Los tres medicamentos esperanzadores en la lucha contra el coronavirus

Remdesivir, dexametasona y avifavir están siendo investigados de forma experimental por diversos gobiernos para tratar a los pacientes más graves.

Los tres medicamentos esperanzadores en la lucha contra el coronavirus
Por

La lucha contra la pandemia del coronavirus ha estado acompañada por una carrera contra el tiempo por una vacuna o tratamiento eficaz que genere inmunidad contra la infección, encontrando una posible meta en tres medicamentos experimentales que están siendo impulsados por diversos gobiernos en el mundo.

Los especialistas han probado diversos medicamentos para, al menos, bajar la posibilidad de muerte de aquellos pacientes que están pasando por una situación grave.

Uno de estos fármacos es el remdesivir, un antiviral que fue recomendado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y que tuvo resultados positivos en su aplicación a los enfermos mayores de 12 años que requieran oxigenación.

“Se ha utilizado históricamente contra el ébola y en el caso del COVID-19 actúa atacando una enzima que el virus necesita para replicarse dentro de nuestras células. Los resultados iniciales de pruebas clínicas indican que si bien puede reducir el período de recuperación de la infección por unos cuatro días, todavía no existe evidencia que podría salvar más vidas”, indicó Jorge García Espinosa, químico farmacéutico de la Universidad Católica y director técnico del laboratorio Gedeon Richter Chile.

Uno de los grandes problemas de este fármaco es su alto precio (más de 300 dólares por dosis) y el virtual acaparamiento que hizo el gobierno de Estados Unidos de sus primeras unidades disponibles.

Otro de los medicamentos usados para enfrentar el coronavirus es el avifavir, remedio impulsado por Rusia, que fue elaborado en un trabajo público-privado y que utiliza como base el producto japonés “favipiravir”.

“Su mecanismo de acción consiste en inhibir la enzima RNA polimerasa en forma selectiva, esencial para la replicación del SARS-CoV-2. Su mayor uso es para gripes que no son estacionales y solo se conoce su prohibición en pacientes embarazadas por posible daño al feto”, explicó García.

El tercer fármaco disponible es la dexametasona, cuyo uso fue descubierto e impulsado por el Reino Unido. Se trata de un esteroide de bajo costo, el que desde hace más de medio siglo es ocupado para tratar distintas enfermedades.

“Este antiinflamatorio actúa amortiguando el sistema inmunitario y hasta ahora es el único medicamento que reduce la mortalidad ante el coronavirus“, precisó el especialista de Gedeon Richter Chile.

En nuestro país, este medicamento ha aparecido para el uso oftalmológico y endovenoso, además de otros productos que también la contienen, pero en forma de asociación farmacéutica.