Actualidad

Nada pudo derretir el sueño de Lavín: así fue la inauguración del Museo de Cera de Las Condes

El alcalde de Las Condes encabezó la ceremonia que contó con selfies, risas, emoción y un duro emplazamiento por parte del escultor a sus críticos.

Por , 24 de Julio de 2019

Fue en junio cuando se anunció que la Municipalidad de Las Condes y el equipo de la Corporación Cultural trabajaba en la instalación del Museo de Cera de Las Condes, y que se ubicaría en el Pueblito de Los Domínicos.

Luego de críticas, troleos en redes sociales y un cambio de fecha debido a “cuestiones de soporte tecnológico”, finalmente este martes se llevó a cabo la inauguración de la muestra que incluye 36 figuras de “diversos siglos, ámbitos y profesiones, particularmente ilustrativos del pasado y contingencia de nuestro país”, consigna el folleto.

Personajes como Sebastián Piñera, Michelle Bachelet, Marcelo Ríos, Héctor Noguera, Gabriela Mistral, Tomás González, Eduardo Frei Montalva, Bernardo O’Higgins, entre otros, son algunas de las figuras que se puede encontrar en la muestra que desde ayer abre sus puertas de martes a domingo y que está dividida en secciones como deportes, historia, política, espectáculos, etc.

Risas y expectación

La ceremonia partiría a las 13 horas, pero previo a eso, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, ofreció un punto de prensa donde entregó detalles y adelantó que nuevas figuras se sumarías a las 36 ya instaladas. Entre las confirmadas se encontraban Lautaro y Caupolicán. En tanto, aún debían ser aprobadas el concejo municipal otros nombres como Salvador Allende y Augusto Pinochet.

Una vez finalizada la conferencia, fotógrafos apostados en el lugar se acercaron a cada una de las figuras para tomar la mejor fotografía. Entre risas y bromas, observaban cada uno de los que formaban parte de la exposición, dividida en temáticas.

Posteriormente, se abrió paso a la ceremonia en un teatro ubicado a un costado del museo. Hasta el lugar llegaron cientos de personas entre funcionarios municipales, familiares de los homenajeados: Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Coco Legrand y el padre de Felipe Camiroaga fueron algunos de los presentes, además de ejecutivos del Banco BCI, entidad que financió el proyecto a través de la Ley de Donaciones Culturales.

Una selfie con Santa Teresa de Los Andes.

Uno de los primeros en tomar la palabra fue el director de la Corporación Cultural de Las Condes, Francisco Javier Court, quien reiteró que a las figuras instaladas se les sumará nuevos nombres próximamente. “Eso es un museo de cera, es un museo vivo que va captando nuestro quehacer y a personas que nos rodean. Todos personas de Chile, hecho por chilenos (…) Son personas que han representado a Chile, nos han dejado bien puestos”, dijo ante la atenta mirada de los invitados.

“Es una muestra de gran categoría”, anticipaba Court, advirtiendo que “hay que mirarla más allá en que si se parece o no se parece, porque en qué momento se parece y en qué momento uno conoció al personaje (…) Se trató de buscar un punto medio lo más cercano a los personajes”.

Finalizado su discurso, subió al escenario el alcalde Joaquín Lavín, el que solo agradeció a quienes contribuyeron a que se llevara a cabo el proyecto, recibiendo el aplauso de los presentes. “Nuestro sueño es que los niños con sus profesores de Historia vengan a recorrer este museo. Y digan ‘miren, así era Arturo Prat, esto medía, estas eran sus facciones, su forma de vestir’. Así con cada uno de los personajes”, dijo.

Previo a partir de regreso al museo, un sacerdote subió al escenario para bendecir la exposición ante la atenta mirada de los asistentes.

Primeras impresiones

Los invitados no querían seguir esperando. A paso lento, cada uno de ellos se dirigió expectante a la exposición, mientras la prensa miraba atenta las primeras impresiones ante las obras que estuvieron a cargo del escultor Rómulo Aramburú. Celulares, cámaras, sonrisas y selfies por doquier fueron la tónica en este primer vistazo a la propuesta cultural que Las Condes estrenaba.

