Secciones El Dínamo

Especiales ElDínamo.cl

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

24 de Enero de 2023

El ineficiente gasto público

Es cierto que el gasto público en Chile es mucho más eficiente que en nuestros países vecinos, como bien dicen algunos informes internacionales, pero es claro que eso no significa mucho. ¿Cómo puede decirse eficiente un país que otorga más recursos a los ricos que a los pobres?

Por Bastián Romero
Lo preocupante, es que dentro de ese 0,9% del PIB de filtraciones en Chile, la mayoría corresponde a malgasto en programas sociales, y los pésimos resultados de las evaluaciones de programas sociales que realiza la Dirección de Presupuestos (DIPRES) confirman esto. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir
Bastián Romero

Bastián Romero es Economista e investigador de la Fundación para el Progreso

En tiempos de recesión y alta inflación, los hogares de ingresos bajos son los que más se ven afectados debido a que tienen una capacidad de ahorro reducida. Para estos hogares es más difícil lidiar con sorpresas financieras, como que despidan a uno de los miembros del hogar—algo común en recesiones. Las ayudas estatales, como las transferencias directas y algunos programas sociales, podrían servir de ayuda para suplir esa falta de ingresos en los hogares que más lo necesitan. Sin embargo, a pesar de lo que indican algunos informes internacionales, el Estado de Chile es ineficiente, ya que gasta más recursos en programas mal evaluados que en los bien evaluados y transfiere más dinero a los hogares de mayores ingresos que a los de menores ingresos.

El informe Eficiencia del gasto público. Medición y propuestas de mejora (2020) del Instituto de Estudios Económicos (IEE) indica que, la eficiencia del gasto público en Chile es excelente, ubicándola por sobre la media de la OECD, la Unión Europa y varios países desarrollados. Sin embargo, ninguno de los 4 factores que este informe usa para fabricar su medición de eficiencia se enfoca en el malgasto de recursos. En su lugar, éstos se enfocan en aspectos como las percepciones de las personas sobre la calidad de los servicios públicos, participación online del Estado, cohesión social, capacidad de recaudación del gobierno, entre otros.

Por otra parte, el informe Mejor gasto para mejores vidas (2018) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también destaca la eficiencia del gasto público chileno en comparación al resto de los países de América Latina y el Caribe. Específicamente, las filtraciones en Chile, entendidas como «la parte de los fondos de un programa de protección social que no llega a los pobres o beneficiarios que no son pobres», son relativamente bajas (0,9% del PIB) comparadas con el promedio de la región (1,7% del PIB). Esto se debe, principalmente, a que en el 2015—año del cual provienen los datos del estudio—, Chile tuvo filtraciones nulas en subsidios a la energía, mientras que, para la mayoría de los países de la región, las filtraciones atribuidas a estos subsidios son altas.

Lo preocupante, es que dentro de ese 0,9% del PIB de filtraciones en Chile, la mayoría corresponde a malgasto en programas sociales, y los pésimos resultados de las evaluaciones de programas sociales que realiza la Dirección de Presupuestos (DIPRES) confirman esto. Durante los últimos 5 años (2018-2022) la DIPRES ha publicado 63 evaluaciones de este tipo, de las cuales el 60% (38 programas) tiene un desempeño bajo o malo, el 34% (21 programas) tiene desempeño medio, y solo el 6% (4 programas) tiene un desempeño bueno. A esos 38 programas con desempeño bajo o malo se han destinado $2.760.022.576.000 pesos (o US$3.165 millones—aprox. 1,15% del PIB).

Aún más decepcionante, sin embargo, es el informe Income support for working-age individuals and their families (diciembre 2022) de la OECD, cuyo estudio sobre las transferencias monetarias del gobierno hacia los individuos de 18 a 65 años muestra que, el gobierno de Chile otorga un 28% del promedio de las transferencias monetarias a los hogares del quinto quintil y, solo un 18% de éstas a los del primer quintil.

Es cierto que el gasto público en Chile es mucho más eficiente que en nuestros países vecinos, como bien dicen algunos informes internacionales, pero es claro que eso no significa mucho. ¿Cómo puede decirse eficiente un país que otorga más recursos a los ricos que a los pobres?

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Opinión