Cerrar
Cerrar publicidad

Educación

Expertos recomiendan repasar, pero no sobre exigirse a pocos días de la PSU

Practicar la comprensión de lectura diariamente y calcular el tiempo que se tarda en completar cada prueba, son algunos de los tips que podrían ayudar a tener un mejor desempeño durante estas jornadas.

Expertos recomiendan repasar, pero no sobre exigirse a pocos días de la PSU
Por 9 de noviembre de 2018

El próximo 26 y 27 de noviembre miles de personas, principalmente jóvenes, darán la Prueba de Selección Universitaria, más conocida como “PSU”. La instancia, -que medirá los conocimientos de los estudiantes en Lenguaje y Comunicación, Ciencias, Matemática, e Historia, Geografía y Ciencias Sociales-, suele acarrear mucho nerviosismo, tanto antes como también al momento de rendirse.

En vista de ello, resulta fundamental considerar algunos factores que pueden contribuir, por un lado, a evitar el estrés y la ansiedad, y por otro, a mejorar la concentración y a organizar los últimos días de estudio en pos de un buen desempeño.

Antes de rendir la prueba

Comenzó la cuenta regresiva para quienes deberán rendir la PSU, y pese a ello, algunos pueden creer que -si no estudiaron lo suficiente durante el año- una dedicación profunda a lo largo de estas dos semanas podría surtir efecto. Sin embargo, para Karem Ramírez, coordinadora académica de PREUNAB (preuniversitario online gratuito de la Universidad Andrés Bello), eso sería contraproducente, ya que contribuiría sólo producir más ansiedad, siendo su principal recomendación “concentrarse en repasar lo que ya saben y no aventurarse en contenidos nuevos”.

Por su parte, la psicóloga de la Clínica Santa María, Mariela Baquedano, explica que “si te asustas y tratas de aprender toda la materia en un corto plazo podrías caer en una sobre exigencia, cuyas consecuencias pueden ir desde un estrés previo hasta ataques de pánico”. Adicionalmente, la especialista recalcó que lo ideal sería finalizar el repaso al menos uno o dos días antes de dar la prueba.

De esta manera, en estos cerca de 20 días que restan, y según detalla la experta de la UNAB, los estudiantes deberían enfocarse en: la comprensión de lectura, que es transversal a cada una de las pruebas, y para lo cual lo recomendable sería leer un texto de cualquier índole a diario; revisar PSU anteriores (por ejemplo, las que el DEMRE tiene a disposición en su sitio web); valerse de mapas conceptuales, esquemas, cuadros sinópticos y líneas de tiempo, de gran utilidad a la hora de repasar la materia y; calcular el tiempo que tardan en completar cada prueba, tomando un facsímil y haciéndolo tal como si fuese el día de la PSU, con el fin de detectar si necesitan agilizar sus procesos de análisis o bien revisar determinados temas.

Además, la coordinadora de PREUNAB, hace hincapié en que “en el fondo lo que la PSU evalúa son los contenidos mínimos obligatorios que tienen los programas de la enseñanza media, y más que la memorización, lo que se privilegia es la aplicación de estos contenidos; el poder analizar e interpretar, por sobre el contenido duro”.

Por otro lado, la psicóloga de la Clínica Santa María, destaca la importancia de descansar adecuadamente, dedicar tiempo a relajarse y para realizar actividades extra programáticas, y por supuesto, no olvidar que si se requiere consumir fármacos, por ejemplo para mejorar la concentración, estos siempre deben ser recetados por un médico, jamás acudir a la automedicación.

Y el “día de…”

Partir la mañana con un buen desayuno, tras haber dormido las horas suficientes para estar alerta y en buenas condiciones cognitivas, sería la primera recomendación a considerar para el día en que comience el proceso de rendición de la PSU, según la especialista de la Clínica Santa María.

En tanto, si -pese a haber tomado todas las medidas ya mencionadas- los nervios persisten, la psicóloga Baquedano indica que una buena opción sería aplicar Mindfulness por algunos segundos. “Se trata de una técnica de relajación, de respiración, de atención plena, de estar dentro de ti, de tomar consciencia de tu respiración y así nos terminamos relajando. Entonces, cierras los ojos un poco, respiras lentamente, tienes que llevar tu cuerpo a la armonía, al equilibrio, la paz e intentar así  llevar un ritmo de más tranquilidad”, explicó.

Con respecto a cómo abordar cada prueba, la coordinadora académica de PREUNAB, aconseja que “debes leer detenidamente cada enunciado, y prestar especial atención a aquellas preguntas que tienen negación y exclusión porque pueden traer distractores. En esa misma línea, también responder primero las preguntas que son más fáciles, eso me permitirá leer y contestar un mayor número de preguntas, para volver luego a las preguntas en las que tuve alguna dificultad”.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día