Los 600 metros cuadrados no dieron abasto con la cantidad de personas que se pasearon por los estrechos pasillos en que las 36 figuras se encontraban distribuidas. La atención, en primera instancia, estuvo dirigida en Jorge Camiroaga, padre del fallecido animador de TVN, quien, evidentemente emocionado, aseguró que la escultura de su hijo “está igual, me parece muy bien”. De manera escueta aseguró que “todo” le impactó y que estaba impresionado en cómo lo miraban todos. “Está perfecto”, dijo.

Al otro lado de la sala se ubicaba la figura de Coco Legrand, quien escoltado por la prensa se acercó y miró atento su figura. Minutos más tarde, y en conversación con EL DÍNAMO, declaró que lo que más le llamó la atención fue “la cara, está muy parecida la gestualidad. Parecido el pelo, tal vez no tanto, pero creo que está bien hecho, está muy bien hecho”.

“La ropa la pasé completamente yo, todo lo que se ve ahí: cinturón, botas, jeans, polera, casaca, hasta el casco que es de imitación de piloto de avión. Estoy muy contento y agradecido porque me hayan tenido en su corazón esta municipalidad que está haciendo un trabajo maravilloso en términos de estimular la cultura de una forma que no se conocía aquí en Chile”, añadió.

El comediante aseguró que una vez que le propusieron ser parte de la muestra “inmediatamente dije que sí”, pero que “me aguanté hasta el día de hoy (martes) para ver el resultado total del museo, no para verme yo personalmente. Los felicito, realmente está muy bonito. Me llamó la atención los detalles, como han hecho un movimiento de espacio y se ve que hay un trabajo estético, hay arquitectura, hay diseño, se puede percibir“.

Los descargos del escultor

En medio de todo el fervor que provocó el debut del Museo de Cera de Las Condes, los ojos también se posaron en Rómulo Aramburú, quien hace unas semanas fue blanco de críticas una vez que se revelaron las primeras piezas que formarían parte de la exposición.

El 25 de junio confesó a Radio Zero que las críticas “han sido terribles. Del 100% de las críticas, el 99% han sido terribles. Me crucificaron. Lo encuentro insólito, poco serio. Estoy muy afectado, yo vivo de esto. Imagínate cómo estoy”.

A semanas de ello, y ante la prensa que llegó hasta el Pueblito de Los Domínicos, Aramburú confidenció que en “un principio me afectó mucho, pero después lo tomé como forma normal. Me aconsejaron muchas personas que me lo tome como normal, que todavía no se inaugura el museo. Ahora estoy expectante y quiero saber qué va a pasar. Yo no canto victoria todavía, quiero saber cuáles serán las críticas, tal vez voy a tener que reparar, no sé”.

A pesar de ello, aseguró que con el resultado “estoy feliz. Es que es muy difícil llegar a lograr algo, sobre todo cuando uno es artista“.

Camiroaga y Bolocco, representados en sus mejores momentos.

“Para mí, me gusta mucho Felipe (Camiroaga), Coco Legrand, también me está gustando mucho más Luis Jara, Delfina Guzmán… Bueno, hay hartos que me están gustando. El que menos me gustó fue Vodanovic, porque me faltó tiempo. Pero siempre hay tiempo para arreglar las cosas”, confesó.

Consultado por los cuestionamientos que recibió respecto al resultado final de las figuras de cera que se pudo ver en imágenes en redes sociales, Aramburú desafió a que “esas personas vengan a acá. Las personas que están opinando me gustaría que se saquen una foto con alguien y opinen. Vengan para acá, sáquense una foto con uno de los personajes y que digan algo. Eso es todo lo que pido, no que opinen mirando una fotografía, porque nadie es experto, muchos sacan fotos y salen malas. No me gustaron las fotografías que estaban mirando y las críticas”.

