Adaptación a corto plazo: cómo será el mercado inmobiliario post-pandemia

La integración de tecnologías innovadoras en los procesos y las nuevas preferencias de compraventa de inmuebles, marcarán la industria en los próximos meses, tanto en Chile como en el extranjero.

Por
Adaptación a corto plazo: cómo será el mercado inmobiliario post-pandemia
Compartir

El mercado inmobiliario es una de las áreas productivas más importantes de la economía chilena, por consiguiente, cuando ocurren cambios significativos como la crisis sanitaria que vivimos actualmente por el coronavirus, es una de las que más rápido se resiente.

La pandemia obligó a las empresas a detener sus obras y buscar nuevas maneras de seguir con la venta de sus proyectos, de manera online. A su vez, las personas cambiaron sus hábitos de consumo y preferencias habitacionales, según explica Enzo Langer, asesor del mercado inmobiliario, quien menciona distintas tendencias tanto en lo laboral como en la vida familiar.

Muchas inmobiliarias tuvieron que reinventarse y pensar en nuevas estrategias de marketing en un mercado que se congeló tanto por los confinamientos como por la incertidumbre económica. Esto abrió la puerta a la incorporación de nuevas tecnologías, pero también a nuevos modelos dentro de esta área productiva, que podrían mantenerse a pesar de un eventual término de la pandemia.

Abrazar la tecnología

Una de las primeras consecuencias de esta nueva etapa en el mercado inmobiliario fue la adopción de tecnologías para mantener el contacto con los clientes. Con tours virtuales y asesoría online, las empresas buscan mantenerse, entendiendo que, según cifras de la Cámara de la Construcción de Chile, las ventas en los últimos meses disminuyeron hasta en un 60 %.

“Es un fenómeno lógico por el contexto extremo. Lo común en el rubro eran las visitas a las salas de venta, las que generaban rápidamente los cierres de negocio. Todo eso debió cambiar hacia lo digital, y hay que reconocer que no estábamos preparados”, enfatiza el experto Enzo Langer.

Esta crisis podría compararse con la ocurrida en el año 2008, cuando se produjo una burbuja inmobiliaria que terminó con la baja del valor de las propiedades. Eso sí, expertos aseguran que esa disminución de precios no se ve hoy, ya que la plusvalía de los terrenos, especialmente en la Región Metropolitana, ha ido aumentando incluso durante el confinamiento.

Vivir en la periferia

Uno de los fenómenos que se está registrando en Chile y a nivel mundial es la búsqueda de proyectos fuera del centro urbano, donde actualmente están los focos de contagios del coronavirus. En los últimos meses, ha crecido el interés por adquirir propiedades en el sur del país, como Puerto Varas y Valdivia. En el norte, las más apetecidas son Coquimbo, La Serena y Arica.

Sin ir más lejos, en los últimos meses algunas empresas incluso aumentaron las ventas entre un 20% y un 40 % en lugares cerca de la cordillera, el mar o el campo.El teletrabajo y el menor costo de estas viviendas son los principales atractivos para familias que buscan salir de las ciudades.

“El coronavirus transmutó la vida familiar. Le dio mucho más relevancia a los espacios con aire libre, lejos del ruido de las grandes ciudades. Esto, adicional a la preocupación por no contagiarse de COVID─19, hizo que los clientes se replantearan sus prioridades a la hora de buscar el inmueble que necesitaban”, comenta Enzo Langer.

¿Pero quienes buscan estas propiedades? Según el experto, serían mayoritariamente personas adultas mayores que quieren vivir por temporadas en regiones o buscando una mayor tranquilidad o un mejor clima. Al mismo tiempo,  matrimonios jóvenes profesionales de entre 30 y 40 años también están buscando salir de los centros urbanos.

Esto se explica porque específicamente en el sur del país se están generando polos tecnológicos interesantes que atraen a estos profesionales y a sus hijos para vivir en estas regiones. “El mercado inmobiliario tendrá que seguir adaptándose a estos cambios en los flujos de consumo provocados por la pandemia. Abrazar las nuevas tecnologías y desarrollar proyectos fuera del radio urbano será tal vez el nuevo panorama para la industria, que en décadas y crisis anteriores, logró salir adelante a pesar de los problemas”, concluye Enzo Langer.