Detención en Lo Espejo: víctimas pasan a ser imputados y quedan en prisión preventiva

Tres hermanos fueron formalizados esta jornada por el homicidio de Christopher Araneda, quien intentó robar minutos antes una camioneta de su taller mecánico.

Por
El 10° Juzgado de Garantía de Santiago decretó 120 días para investigar las circunstancias que derivaron en la muerte del asaltante.
El 10° Juzgado de Garantía de Santiago decretó 120 días para investigar las circunstancias que derivaron en la muerte del asaltante.
Compartir

El 10° Juzgado de Garantía de Santiago decretó la prisión preventiva contra los tres hermanos que participaron en la detención de Christopher Araneda, de 31 años y con antecedentes penales, quien murió producto de los golpes recibidos tras intentar robar una camioneta en la comuna de Lo Espejo.

El hecho se produjo la tarde de ayer cuando tres desconocidos llegaron hasta un taller mecánico con la intención de sustraer un vehículo, pero fueron sorprendidos por el dueño del lugar.

Producto de esta situación, el comisario Cristián Tur, de la Brigada de Homicidios Metropolitana de la PDI, relató que los ladrones “huyen en un automóvil, siendo perseguidos en otro vehículo por estas personas y poco más adelante los colisionan, ocasión que los individuos escapan a pie, logrando los hermanos dar alcance a la víctima, a quien agreden con elemento contundente y golpes de pies”.

Finalmente, la persona que intentó cometer el robo murió en dicha detención frente al Terminal Pesquero, producto de los golpes.

Los tres hermanos fueron detenidos y trasladados hasta un cuartel policial por su responsabilidad en la muerte de Araneda.

El padre de los tres hermanos, de 34, 30 y 22 años, aseguró que la intención de sus hijos nunca fue matar al hombre que les quiso robar, sino darle alcance. Eso sí, dijo estar “asqueado” con la delincuencia que se vive en la zona.

“Es lamentable lo que está pasando. Somos víctimas de un delincuente que nos quiso robar una camioneta. Los ‘gallos’ arrancaron, mis hijos lo siguieron y luego nos avisaron que tenían retenido a uno, ya le habían pegado otros y luego llegaron mis hijos, y, seguramente, le habrán pegado. La intención no fue matarlo”, señaló el padre de los detenidos.

Finalmente, el tribunal decretó 120 días de plazo para la investigación de este delito en la que tres hermanos, sin antecedentes penales, pasaron de ser víctimas a imputados. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más País

Últimas noticias

Populares

Recomendados