Convención: los millonarios pagos del Gobierno y el paso a paso de un fracaso logístico

La adquisición de insumos tecnológicos se hizo a pocos días de la primera sesión de la constituyente y algunos productos no contemplaron su instalación en el Congreso de Santiago.

Por
A modo de ejemplo, el arriendo e instalación de los micrófonos costó más de $105 millones. AGENCIA UNO/ARCHIVO
A modo de ejemplo, el arriendo e instalación de los micrófonos costó más de $105 millones. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

En un verdadero “fracaso logístico” terminaron las primeras dos sesiones de la Convención Constitucional que debieron ser suspendidas. Según acusaron los convencionales, al llegar hasta el Congreso de Santiago, se vieron impedidos de trabajar porque no contaban con los implementos técnicos necesarios, pese a que el Gobierno concretó diversos pagos y compras.

Principalmente, acusaron que los micrófonos no estaban habilitados, falta de computadores para los 155 integrantes, ausencia de red wifi y solicitaron un sistema para conocer en vivo el estado de las otras salas que albergarán a los constituyentes, ya que por motivos sanitarios, serán repartidos en grupos.

La responsabilidad, de acuerdo a la mesa de la Convención integrada por Elisa Loncón y Jaime Bassa, recaería directamente en el Gobierno, quienes debieron haber previsto el funcionamiento técnico antes de la primera sesión de la instancia. Incluso, solicitaron la renuncia del secretario ejecutivo de la Unidad Administrativa, Francisco Encina, y anunciaron que podrían instalarse en alguna casa de estudios, como la Universidad de Chile que ofreció su sede central.

Según el artículo 133 de la Constitución actual aprobado por el Congreso en el marco del 15 de noviembre, corresponde al presidente de la República, a través de la Segpres, prestar todo el “apoyo técnico, administrativo y financiero que sea necesario para la instalación y funcionamiento de la Convención Constitucional”, por lo que las compras y arriendos de cara a la Convención eran de responsabilidad del Gobierno.

Desde La Moneda, en tanto, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, aseguró que las fallas dadas a conocer por los convencionales surgieron por “errores técnicos que ayer tuvimos con un proveedor, con la intermitencia del servicio”. Además, la autoridad recalcó que “efectivamente nos faltó la inducción a los convencionales, nos faltaron estas pruebas por la premura del tiempo” y que los problemas fueron solucionados durante el tarde del martes 6 de julio.

Lo cierto, según determinó EL DÍNAMO, tras revisar la órdenes de compras aprobadas por el Gobierno a través de la Segpres en el portal Mercado Público, es que los tratos impulsados por La Moneda se hicieron a pocos días del inicio de la Convención, costaron grandes sumas de dinero y no siempre contemplaron la instalación y manejo de los dispositivos electrónicos, lo que finalmente terminó por retrasar el funcionamiento de la instancia.

Las compras de último minuto del Gobierno para la Convención

Red wifi

Uno de los problemas que llamó más la atención a los integrantes de la Convención Constitucional fue la ausencia de una red wifi para conectar sus teléfonos celulares o equipos computacionales propios.

La señal debía ser proporcionada por la Comercializadora RedCetus Chile Limitada, que de acuerdo a una resolución firmada por la Segpres con fecha 1 de julio del 2021, se comprometió a la “instalación de access point que iluminará al edificio con señal wifi”.

La contratación de los servicios se hizo a través de la modalidad de trato directo e implicó el arriendo de 60 access point o routers con soporte para hasta 200 usuarios, 25 cámaras IP inalámbricas y 2 antenas para ascensores. La Segpres comprometió el pago de $35.235.900 IVA incluido.

Eso sí, de acuerdo al contrato al que accedió EL DÍNAMO, la empresa Comercializadora RedCetus Chile Limitada debía instalar en el edificio los equipos arrendados y dejarlos operativos para su uso “a más tardar el 2 de julio”. Sin embargo, durante el pasado lunes 5 de julio aún no estaba el servicio operativo, de acuerdo a los convencionales.

102 millones por micrófonos

El 2 julio, a dos días de la primera sesión de la Convención, la Segpres emitió una nueva resolución donde aprobó el arriendo de cinco equipos para conectar hasta 40 micrófonos cada uno, 5 micrófonos digitales, 95 micrófonos de cuello de ganso con su respectiva cápsula, sistema de bocinas gemelas y otros 19 dispositivos de distintas características.

Por el servicio, el Gobierno pagó vía trato directo $102.665.574 con IVA incluido a la empresa Proyectos Audiovisuales Novotic.

El contrato, en cuestión, estableció que los micrófonos y accesorios debían ser entregados, instalados y estar operativos a más tardar el 1 de julio del 2021 en las dependencias del Congreso Nacional ubicado en calle Catedral 1150.

Se estableció que la compañía deberá “disponer a disposición del Ministerio, bajo su costo exclusivo, a dos técnicos en sonido para la operatividad de los micrófonos para las sesiones de la Convención Constitucional, en los horarios que esta determine”.

Equipos tecnológicos para salas de reuniones

Días antes, el 23 de junio del 2021, se aprobó un contrato entre la Segpres y la empresa Ingeniería Net Data Bio S.A, el cual contempló el pago de $8.925.000 IVA incluido para arrendar “equipamiento tecnológico para salas de reuniones de la Convención Constitucional”.

La idea, de acuerdo al contrato, era permitir a los convencionales “celebrar sus reuniones de manera adecuada con los más altos estándares de seguridad, contando con la posibilidad de proyectar documentos para realizar trabajos colaborativos e invitar, mediante videoconferencia, a personas de forma no presencial”.

Se arrendaron 6 monitores 55 pulgadas, 6 cámaras de audio, 6 kit de teclado, 6 soportes de tv tipo pedestal con ruedas y 6 mouses inalámbricos.

En el contrato entre Ingeniería Net Data Bio S.A y la Segpres se estableció que la compañía deberá entregar el equipamiento al menos dos días después desde la aprobación del contrato, pero no en el Congreso de Santiago, sino que en Moneda 1160, donde está ubicado el Ministerio dirigido por Juan José Ossa.

75 millones para computadores

Otro reclamo de los convencionales respecto a las compras del Gobierno para llevar a cabo la Convención, fue que al llegar el pasado lunes al Congreso de Santiago, no todos los computadores de los 155 integrantes estaban instalados y operativos.

Incluso, la mesa de la Convención a través de su vicepresidente, Jaime Bassa, reveló que en su respectiva oficina sólo tenían un escritorio y luces.

Para el arriendo de computadores, la Segpres aprobó a través de una resolución del 25 de junio del 2021 un trato directo con la compañía Informática Siglo XXI Chile Limitada, quienes facilitarán en total 92 equipos por un costo de $75.999.993 IVA incluido.

De acuerdo al contrato, dichos equipos debían ser entregados en dos tandas en la sede de la Segpres. La primera partida se debía concretar en hasta 20 días corridos contados desde la firma del contrato, es decir, hasta el jueves 15 de julio.

El resto, según el documento, “serán solicitados a la empresa de acuerdo a las necesidades del Ministerio, pudiendo solicitar el total de una vez, o la entrega de manera parcializada”, con un plazo máximo de 5 días corridos.

Sin embargo, en ningún minuto el contrato estableció que la empresa en cuestión debía estar a cargo de la instalación de los dispositivos.

Convención compras Gobierno