Las medidas para las personas en situación de discapacidad que rendirán la Prueba de Transición

Debido a la crisis sanitaria, quienes cuenten con discapacidad física o tengan alguna necesidad educativa especial darán, en su mayoría, los exámenes en salas de un máximo de cinco personas o bien solos.

Las medidas para las personas en situación de discapacidad que rendirán la Prueba de Transición
Por › Actualizado: 20:27 hrs

Más de 268 mil jóvenes se inscribieron para rendir la Prueba de Transición 2021, siendo 2.328 de ellos personas en situación de discapacidad y/o con necesidades educativas especiales.

Según el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre) de la Universidad de Chile, esta cifra representa un incremento con respecto al año anterior, donde el número de personas que solicitó algún tipo de ajuste para dar la PSU, debido a su respectiva condición, fue de 1.424, es decir, hubo un aumento de un 39%.

Ajustes y requerimientos especiales

Cuando una persona en situación de discapacidad se inscribe para dar las pruebas de acceso a la educación superior puede solicitar ciertos ajustes y apoyos que hagan posible que las rinda en las mejores condiciones.

Dicha solicitud será evaluada por un equipo técnico interdisciplinario, el cual tendrá la tarea de definir qué tipo de ajuste sería el más apropiado para el postulante. Esto de acuerdo a la discapacidad que presente la persona, sea auditiva, física (motora), intelectual (cognitiva), psíquica o visual.

En vista de ello, se determina qué sería más conveniente, siendo algunas de las opciones: dar la Prueba de Transición (PDT) en su propio domicilio; ser recibido en la puerta del local de rendición por un examinador; contar con una prueba impresa en macrotipo, es decir, que contenga letras más grandes; disponer de un computador con sintetizador de voz, en caso de contar con discapacidad visual, entre otras.

Con respecto a las consideraciones especiales que se tendrá en esta oportunidad debido a la pandemia en relación a las personas en situación de discapacidad, la jefa del Programa de Inclusión del Demre, Alejandra Maldonado, explicó a EL DÍNAMO que un ajuste que se implementa para permitir la participación, desde hace varios años, es la sala individual y otra de un máximo de cinco personas.

“Además, dada la pandemia y las necesidades adicionales de cuidado, todas las personas con discapacidad o alguna necesidad educativa especial van a estar o en una sala individual o de a cinco personas. Y, en los casos de mayor cuidado, se tomará la prueba en el domicilio“, asegura Maldonado.

Específicamente, y según detallaron a EL DÍNAMO desde el Demre, un 62% de las personas en situación de discapacidad inscritas para rendir la Prueba de Transición en enero próximo (4 y 5 de enero, o bien el 7 y 8 de esa misma semana) lo hará en salas que contarán con un máximo de cinco personas, mientras que un 38% lo hará solo en una sala.

Por otro lado, una de las mayores solicitudes y apoyos a implementar para la rendición de la Prueba de Transición 2021 será la asistencia por parte de los examinadores, ya sea para el llenado de hoja de respuesta, manipulación del folleto, manipulación del computador u otras tareas.

En total, serán 1.300 las personas que cumplirán dichas funciones, y a ellos se sumarán -aunque en menor número- intérpretes en Lengua de Señas Chilena y facilitadores de la comunicación, con el fin de ayudar a aquellos jóvenes que tengan alguna discapacidad auditiva.

“Lo que nos interesa es propiciar las condiciones para que cada año sean más las y los jóvenes con necesidades educativas especiales los que se inscriban para dar la Prueba. Nuestro norte es que ellas y ellos tengan altas expectativas en materia educacional y acompañarlos en ese camino”, concluyó Maldonado.