Las dificultades para enfrentar el retorno a clases en modo híbrido

El paso de los cursos online hacia la semipresencialidad podría generar estrés y temores en la comunidad escolar, los que se pueden enfrentar con el acompañamiento y guía permanente a los alumnos.

Por
El aprendizaje socioemocional es clave para lograr una nueva adaptación para las comunidades escolares. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El aprendizaje socioemocional es clave para lograr una nueva adaptación para las comunidades escolares. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Durante las últimas semanas miles de colegios del país han retomado paulatinamente sus actividades presenciales, avanzando en algunos casos a las clases en modo híbrido, las que mantienen a un grupo de alumnos siguiendo los cursos de forma remota.

Este sistema impone nuevos desafíos para estudiantes y docentes, quienes deberán asumir el desafío de actualizar y modernizar sus formas de enseñanza, las que durante más de un año se centraron en los cursos online.

Angelita Nova, psicóloga y subgerente de servicios en Papinotas, plataforma de desarrollos tecnológicos para la educación, expresó que el arribo a los colegios sumado a las clases en modo híbrido son elementos que generarán estrés extra en los actores del sistema estudiantil, especialmente en los docentes, que ya vienen de todo un proceso de adaptación por las clases online.

“Cuando vuelvan las clases presenciales, van a volver niños que van a estar más irritables, más desregulados, que quizá olvidaron ciertos ritos, ciertas formas, ciertas reglas. En definitiva, va a ser tremendamente demandante poder lidiar con nuestros estudiantes a la vuelta a clases”, explicó.

La experta agregó que “tuvimos que enfrentar el impacto que tuvo el cierre de los colegios como es la pérdida de relaciones, rutinas y aprendizaje, además de problemas de deserción y ausentismo escolar. Los docentes tendrán que hacerse cargo también del impacto de la pandemia propiamente tal en la salud física y psíquica de los estudiantes, además del impacto por la crisis económica que muchos han debido enfrentar”.

Y como si esto fuese poco, Nova alertó que los profesores tendrán que enfrentar esta situación con las consecuencias que también la pandemia tuvo en su vida. “Los docentes tuvieron los mismos miedos, las mismas incertidumbres y las mismas dificultades que todos, tanto alumnos como apoderados, pero tienen que jugar este doble juego: por una parte contener, pero por otra parte también asimilar el impacto que tuvo la pandemia”, dijo.

De todas formas, la especialista señaló que la incorporación del aprendizaje social y emocional hacia los alumnos podría disminuir los efectos negativos de esta nueva adaptación, ya que los niños contarían con herramientas para establecer buenas relaciones entre los pares y mejoras en sus logros académicos, ya que se adaptan mejor a las nuevas experiencias.

La psicóloga consideró que los colegios necesitan a alguien que los vaya acompañado y los vaya guiando permanentemente, para mantener el foco, pero cambiar la ruta para conseguir los objetivos.

“Es en este punto donde los colegios requieren más ayuda, porque pese a saber lo gravitante de las emociones en todo el proceso educacional, los establecimientos están tan tomados por la cotidianeidad, por la cantidad de trabajo, que no siempre cuentan con las herramientas o metodologías necesarias para recabar esta información de manera eficiente, lo que los lleva muchas veces a tomar decisiones ‘a ciegas'”, manifestó.

La experta señaló que se debe trabajar en mejorar el clima escolar para “hacer hincapié en el aprendizaje socioemocional, acompañar y apoyar a los colegios en el trabajo que realizan frente al impacto emocional que la crisis socio-sanitaria ha generado en la comunidad”. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más Educación

Últimas noticias

Populares