Educación

Expertos y académicos presentan 15 propuestas para prevenir la deserción escolar

Las iniciativas apuntan a detectar oportunamente el riesgo de la exclusión escolar, proveer a los establecimientos educacionales herramientas concretas que los ayuden en la retención y medidas para la reinserción de los estudiantes que ya se encuentran fuera del sistema.

Por , 31 de Julio de 2020
Click to enlarge
A fallback.

Más de 186 mil niños, niñas y jóvenes, entre 5 y 21 años, no han completado su educación escolar y no asisten a un establecimiento educacional en Chile. Una cifra que, debido a la suspensión de las clases presenciales y a otros factores derivados de la pandemia, podría aumentar a 267.822, según proyecciones del Ministerio de Educación.

En vista de ello, y con el fin de prevenir un desenlace de esta envergadura, el Mineduc conformó una mesa de trabajo de expertos y académicos, quienes tras un mes y medio elaboraron un documento con 15 propuestas orientadas a detectar oportunamente el riesgo de la deserción escolar, proveer a los establecimientos educacionales herramientas concretas que los ayuden en la retención y medidas para la reinserción de los estudiantes que ya se encuentran fuera del sistema escolar.

“Dentro de las medidas, lo más importante es reforzar las trayectorias escolares positivas, profundizar en el rol de los tutores y adultos responsables de los alumnos, buscando sobre todo el seguimiento y el monitoreo de los estudiantes al interior de los establecimientos, para evitar que ningún alumno salga del sistema escolar producto de la pandemia”, explicó el seremi de Educación de la Región del BioBío, Fernando Peña.

Cabe mencionar que en la Región del Biobío se contabilizaron 12.323 desertores del sistema escolar durante 2019, pero este número se estima que podría llegar a los 17.371 tras la crisis sanitaria.

Foco de las propuestas

Específicamente, las propuestas presentadas por el grupo de expertos y académicos, dirigidas a evitar la deserción del sistema escolar, se agrupan en cinco grandes temas, siendo estos los siguientes:

  • Construir un relato común sobre las trayectorias escolares positivas y el rol de los adultos responsables.
  • Generar condiciones para que los distintos actores del sistema escolar puedan desempeñar un trabajo autónomo y activo en promover trayectorias escolares positivas.
  • Fortalecer sistemas de detección oportuna de estudiantes en riesgo de exclusión escolar y apoyar a la comunidad educativa en su respectivo uso.
  • Robustecer el trabajo en red para enfrentar la multicausalidad de la exclusión escolar, tanto en tiempos de clases a distancia como presenciales.
  • Potenciar programas existentes de reinserción, reingreso y retención escolar.

Medidas a implementar

Dentro de esta lista, algunas de las principales medidas son:

  • Envío masivo de SMS a más de 11.600 apoderados de niños y jóvenes que estuvieron matriculados en 2019 y abandonaron los estudios en 2020. Se les mandará información contando que aún continúa abierto el proceso de matrícula 2020. Y los niños, niñas y jóvenes que logren matricularse tras esto, tendrán un seguimiento con el fin de asegurar que sean acogidos y tengan un apoyo adecuado en el establecimiento que los recibe.
  • Extensión del Sistema de Alerta Temprana (SAT) para todo el sistema educativo. Esta herramienta permite que los establecimientos educacionales identifiquen a los estudiantes con mayor riesgo de deserción escolar, en base a indicadores educativos (rendimiento, rezago pedagógico, promedios de asistencia de años anteriores, entre otros) y características socioeconómicas del entorno y sus familiares.
  • Generación de reportes periódicos de ausentismo, lo que permitirá a cada establecimiento educacional identificar casos de ausentismo crónico individualizado y tomar medidas de gestión oportunas, junto con talleres de capacitación de buenas prácticas para profesores y equipos directivos, los que se enfocarán en cómo comunicarse con sus estudiantes más críticos.
  • Difundir a través de redes sociales y una página web, buenas prácticas en prevención de la deserción que han sido exitosas en algunos establecimientos educacionales. Y la idea es que quienes se interesen en conocer más acerca de éstas puedan tomar contacto directo con cada colegio.