Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

País

El "proceso de control de cuadros" que divide en dos a las Juventudes Comunistas

Cerca de cinco militantes de las juventudes del PC fueron acusados de intentar levantar una dirección paralela a la de Karol Cariola. Este sábado podría decidirse su futuro. Camila Vallejo ha tomado distancia.

El "proceso de control de cuadros" que divide en dos a las Juventudes Comunistas
Por 22 de Enero de 2014

Desde fines del año pasado que las cosas en las JJ CC no andan bien. En ese entonces se inició un proceso de control de cuadros en la juventud del PC, en contra de más de cinco de sus militantes acusados de intentar levantar una dirección paralela a la ya existente, y que tiene en su cumbre a la diputada electa Karol Cariola.

Según explican en la Jota, los acusados habrían buscado acercamientos con grupos fuera de la Nueva Mayoría, como el Frente de Estudiantes Libertarios, boicoteando así la política de alianzas de la tienda de Guillermo Teillier, que desde el 2013 forma parte de la Nueva Mayoría y está a punto de ingresar al nuevo gobierno de Michelle Bachelet.

Algunos de los que están siendo fiscalizados son: Diego Polanco, magíster en Economía de la Universidad de Chile -y quien estuvo encargado de un diplomado en gestión pública que el año pasado siguieron varios jotosos en la Universidad ARCIS-, Claudio Aguayo, ex dirigente de la UMCE que trabaja en la Municipalidad de Recoleta, y Felipe Caroca, dirigente de la juventud en la Facultad de Economía de la Universidad de Chile.

El proceso está a cargo de Susana Zuñiga, encargada de cuadros de las JJCC, quien junto a Paz Carmona -hija del diputado Lautaro Carmona-, y Luis Lobos, han entrevistado a más de 20 personas buscando aclarar lo sucedido con este grupo de militantes.

Varios dirigentes de las Juventudes Comunistas aseguran que esta situación ha dividido en dos a la organización, elevando los niveles de tensión y sacando chispas en cada discusión que se genera. Es habitual que a través de redes sociales las dos posturas se enfrenten. Un ejemplo de eso fue cuando finalizaba la campaña presidencial de Michelle Bachelet y, en Temuco, la madre del comunero mapuche Matías Catrileo -asesinado por la policía- funó en un acto a la candidata. En ese momento un grupo de dirigentes de la Jota la increpó en un confuso incidente donde ella resultó golpeada y con un diente menos.

En Santiago los militantes cuestionados pusieron el grito en el cielo y estamparon sendas declaraciones condenando el hecho en sus cuentas de Facebook y Twitter. Incluso, la ex presidenta de la FECh, Camila Vallejo, salió a decir publicamente que ese tipo de situaciones eran inaceptables.

Camila es vista al interior de la Jota como una “jugadora solitaria”, que no se encasilla en ningún grupo ni tendencia en particular, aunque sus amistades están más cerca del grupo cuestionado que de la directiva. “La Camila no es cercana a nadie, no le gustan los lotes”, señala un importante miembro de la JJCC, quien afirma también que Vallejo es más “díscola” que otros dirigentes, y que no siempre está de acuerdo con la postura del PC.

Al contrario, la también diputada electa, Karol Cariola, se cuadra  con la postura del partido y “juega siempre por su propio club deportivo, haciendo lo que tiene que hacer”, según confidencia un militante. Consultada por El Dínamo, Cariola en un principio negó esta situación, asegurando no saber lo que se le preguntaba, aunque luego señaló que “es algo habitual y que se hace varias veces durante el año”.

El proceso de control de cuadros es un llamado al orden que hace una instancia partidaria, y que puede desembocar en la expulsión de la organización de los militantes cuestionados.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día