Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
Plebiscito Nacional 2020

Actualidad

Director de Pacto de Fuga: “Me pareció una obra de ingeniería magistral”

David Albala, director de la cinta chilena, conversó con EL DÍNAMO respecto a la fuga que protagonizaron medio centenar de reos en 1990.

Director de Pacto de Fuga: “Me pareció una obra de ingeniería magistral”
Por 12 de Enero de 2020

Estaba programa, en primera instancia, para que debutara el pasado 24 de octubre, pero debido al estallido social finalmente será el próximo 23 de enero cuando Pacto de Fuga debute en las salas de cine.

David Albala fue el encargado de llevar a la pantalla grande la fuga de medio centenar de reos de la Cárcel Pública de Santiago, planeada y perpetrada por 24 presos que cavaron un túnel de más de 80 metros de largo con un destornillador, escondiendo 55 toneladas de tierra dentro del penal.

“Nadie de nosotros había pronosticado que algo así podía pasar. Habíamos pensado que el 24 de octubre era una buena fecha de estreno, habían fines de semana que habían que aprovechar. Simplemente tuvimos que postergar el estreno, primero porque no era el momento de hacer ruido sobre una manifestación colectiva de toda la ciudadanía y, segundo, porque los cines también cerraron por varias semanas”, recordó en conversación con EL DÍNAMO.

Albala, periodista, comenzó su carrera en el programa Los Patiperros de TVN, el que recuerda que “fue una innovación en el género documental, era la primera serie documental de seguimiento. Era un formato que en un principio en TVN no gustó, hasta que se estrenó y comprobaron que a la gente sí le interesaba, generaron audiencia y tuvo muy buen rating”.

– ¿Cómo ves la programación cultural que hoy en día ofrece la televisión?
– Cuando me dices programación cultural, en Chile es mínima. El CNTV financia muy pocas cosas, porque el presupuesto es muy bajo. Este año, con los gremios audiovisuales y del arte, evitamos que se redujera aún más el presupuesto anual del CNTV que ya son 4.000 millones de pesos. Piensa que una película promedio de Hollywood vale cien millones de dólares, nuestro presupuesto de cultura total, equivale en general a dos películas y medio de Hollywood, 250 o 300 millones de dólares. Es tan poco el capital que tenemos para invertir en cultura que cuando dices programación cultural, es simplemente un saludo a la bandera.

En ese sentido, el director de Pacto de Fuga recuerda que “en 2014 sale una titular en el diario que dice ‘Alemania invertirá mil millones de dólares en cultura’. Entonces yo digo, ¿los va a invertir para perderlos? No, los va a invertir para mostrar Alemania al mundo, en distintas manifestaciones culturales. Entonces, o se puede entender que para Chile la cultura y todas las manifestaciones artísticas, no solo el cine y la TV, son una punta de lanza de una marca país, una marca Chile que se manifiesta de distintas maneras en varias áreas de productividad donde tú puedes dar a conocer al mundo lo que es tu país”.

“El sueño americano se cimentó a través del cine de Hollywood, eso fue lo que penetró alrededor del mundo las bases de lo que se supone que era el sueño americano. Evidentemente, más allá de que a mucha gente le haya ido bien, también es una fantasía, porque tienes que llegar a un territorio donde tienes que trabajar muchísimo para que te vaya bien. Yo estudié allá y sé lo difícil que es. Entender la cultura como una expresión de lo que es tu país es mucho más valioso que simplemente minimizarlo como una expresión artística que es por cumplir, saludos a la bandera, de que estamos haciendo cultura”, añadió.

– También está lo ocurrido con BancoEstado, que decidió no seguir financiando el cine chileno…
– Porque se sigue entendiendo como un gasto, no como una inversión y la cultura es una inversión. Existe lo que se denomina ‘economía naranja’, que son todas las industrias culturales que facturan millones de dólares en el mundo, pero tienes que creer en ellas. Tienes que invertir en economía naranja, es decir, tienes que invertir en cultura, no creer que estás gastando plata o que estás botando plata. Si tienes buenas películas, buen teatro, buena producción, te van a conocer. El éxito de Netflix es porque cautivó una audiencia mundial con sus contenidos. Supongamos que todos los contenidos fueran pérdida de plata, no existiría Netflix, Amazon Prime, Movistar Play… Si seguimos entendiendo que la cultura es un gasto y no una inversión, estamos perdidos.

La fuga de 1990

Para David Albala, que en primera instancia se centró en los documentales, Pacto de Fuga se convirtió en su primer largometraje de ficción con un elenco “de lujo” -como lo califica el director- que encabezan nombres como Benjamín Vicuña, Roberto Farías, Amparo Noguera, entre otras figuras.

– ¿Qué es lo que te llamó la atención en particular de la fuga de 1990?
– Si agarráramos los diarios de una o dos semanas y las pegáramos en la pared, veríamos que estamos llenos de historias. Evidentemente no las puedes hacer todas y tienes que elegir. A mí me cautivó esta fuga porque la consideré una obra de ingeniería magistral. Es la historia de una fuga que, en términos generales, no se puede hacer. Imagínate que estamos en 1988 y yo te digo ‘fuguémonos, construyamos un túnel de 80 metros de largo con un solo destornillador durante 18 meses y escondamos 55 toneladas de tierra en la cárcel’, ¿qué me dirías? Que estoy loco. Esta es la historia de una fuga que no se puede hacer pero se hizo. Entonces, ¿quién hizo esta fuga? Primero, está el hecho y luego, ¿quiénes son capaces de hacer esto y en qué contexto lo hicieron? ¿Qué motivaciones colectivas tenían? ¿Qué motivaciones personales tenían? Perfecto, entre todos ellos construyen una hazaña que merecía ser llevada a la pantalla y a mí eso me encantó.

