Actualidad

“Por favor, no puedo respirar, me van a matar”: el impactante video de la detención de George Floyd

Los cuatro agentes implicados en la muerte del afroamericano fueron despedidos.

Por , 28 de Mayo de 2020

Indignación ha generado en Estados Unidos la detención de George Floyd, un hombre afroamericano de 46 años que perdió la vida en Minneapolis, luego que un policía blanco lo dejara inmovilizado con una rodilla clavada en su cuello durante minutos.

En la impactante grabación se ve al hombre pidiendo ayuda y repitiendo de forma desesperada: “Por favor, no puedo respirar, me van a matar”.

Luego de esto, George Floyd se queda inmóvil, siendo trasladado en una ambulancia, tras lo cual se confirmó su fallecimiento.

El procedimiento que fue grabado por transeúntes se muestra  claramente cuando Floyd se encuentra en el piso, mientras un policía le pone su rodilla en el cuello.

La muerte de Floyd, que estaba desarmado y que según CNN al parecer era sospechoso de intentar pasar un billete falso de 20 dólares en un restaurante, desató  graves protestas y violentos enfrentamientos ente la policía y manifestantes de Minneapolis durante dos noches consecutivas.

Los manifestantes, muchos con máscaras faciales, llevaban carteles con el mensaje “No puedo respirar” y cantaban juntos cerca del lugar del incidente del lunes.

En tanto, los cuatro agentes implicados en la muerte de George Floyd identificados como Derek Chauvin, Thomas Lane, Tou Thao y J. Alexander Kueng,  fueron “retirados del empleo”, dijo el oficial Garrett Parten, portavoz de la policía.

“Apoyo sus decisiones, 100%. Es la decisión correcta para nuestra ciudad y para nuestra comunidad”, dijo el alcalde Jacob Frey, en un comunicado sobre el despido de los policías.

“La técnica que se utilizó no está permitida; no es para la que nuestros agentes reciban capacitación. No hay razón para aplicar ese tipo de presión con una rodilla en el cuello de alguien”, sentenció Frey.

Por su parte Tera, la madre de George Floyd, comentó que el despido de los cuatro oficiales involucrados en la detención es un buen comienzo, “pero queremos ver justicia, queremos que los arresten, porque lo que hicieron fue un asesinato, y todo el mundo ha sido testigo”.