Jorge Arancibia: “Yo no he tenido nada que ver con violaciones a DD.HH.”

El ex comandante en jefe de la Armada no descartó acudir a acciones legales si no se le permite realizar sus actividades en la Comisión de DDHH.

Por
"El trato que he recibido no es el que corresponde, es indigno, no lo acepto", insistió. AGENCIA UNO
"El trato que he recibido no es el que corresponde, es indigno, no lo acepto", insistió. AGENCIA UNO
Compartir

El convencional Jorge Arancibia llegó al ex Congreso, tras aprobarse veto político que lo dejaría fuera de las audiencias públicas de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional.

Arancibia ingresó a la sede legislativa, en medio de vítores y consignas de un grupo de adherentes que se acercó a manifestarle su apoyo.

“Yo voy a expresar hoy día en la Comisión parte de los sentimientos que tengo porque no he sido tratado como yo esperaba”, manifestó a su llegada el ex edecán del dictador Augusto Pinochet.

El constituyente manifestó su rechazo al voto político que busca anular su presencia en las audiencias donde participarán organizaciones que han sido víctimas de violaciones a los Derechos Humanos, algunas durante la dictadura cívico militar.

El ex almirante reiteró que “yo no he tenido nada que ver con el tema de las violaciones a los derechos humanos” y aseguró que cumplirá con las funciones que le corresponden dentro de la CC.

“Yo llegue con una actitud y un espíritu de colaboración para entregar lo mejor de mi y hacer un país grande, fuerte, convocante, democrático y unido, y me he enfrentando con una actitud sectorista y excluyente y eso no es aceptable por el bien de Chile”, sostuvo Jorge Arancibia.

“El trato que he recibido no es el que corresponde, es indigno, no lo acepto”, insistió.

Aunque para Arancibia “el voto político no tiene ningún sentido, no existe, es una acción política”, aseguró que entregará una carta a la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncon, para que se debata su situación en el pleno.

El ex comandante no descartó acudir a acciones legales si no se le permite realizar sus actividades.

“Yo espero que no, si la cosas toman el rumbo que corresponden y entramos en un proceso de racionalidad democrática y de respetarnos unos a otros, no debiera ser necesario recurrir a esas instancias”, sentenció.