Día Mundial sin Tabaco: cuidado pulmonar en tiempos de COVID

Con la irrupción del COVID-19, se ha evidenciado que los pacientes fumadores tienen gran probabilidad de sufrir complicaciones respiratorias, ya que sus pulmones no están en óptimas condiciones. Por ello, el mejor momento para renunciar a este hábito es hoy; tomemos conciencia de esto y tomemos una actitud de autocuidado con nuestra salud pulmonar.

Compartir

Señor director:

El 31 de mayo se conmemora el Día Mundial sin Tabaco; una fecha cada vez más reconocida debido a la concientización de los efectos nocivos y letales que puede provocar el consumo de tabaco y la exposición pasiva al humo de esta sustancia.

Si bien conocemos lo dañino que puede resultar el consumo de esta sustancia, es difícil dejar este hábito, pero en tiempos de COVID-19 resulta imperativo -al menos- intentarlo.

Fumar incrementa el ritmo del corazón y la presión arterial, aumentando el riesgo de padecer una enfermedad coronaria; además, puede causar enfermedades respiratorias que se pueden presentar a corto y/o largo plazo. El consumo de tabaco suele causar estrechamiento de los bronquios y destrucción de los alvéolos pulmonares; muchos fumadores padecen de bronquitis crónica y a la vez de un enfisema pulmonar, todos estos síntomas pueden causar graves enfermedades del sistema respiratorio, siendo la más grave la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC.

Con la irrupción del COVID-19, se ha evidenciado que los pacientes fumadores tienen gran probabilidad de sufrir complicaciones respiratorias, ya que sus pulmones no están en óptimas condiciones y el virus podría resultar letal.

Y si esto no fuera poco, el tabaco y el consumo de estos productos es la principal causa de los casos de cáncer al pulmón. A través de los años se ha demostrado que además se pueden desarrollar tumores en la zona de la laringe, faringe, boca, esófago, vejiga, riñón y páncreas, entre otras estructuras de nuestro cuerpo.

El mejor momento para renunciar a este hábito es hoy; tomemos conciencia de esto y tomemos una actitud de autocuidado con nuestra salud pulmonar.

Francesca Vásquez

Kinesióloga