Obama sigue su cruzada contra el abismo fiscal: recortes debilitarán economía y poder militar de EE.UU

A tres días de las puesta en marcha de las reducciones automáticas del gasto público, el mandatario norteamericano subrayó que "cuanto más se prolonguen esos recortes, mayor será el daño". Los republicanos apuestan por mantener los recortes pero dando más flexibilidad al Gobierno.

Por
Obama sigue su cruzada contra el abismo fiscal: recortes debilitarán economía y poder militar de EE.UU
Compartir

El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó este martes que los recortes del gasto público que entrarán en vigor a partir del viernes si el Congreso no lo evita debilitarán la recuperación económica del país y su capacidad militar.

“Cuanto más se prolonguen esos recortes, mayor será el daño”, alertó Obama durante una visita a un centro naval de Newport News (Virginia) que provee de buques y submarinos a la Armada estadounidense.

El Departamento de Defensa será uno de los más afectados si se aplican los recortes, valorados en más de 85.000 millones de dólares, y en el estado de Virginia, muy dependiente de la industria militar, se pueden perder “cientos de miles de empleos”, según subrayó hoy el presidente.

Según las previsiones de la Casa Blanca, si las reducciones se aplican unos 90.000 funcionarios civiles del Departamento de Defensa en Virginia verán reducidos sus salarios y tendrán que tomarse excedencias obligatorias.

Además, se tendrá que cancelar el mantenimiento de 11 buques en la base naval de Norfolk, una de las más grandes del mundo, y habrá retrasos en varios proyectos, de acuerdo con la Casa Blanca.

Obama instó este lunes a los gobernadores a que ayuden a presionar para que el Congreso se comprometa a lograr un acuerdo que evite los drásticos recortes.

Por una decisión del Congreso en 2011, si no hay un acuerdo de largo alcance sobre la reducción del déficit, el 1 de marzo entrarán en vigor esas reducciones automáticas del gasto público.

Los recortes, que ascienden a 1,2 billones de dólares durante los próximos 10 años, provocarían una reducción indiscriminada del presupuesto de toda la burocracia federal, excepto para algunos programas obligatorios para gente pobre, como el Medicaid, que ofrece asistencia médica, y los cupones de alimentos.

Tras un breve receso, el Congreso retomó ayer sus actividades, aunque las propuestas de demócratas y republicanos para evitar los recortes presupuestarios siguen muy distantes.

Los republicanos elaboran un plan que dejaría en pie los recortes pero daría al Gobierno más flexibilidad para decidir cómo y dónde aplicarlos.

Mientras, los demócratas plantean realizar recortes en algunos programas sociales en combinación con una reforma fiscal para aumentar los impuestos a los ciudadanos más ricos, algo a lo que se oponen los republicanos. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Mundo

Últimas noticias

Populares