidad en la Agricultura.

A estas iniciativas, se añaden los proyectos “AgBio” y Bordes Nativos Multifuncionales (BNM), cuya finalidad es aumentar la biodiversidad agrícola por medio de la implementación de coberteras en las entre hileras y el establecimiento de herbáceas, arbustos y géofitas. Además, estos proyectos contribuirán en el incremento de la presencia de insectos polinizadores y  en la incorporación de materia orgánica en el suelo.

Por otro lado, durante 2020, Concha y Toro ha avanzado en actividades piloto orientadas a la restauración ecológica en viñedos de Maipo y Casablanca, al establecer reforestaciones con especies de árboles y arbustos nativos. Esto, con el objetivo de recuperar y mejorar los corredores biológicos ya existentes en dichos ecosistemas.

Este programa de restauración en viñedos, además, se ha visto fortalecido por la Alianza Estratégica por los Bosques Nativos con la Corporación Nacional Forestal (CONAF). 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más País

Últimas noticias

Populares