Ante los malos comentarios que recibió el artista por la escultura de Gabriela Mistral, quiso explicar que, de partida, existe “muy poca información” con respecto a la ganadora del Premio Nobel. “Yo me basé con unas fotos que obtuve en las que salía bien gordita y bien flaca. Entre esas dos elegí y salió Gabriela Mistral. Es lo que veo yo no más, el que se atreva a decir que está malo a lo mejor la conoció, a lo mejor estuvo con ella. Pero yo la hice en una época cuando estaba más rellenita”.

Por otro lado aprovechó de enviarle saludos a Stefan Kramer y explicó que la figura del imitador aún se mantiene en reparación luego de los comentarios que recibió. Consultado por Augusto Pinochet y Salvador Allende, precisó que “no me han dicho nada todavía”, pero por iniciativa propia “a medias los tengo hechos. No sé si me van a pedir para que los instale y ahí se terminan”.

Lavín, con sonrisa de oreja a oreja

Mientras los pasillos del museo seguían abarrotados de gente, Joaquín Lavín se paseaba de un lugar a otro saludando, tomándose cuánta selfie le pedían y respondiendo cada cierto tiempo alguna consulta de la prensa.

Ante la recepción de los primeros invitados, el alcalde de Las Condes confesó que lo encontró “fantástico, creo que este es un aporte cultural (…) Es muy entretenido, muy real y muy didáctico para aprender de nuestra historia y la memoria colectiva de Chile”.

La idea es que esto sea muy interactivo. La gracia de los museos de cera en el mundo es que las personas pueden sacarse fotos abrazados con su personaje favorito o sacarse una selfie. Veo que figuras como las de Felipe Camiroaga son muy importantes para muchos chilenos y se van a ver reflejados en este museo”, añadió.

El jefe comunal no pudo evitar las consultas ante la ola de críticas que recibieron desde hace ya un mes en redes sociales. Según su punto de vista, “siempre va a haber polémica cada vez que se abre un museo de cera en el mundo. Este es el primero de Latinoamérica, pero en el mundo siempre hay discusiones si se parecen o no (las figuras). Son muy parecidos a la realidad, lo que pasa es que hay una expresión que corresponde al artista, al escultor”.

“Me las tomo bien (las críticas), en el sentido que cada vez que se abre un museo de cera en el mundo hay una gran polémica siempre. Las figuras son muy reales. Ahora, idénticas idénticas no. Cuando tú ves al papá de Felipe Camiroaga que se emociona con ver a su hijo en el museo o Eduardo Frei Ruiz-Tagle, que está en el museo, y ve a su papá, que también está en el museo y se emociona, tú dices aquí hay algo que es real”, añadió.

Figuras de cera en el museo de Las Condes.

Por otro lado, anunció que a las 36 figuras que ya están disponible para la visita de público en general, se sumarán próximamente otras nuevas. “Entiendo que en el caso de Violeta Parra está casi lista la autorización y está bien avanzado, pero cada una de estas figuras requiere un montón de autorizaciones específicas de la fundaciones que los representa o los familiares. No es tan simple. Por eso algunos están y otros no. Los museos van rotando, el Museo de Cera la gracia es que puedes venir con el colegio un año y al año siguiente hay figuras nuevas”, explicó.

Respecto a su preferencia, reveló que “me gustaría ver personas que hoy día son referentes para los jóvenes como grandes deportistas, grandes futbolistas que hoy juegan en ligas afuera. Pero no es tan fácil porque requieren muchas autorizaciones. Sé que Gary Medel ya autorizó“.

 

Horarios para asistir
Martes a domingo, entre 10.30 y 19.00 horas. Las entradas tienen un valor de $ 7.000 general, $ 3.500 niños entre 6 y 12 años y menores de 6 años con pase liberado. Hay un valor de $ 3.500 con Tarjeta Vecino Las Condes (máximo 2 tickets por tarjeta). Además, hay entradas gratuitas todos los días martes (previo retiro de tickets en boletería) y miércoles (hasta las 13:00 horas).