Dos viceministros del Interior de Perú renunciaron por cambios en la Policía

Carlos Enrique León y Nicolás Zevallos dejaron el cargo al considerar que el gobierno esta tomando decisiones que afectarían la confianza y la labor de la institución.

Por
El mandatario busca impulsar nuevas medidas en materia de seguridad. PRESIDENCIA DEL PERÚ
El mandatario busca impulsar nuevas medidas en materia de seguridad. PRESIDENCIA DEL PERÚ
Compartir

El recién instalado gobierno de Pedro Castillo en Perú sigue enfrentando dificultades ya que durante este sábado se confirmó la renuncia de dos viceministros de Interior, que cuestionaron algunos cambios que afectarían a la Policía local.

Carlos Enrique León Romero, viceministro de Orden Interno, decidió abandonar el puesto que ocupa desde noviembre de 2019, apuntando a “decisiones que afectarían seriamente la confianza de la ciudadanía”.

Según lo publicado por Gestión, la ex autoridad criticó intento de nombrar a la cabeza de la Dirección General de Gobierno Interior, dependiente del área de Orden Interno, a Grover Mamani Condori.

León Romero consideró que la nominación, empujada por el ministro Juan Carrasco, “no cumplía con el perfil requerido para el cargo”. “Razón por la cual me niego a aceptar y ser partícipe de dicho nombramiento ilegal que va en contra de mis principios con el riesgo de una denuncia penal”, señaló el ex viceministro.

A esta salida se sumó la del titular de Seguridad Pública, Nicolás Zevallos Trigoso, quien en su carta de salida expresó que “hemos tomado conocimiento de decisiones que no garantizan las condiciones necesarias para continuar y sostener la labor de fortalecimiento y modernización de nuestra Policía Nacional del Perú, así como de generación de confianza de la ciudadanía en el sector interior”.

La salida de los dos viceministros ocurre en días en los que Castillo y sus colaboradores buscan aplicar sus primeras medidas, especialmente en materia de seguridad. Una de las propuestas del líder de izquierda es el fortalecimiento de las llamadas “rondas campesinas”, con las que se buscan controlar los delitos. 

En esta nota