– ¿Y por qué no la fuga de 1996?
– La conozco, pero, ¿sabes lo que me pasó? Que no se pueden esconder 55 toneladas de tierra dentro de la cárcel, eso es lo que yo decía. Claro, en la otra llegó un helicóptero… Pero escóndete 55 toneladas de tierra… Es imposible. Entonces, cómo esto que es imposible se logró hacer, porque es una obra de ingeniería magistral y eso yo encuentro que es único. En la historia de la humanidad, no hay ninguna fuga en la cual los reos tuvieran que hacer eso.

– ¿Cómo llevaste a cabo el proceso de investigación?
– Principalmente prensa, habían muchos artículos, muchos libros. Hicimos muchas entrevistas: a abogados, gente que estuvo presa y que no perteneció al grupo que se fugó y conocimos a Raúl Blanchett, uno de los líderes de la fuga que se sumó al equipo y con quien trabajamos tres años construyendo el guión, contextualizando el tipo de escena, los diálogos, el arte. Fue un trabajo codo a codo con un asesor magistral.

Visión, lecciones y el futuro

– ¿Cuál es la visión que querías plasmar en esta película?
– Cuando presentamos este proyecto al fondo Corfo, el primero que ganamos, me preguntaron lo mismo. ‘¿Tú vas a hacer una películas sobre terroristas?’, y yo les dije: uno, nadie nace terrorista; segundo, es una historia sobre personas que toman decisiones a lo largo de su vida, que te llevan por un camino u otro; tercero, quién te puso el adjetivo, te lo puso un dictador que usurpó la democracia por la fuerza, ¿lo vas a validar? Tienes que ver cómo abordas esto, no puedes ser tajante o taxativo de calificar una cosa u otra, sin entender el contexto en el que se dan los movimientos. En este caso, del grupo que ejecuta la fuga. Dentro del punto de vista, me preguntaron del fondo audiovisual ‘¿y tú los vas a dejar como héroes?’. La pregunta es así: si tú consideras que construir un túnel de 80 metros de largo con un destornillador durante 18 meses sin ser detectado, escondiendo 55 toneladas de tierra en una cárcel, te convierte en un héroe es tu opinión. Yo solo te voy a mostrar lo que hicieron, porque el hecho histórico es esto, como tú lo percibas, como tú lo interpretes es tu decisión de espectador. Mi imposición de director está manifestada en la película, pero no te la puedo declarar, la tienes que descubrir.

– Este es tu primer largometraje de ficción, ¿qué lecciones sacas de esta experiencia?
– Primero, me siento agradecido de haber estudiado periodismo, de haber trabajado en Los Patiperros con Cristián Leyton haciendo documentales porque eso es trabajar con información y materiales de la realidad. Acá es una historia inspirada en hechos reales que se lleva a la ficción para poder mostrarla. Evidentemente, comprimir 18 meses de historia en 135 minutos, tiene que tener elementos de dramaturgia y ficción porque sino no los puedes enlazar, tendrías que hacer una película de diez horas para mostrar todo lo que pasó.

El director de Pacto de Fuga, quien ya planea convertir la cinta en una miniserie para la televisión, aseguró que “la película la han visto ex miembros del FPMR y la han validado. Blanchet también la vio y le encantó”.

“En ese sentido, la experiencia documental apoya lo que es la construcción de una película inspirada en hechos reales. Ahora, ¿qué mas diferencia hay? Diría que en la ficción hay actores y en el documental hay personas. Ahora, yo he hecho documentales donde trato a las personas como actores, entonces los dirijo también. Acá en la ficción tú diriges a los actores para que puedan expresar la realidad de un personaje. En ese sentido, es una combinación de experiencia que aportan al resultado final”, sostuvo.

– Estás preparando un nuevo largometraje basado en la tragedia de Antuco…
– Tenemos varios proyectos, Viento Blanco es uno de ellos, sobre la tragedia de Antuco. Creemos que son tema que hay que reflexionar, no hay que ocultar el dolor, hay que hacerse cargo del dolor, hay que reflexionar sobre el dolor, porque sino nunca sanas. Consideramos dentro del equipo que esta es una tragedia que impacto a todo Chile y que vale la pena verla en el cine.

– ¿Qué otros hechos te gustaría abordar?
– Por ejemplo, queremos hacer la vida de Margot Duhalde, la mujer piloto de avión. Nos conseguimos los derechos con la familia. Creemos que es una historia fascinante, primera mujer piloto de guerra chilena que va a la Segunda Guerra Mundial. Allá la discriminan, pero así y todo termina volando aviones entre Inglaterra y Francia. Me atrae mucho su coraje, empoderamiento y poder mostrar que también podía aportar a una causa, independiente del género.

Relacionados

Comenta