Las experiencias en torno al regreso a las clases presenciales en Latinoamérica

Poco a poco algunos países de la región están reabriendo las escuelas, siendo Uruguay el que lleva la delantera, tras cumplir más de un mes con todos sus establecimientos en pleno funcionamiento y sin mayores inconvenientes.

Las experiencias en torno al regreso a las clases en Latinoamérica
Por

El regreso a las clases presenciales ya es una realidad en algunas zonas de los países de Latinoamérica. Esto, pese a que los casos de coronavirus en la región siguen al alza, habiendo incluso ya superado en número de fallecidos a Europa, tras alcanzar los 218 mil (100 mil de estos asociados a Brasil), versus los 217 mil decesos en el viejo continente.

Sin embargo, el retorno a las escuelas en América Latina está lejos de ser masivo. De hecho, este regreso se está abordando de manera gradual, además la mayoría de los establecimientos que han vuelto a abrir sus puertas se encuentran en lugares donde existiría un cierto control de la pandemia.

Retorno gradual

Uruguay, país que ha presentado el mejor manejo de la pandemia en Latinoamérica, fue el primero en volver a las clases presenciales. Esto, de la mano de un proceso gradual que culminó el 29 de junio, fecha en la que todos los establecimientos educacionales del país ya figuraban abiertos.

“Somos el primer país de América Latina que retoma la presencialidad y lo estamos haciendo con muchísima responsabilidad, profesionalismo, compromiso y orgullo”, señalaba el 29 de junio Robert Silva, presidente del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública.

Y es que, además de ser los primeros de la región en volver a las aulas, y al menos durante el primer mes de este suceso, no se registraron casos nuevos de coronavirus asociados a establecimientos educacionales.

De esta manera, gracias a un rápido control de la pandemia y a un período previo sólido de clases online, Uruguay ha logrado transitar, desde las clases a distancia hacia la presencialidad, de forma mucho más fluida que los otros países de Latinoamérica. “A diferencia del resto de los países de la región, Uruguay tiene un buen desarrollo y uso de plataformas de aprendizajes”, afirmó a BBC Mundo Marcelo Pérez, especialista líder en educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En el caso de Argentina, la primera zona en regresar a las clases presenciales fue la provincia de San Juan, y lo hizo este lunes 10 de agosto. En total, fueron 10.470 los estudiantes de 250 establecimientos educacionales los que pudieron volver a las aulas, pertenecientes a 14 de los 19 departamentos de dicha provincia.

“Este es un paso histórico para el sistema educativo argentino. Tenemos que cuidar cada paso que estamos dando para que otras provincias con situaciones epidemiológicas similares puedan avanzar en un regreso seguro similar”, destacó el ministro de Educación de Argentina, Nicolás Trotta.

Por lo mismo, en el marco de este retorno a clases, se establecieron estrictos protocolos sanitarios, los que incluyen el uso obligatorio de mascarillas, la medición de la temperatura y la ventilación y limpieza constante de las salas de clases.

Y si bien, aún es muy pronto para realizar un balance, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac valoró la medida, tras afirmar que “es obligación del Estado generar igualdad de oportunidades y a eso estamos apuntando hoy con esa vuelta a clases en los departamentos alejados de modo voluntario”.

clases latinoamérica

En tanto, en Brasil, el país con la cifra más alta de contagios en Latinoamérica, fue el estado de Amazonas el primero en volver a las clases presenciales, específicamente durante esta semana. En este caso, fue el turno de 110 mil alumnos pertenecientes a las escuelas públicas de su capital, Manaos, que se suman a los colegios privados que reabrieron sus puertas el pasado 17 de julio.

“El protocolo que seguimos es igual al de la red privada. Adquirimos un millón de mascarillas, instalamos alfombras sanitizantes, lavamanos, jabón líquido, papel y alcohol en gel suficientes para los próximos seis meses. Colocamos dispensadores de alcohol en todas las clases”, detalló a través de un comunicado el secretario regional de Educación, Luís Fabian Barbosa.

Finalmente, en Chile, el primer paso se dio en Rapa Nui, donde a partir del 1 de julio se comenzó un regreso gradual a las aulas, el cual -hasta la fecha- ha sido calificado como positivo.

“Partimos con 243 estudiantes el primer día de clases y, hasta el día de hoy, la verdad es que todo se ha desarrollado de manera muy eficiente. No hemos tenido ninguna dificultad”, valoró Geisha Bonilla, la directora del Colegio Baeza de Rapa Nui.

Al retorno de los alumnos de Isla de Pascua, siguió el de los estudiantes de Juan Fernández y de algunas otras zonas rurales con bajos índices de contagio. Pero, esta cifra poco a poco podría irse incrementando, considerando que 30 establecimientos solicitaron su reapertura y que el Ministerio de Educación ya entregó el  plan “Paso a Paso” para el regreso a clases a aquellos colegios que se encuentran en Fase 4 (“Apertura Inicial”).

“Si es un territorio que ya está en Fase 4, se entiende por el decreto de Salud que ya se emitió, que ahí se dan las condiciones sanitarias”, afirmó el ministro de Educación, Raúl Figueroa.