Longovilo: la historia de la estación que permitió a Chile ver la llegada del hombre a la Luna

Andrés Bravari, junto a Claudio Spencer y Andrés Ulloa, fueron los jóvenes ingenieros que lideraron la hazaña que permitió captar la señal del satélite “Intelsat III F4”, lo que hizo posible que miles de chilenos vieran el alunizaje a través de Canal 13.

Por › Actualizado: 11:35 hrs
Longovilo: la historia de la estación que permitió a Chile ver la llegada del hombre a la Luna
Compartir

Eran las 22:56 horas del domingo 20 de julio de 1969, y al igual que en gran parte del mundo, los chilenos estaban hipnotizados frente al televisor, deslumbrados por la oportunidad de ser testigos de uno de los hitos más importantes de la historia contemporánea: la llegada del hombre a la Luna.

Pero para que esto fuese posible, se requirió del trabajo y la astucia de un grupo de cerca de 30 jóvenes, compuesto por técnicos y tres ingenieros de la Estación Longovilo de Entel (Provincia de Melipilla), siendo estos últimos los encargados de liderar la misión. Se trata de Andrés Ulloa (fallecido), Claudio Spencer, y Andrés Bravari, en aquel entonces de 23 años.

Y es que las cosas no estaban saliendo como se habían planificado. “Nos habíamos preparado antes por las vías normales para recibir la transmisión del satélite Atlántico, pero eso falló y hubo que cambiar el satélite por uno de mayor capacidad. Entonces, nos quedamos sin esa señal de televisión, y ahí fue cuando empezamos a buscar alternativas”, relató a El Dínamo Andrés Bravari.

Afortunadamente, y tal como se sabe, la hazaña se pudo concretar, gracias a que “lo logramos por un satélite del Pacífico (Intelsat III F4) que estaba usando Estados Unidos para comunicarse con Japón, y nos enganchamos en esa señal”, afirmó el ingeniero, quien trabajó durante mucho años Entel, llegando a estar incluso a cargo de una filial y de la gerencia de los servicios internacionales de la compañía.

Sin embargo, antes que aquello se materializara, no había certezas, y es más, la discusión del equipo era una: “¿Íbamos o no a ser capaces de llegar a verlo?” Esto, porque los riesgos y dificultades eran múltiples: “Estábamos en condiciones muy limítrofes de señal, pudo haber problemas atmosféricos, que si el satélite se corría un poquito. En fin, habían muchas posibilidades de fallar”, detalló Bravari.

Además, para lograr aquello, hubo que cortar todo el tráfico internacional, porque en esa época todas las comunicaciones de Chile pasaban por Longovilo. Un hecho que fue posible gracias a la autorización que entregó el Gobierno, en ese momento encabezado por el ex Presidente Eduardo Frei Montalva, el mismo que decretó como feriado la mañana siguiente a este hito y quien también había inaugurado la Estación Longovilo un año antes.

La transmisión, que pudieron ver los chilenos únicamente a través de Canal 13, duró aproximadamente dos horas, dos horas “adrenalínicas” para el equipo de técnicos e ingenieros que captó la señal por medio de la antena de 30 metros “Longovilo 1”, la cual para este suceso lograron girar en dirección hacia el Pacífico.

De esta forma, Chile pasó a la historia como el único país de América Latina que contó con la transmisión en directo de la llegada del hombre a la luna, esa que protagonizó el mítico Apolo 11 y que popularizó Neil Armstrong con su frase: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

llegada del hombre a la luna

Sala de control de Longovilo.

Longovilo: más allá del 20 de julio

A pocos días de que se cumplan 50 años del alunizaje, la historia de Longovilo se impone como un hito, y es que realmente lo es, pues fue el primer telepuerto de comunicación satelital que se levantó en Latinoamérica.

La construcción de ésta, en aquella época innovadora estación, estuvo a cargo de profesionales estadounidenses, quienes trabajaron el proyecto bajo lo que conoce como modalidad “llave en mano”, es decir, que abordaron su edificación de inicio a fin, según detalló a EL DÍNAMO Guillermo Cifuentes, experto satelital de Entel.

Y fueron también los norteamericanos quienes se encargaron de capacitar al personal chileno en cuanto al manejo de este sistema de comunicaciones. Además a algunos trabajadores, como a Andrés Bravari, los enviaron a perfeccionarse a Boston, Filipinas y Hawaii. “A todos nos entrenaron de forma muy dura para que fuésemos capaces de hacer las cosas lo mejor posible”, afirmó Bravari.

Actualmente, la estación Longovilo se encarga principalmente de mantener las comunicaciones satelitales con las zonas aisladas o extremas del país, tales como Isla de Pascua, Puerto Williams,  la Antártica y Putre, y de procurar sistemas de comunicación a instituciones que requieren de máxima eficiencia y seguridad, como por ejemplo, la PDI.

Pese a que Longovilo es una central que data de 1968, aún podría abordar nuevos e importantes desafíos. “Longovilo tiene una capacidad potencial que de alguna forma se debería reconocer, como un eventual radiotelescopio muy poderoso. Eso todavía no se ha hablado, pero debería empezar a moverse esa idea”, sugirió Andrés Bravari.

Inauguración Longovilo

El ex Presidente Eduardo Frei Montalva inaugurando la Estación Longovilo.

¿Transmitir la posible llegada a Marte?

Se estima que en la década del 2030 el hombre podría conquistar otra hazaña: llegar a Marte. Específicamente, y de acuerdo a los cálculos de la NASA y la Sociedad Planetaria, en 2033 se podría alcanzar la órbita del denominado “Planeta Rojo”, para luego pisar su superficie en el 2039.

Y, a partir de aquello, surge una nueva interrogante: ¿Podrá Longovilo, una vez más, ser protagonista de un suceso de tal magnitud? Para Guillermo Cifuentes la posibilidad existe, pues “se podrían utilizar las antenas 1 y 2, que son de 30 y 32 metros. Eso es lo que esperamos que se pueda utilizar”.

No obstante, el experto satelital de Entel aclaró que “ahora, ahí hay un tema un poco más complejo, que es la cantidad de información que uno puede enviar en un cierto ancho de banda, en un cierto rango de frecuencia, porque es como una aguja, si uno transmite una señal de poca información la puedes recibir bien, pero no una película en alta definición”.

Antenas Longovilo

Antenas de la Estación Longovilo. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Actualidad

Últimas noticias

Populares

Recomendados