Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

El polémico y gigantesco muro contra tsunamis que divide a los japoneses

Los que defienden esta construcción aseguran que ayudará a crear nuevos puestos de trabajo en las diversas zonas costeras del país, mientras que quienes lo rechazan argumentan el daño ecológico y a la industria pesquera que generará.

El polémico y gigantesco muro contra tsunamis que divide a los japoneses
Por 26 de Marzo de 2015

El gobierno de Japón está llevando adelante una polémica medida para hacer frente a un nuevo tsunami como el que afectó al país en marzo de 2011 y que destruyó la planta nuclear de Fukushima y dejó un saldo 19.000 muertos.

Se trata de una muralla de 12,5 metros de alto y una extensión de 400 kilómetros y que tiene un costo de 6.800 millones de dólares.

Pero esta iniciativa divide al país entre partidarios y detractores. Los que defienden esta construcción aseguran que ayudará a crear nuevos puestos de trabajo en las diversas zonas costeras del país, mientras que quienes lo rechazan argumentan el daño ecológico y a la industria pesquera que generará.

Esta división también se replica a nivel de expertos, ya que si bien pude reducir la potencia de un maremoto, y por ende el daño causado, existe el temor de que se genere una falsa confianza en la población.

“Hay una fe exagerada en la tecnología como solución, pese a que todo lo que hemos aprendido nos muestra que el conocimiento y la intuición de la propia gente es lo que hace la diferencia y, la tecnología, de hecho, nos hace un poco más vulnerables”, dijo Margareta Wahlstrom, directora de la Oficina de la ONU para la Reducción de Riesgos en Desastres.

En tanto, la detractora más emblemática de esta iniciativa es Akie Abe, esposa del primer ministro, Shinzo Abe, el principal promotor de la muralla contra tsunamis, defiende la postura de Wahlstrom, junto con criticar el alto costo de la mantención de esta mega construcción.

Comenta