Reajuste del sector público contra el tiempo: la última pelea legislativa del año

Por primera vez desde 2006 -fecha en donde se inician los registros oficiales- el proyecto que aumenta remuneraciones para los funcionarios públicos sigue en tramitación cuando quedan dos días para que termine el año.

Por
Funcionarios protestan frente al Congreso por el reajuste al sector público - Foto: Agencia Uno
Funcionarios protestan frente al Congreso por el reajuste al sector público - Foto: Agencia Uno
Compartir

A las 10:00 horas de este martes 29 de diciembre, la Cámara de Diputados comenzará a debatir en tercer trámite legislativo para su total despacho el reajuste de remuneraciones a los trabajadores del sector público, la última gran discusión legislativa del año calendario entre el Congreso y el Gobierno.

El reajuste al sector público para el año 2021 se discute contra el tiempo ya que recién el 16 de diciembre el proyecto fue ingresado tras una fallida negociación con la Mesa del Sector Público, desacuerdo que provocó un retraso en la tramitación del proyecto que sería zanjado por los parlamentarios este martes para que sea finalmente Ley de la República antes de Año Nuevo.

Por primera vez en 14 años, el reajuste en las remuneraciones está al filo del término del año ya que -según los registros disponibles en el Congreso desde 2006- la promulgación más tardía a la fecha del aumento de los sueldos para los funcionarios públicos fue el 17 de diciembre de 2010.

Proyecto original

Ingresado con discusión inmediata, el reajuste para el sector público propuesto por el Gobierno establecía un incremento de los salarios de forma diferenciada. En esa línea, al presentar el proyecto, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, indicó que este reajuste no regirá para las más altas autoridades del Estado, los altos cargos del Poder Judicial y del Congreso.

La iniciativa indicaba que los trabajadores con rentas de hasta $1.500.000 recibirían un reajuste de un 2,7% (cifra correspondiente al IPC acumulado a noviembre), con un bono especial de hasta $45 mil mensuales para rentas de hasta $545 mil en jornada completa.

Los funcionarios con remuneraciones por sobre los $1.500.000, en tanto, sólo tendrían un incremento de un 0,8%, reajuste que según Briones “empatiza con el 1.8 millones de compatriotas que han perdido su trabajo, que se encuentran suspendidos de sus relaciones laborales, o que han visto reducida su remuneración”.

Además, se establecían los siguientes beneficios anexos:

  • Aguinaldo Navidad de $59.436 para remuneraciones líquidas de hasta $794.149 y de $31.440 para rentas líquidas superiores $794.149 y hasta $2.629.807 bruto.
  • Aguinaldo Fiestas Patrias de $76.528 para remuneraciones líquidas de hasta $794.149 y de $53.124 para rentas líquidas superiores $794.149 y hasta $2.629.807 bruto.
  • Bono Escolaridad de $74.426 para remuneraciones brutas hasta $2.629.807, pagado en 2 cuotas iguales de $37.213 cada una.
  • Bono Vacaciones de $62.817 para trabajadores cuya remuneración líquida sea igual o inferior a $794.149; y de $43.814 para remuneraciones bruta de hasta $1.500.000.

Críticas y primer revés legislativo

Previo a la presentación de la iniciativa, el reajuste había sido discutida entre el Ejecutivo y representantes de los funcionarios del sector público, mesa de trabajo que no llegó a acuerdos.

“La oferta del Gobierno pretende que los trabajadores asumamos todo el costo de la crisis”, señaló Patricia Valderas, presidenta de la Confederación Nacional de los Trabajadores de la Salud (Fenats), una de las participante de las negociaciones, quien adelantó que los trabajadores públicos se reunieron con parlamentarios de oposición y de Gobierno para rechazar la propuesta original.

Así, a un día de haber ingresado al Congreso, la Cámara de Diputados rechazó la idea de legislar el proyecto de reajuste con 45 votos a favor y 60 votos en contra, con los parlamentarios argumentando que los efectos económicos de la pandemia del coronavirus “no los pueden pagar los trabajadores del sector público”.

Insistencia y cambios

Producto del rechazo por parte de los diputados a discutir el proyecto de ley, el Gobierno tuvo que acudir al Senado para solicitar una “insistencia”, figura legal que permite habilitar nuevamente un proyecto para que continúe con su primer trámite legislativo sin tener que ser reingresado.

Con la aprobación de la petición del Ejecutivo, el reajuste para el sector público volvió a la Cámara de Diputados con un solo cambio: se incorporó un bono de $200 mil no imponible para los trabajadores de la salud. La modificación no fue suficiente para los parlamentarios, quienes aumentaron los sueldos de corte para acceder a beneficios.

De esta forma, los diputados acordaron que el aumento será de 2,7% para remuneraciones de hasta $2 millones; dejando el reajuste en 0,8% para quienes los trabajadores del sector público que reciban un sueldo superior a esa cifra.

También se incorporó un bono de término de conflicto para los funcionarios públicos que se pagará, a más tardar, en enero de 2021, según la remuneración líquida:

  • Igual o inferior a $721.187: bono de $97.657
  • Mayor a$721.187: bono de $48301

Asimismo, se incorporó una bonificación extraordinaria para enfermeras, matronas, enfermeras-matronas y otros profesionales de colaboración médica que se desempeñan en puestos de trabajo que requieren atención las 24 horas del día en sistemas de turnos rotativos. En la misma línea, se establece una asignación especial para profesionales del Servicio Médico Legal, cambios que deberán ser hoy ratificados por la Cámara de Diputados para que el reajuste se convierta en ley y pueda ser aplicado en la remuneración de fin de mes.

Más Política

Últimas noticias

Populares

Recomendados