Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Educación

José Maza: “La educación en Las Condes es mala… pero en La Pintana es pésima”

El Premio Nacional de Ciencias Exactas conversó con El Dínamo respecto a la formación científica en Chile.

José Maza: “La educación en Las Condes es mala… pero en La Pintana es pésima”
Por 24 de Mayo de 2018

El Simce de Ciencias Naturales realizado a 8vo Básico reveló una preocupante realidad en Chile. Según los resultados entregados la semana pasada por la Agencia de Calidad, en 2017 se reportó el puntaje más bajo en los últimos 10 años, situándose en 259. En comparación con la prueba anterior, en tanto, los alumnos bajaron su rendimiento 8 puntos.

El físico y Premio Nacional de Ciencias Exactas, José Maza, conversó con El Dínamo sobre esta situación, asegurando que este no es un problema de los sistemas de medición utilizados por el Ministerio de Educación, sino cómo se enseñan las ciencias en las aulas.

– ¿El Simce está validado como herramienta para evaluar los conocimientos de ciencias de los alumnos?

– Esa es la pregunta del millón. Todas las pruebas que evalúan siempre están sujetas a un escrutinio, que no son representativas, siempre se le echa la culpa a la prueba de los malos resultados de los jóvenes, pero si son más o menos el mismo tipo de prueba, se pueden comparar su desarrollo. Es muy barato echarle la culpa al empedrado. Yo creo que la calidad de la educación, con la prueba con que se quiere medir, es mediocre y por lo tanto hay que tomar medidas para mejorarla.

– Algunos docentes exponen que las ciencias en el currículum se han dejado de lado. La última disputa tiene que ver con la exclusión de Ciencias como ramo para III y IV Medio…

– Evidentemente es insuficiente. Sin embargo, la Comisión Nacional de Educación se ha desentendido de la propuesta. Ojalá la CNE considere que saber ciencias, la alfabetización científica de todos los ciudadanos, es muy importante. Ellos dicen ‘hay ramos de especialidad’, pero sólo los toman los alumnos que quieren seguir ese tipo de ciencias… biología, química y matemática. Se debiera tener una idea básica. ¿Cuánta gente en un consultorio hoy en día sigue yendo porque no tienen una clara idea de lo que amerita ir al médico? La ignorancia de la gente los lleva a hacer cosas que en la vida diaria los afecta. No entiendo cómo una persona puede tener un control remoto y estar viendo TV no teniendo idea somera de cómo funciona todo.

– Cosas tan simples como esa…

– Claro. Uno no quiere que la experiencia le enseñe a alguien que poniendo cuatro estufas en un mismo alargador va a quemar la casa. Si quemas la casa, vas a saber el riesgo que implica lo que hiciste, pero podemos ser más inteligentes para aprenderlo.

– ¿Siente que las ciencias han sido un poco “ninguneadas” en el currículum escolar?

– Hace más de 50 años, cuando yo estudié, la importancia de las humanidades era muy grande y todos teníamos que memorizar. Nos metían cosas en la cabeza. La ciencia no era parte de todos los días, pero después todos tuvieron radios, todos tuvieron autos, la ciencia y la tecnología han ido invadiendo nuestras vidas. Antes se enseñaba muy poco, pero era poca la presencia en la vida cotidiana. Me cuesta trabajo entender cómo puede ir la gente por la calle usando cosas y sin entender un pepino cómo funcionan. ¡En el celular no cabe un enano que mueve los botones por dentro!

– No muchas personas se detienen a pensar en aquello…

– Desgraciadamente, creo que Chile está muy al debe. Chile parece no querer entrar en el siglo XXI. La poca ciencia que se enseña está enseñando la ciencia del siglo XVIII y XIX, ciencia de hace 150 años. Y con métodos muy anticuados. La única forma de explicarle ciencias a un niño es mostrándole cosas delante de su cara para que puedan experimentar. Uno no le puede enseñar a nadar a un niño en una pizarra, en la ciencia uno tiene que lanzar a los niños a la piscina. No se trata de tener laboratorios de la NASA, se trata de tener elementos mínimos.

– Y cómo se puede enfrentar esa problemática

– Tenemos que darle la oportunidad a todos los niños. Un niño en La Pintana es tan válido como un niño de Las Condes, que tiene mayor calidad. Eso es francamente inaceptable. La educación en Las Condes también es mala, pero en la Pintana es pésima. Hay que subir el nivel y tener mejores profesores. El desafío es enseñarle pensar a los jóvenes para que en 20 años sepa tomar buenas decisiones.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día