La semana de la diversidad

Por Sergio España Ramírez Socio Subjetiva
La semana de la diversidad
Compartir

Concentrar intensamente el foco en un hecho, conlleva siempre el riesgo de perder la visión periférica y no poder ver el entorno donde éste ocurre. Es el riesgo del periodismo.

9 octubre

La Tercera informa que el 24 de septiembre una alumna de Trabajo Social de la Universidad de Chile fue agredida y conminada por algunos compañeros a retirarse de la sala. 

Ella ya había sido agredida meses antes en el Campus Gómez Millas. 

Las voces de alerta han saltado. Enhorabuena. Pero más allá de la condena, ¿alguna acción concreta? Necesitamos ver lo que sucede en las universidades ¿Sólo allí?  

6 de octubre

Vecinos de Maipú agreden una pareja lésbica que vive con sus hijos. “Aquí viven lesbianas”, rayaron en el portón de la vivienda.  En 1990 un 43% de los entrevistados declaraba que no le gustaría tener vecinos homosexuales. Hoy la cifra ha bajado a uno de cada 4 entrevistados (Mori, Encuesta Mundial de Valores). Sin embargo, solo un 44% está de acuerdo con que las parejas homosexuales deberían tener derecho a adoptar niños (Encuesta Bicentenario UC 2018)

8 octubre

Los vecinos del Parque Araucano no quieren al Metro en ese lugar. Una vocera argumenta que pueden llegar de delincuentes. Al día siguiente otra diría que la frase fue producto de la falta de preparación ante los medios. Vecinos de Maipú se opusieron hace un tiempo a proyectos de viviendas sociales; los de Peñalolén hicieron lo propio antes.

10 de octubre

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, encabeza un operativo de la PDI fiscalizar a extranjeros en la Plaza de Armas. No en cualquier barrio o comuna, sino donde se concentran los más pobres. Un 42%  de los chilenos declara no haber conversado nunca o casi nunca con algún inmigrante, mientras que un tres de cada cuatro considera excesiva la cantidad de inmigrantes en el país (Encuesta Bicentenario UC 2018).

¿Por qué los estudiantes de la Universidad de Chile habrían de actuar distinto que sus padres o abuelos?
No hay minimizar este acto que atenta contra esencia de una Universidad, más aún de la Universidad de Chile. Pero es la gran oportunidad para concordar una mirada más integral que permita hacerse cargo de este freno para nuestro desarrollo social. 

Hemos circunscrito el concepto de diversidad al plano de las minorías sexuales y escondemos debajo de la alfombra nuestra alergia a una diversidad más amplia; no le asignamos valor, la vemos como un riesgo. 

9 de octubre

Ranking de Competitividad Mundial WF reitera una de nuestras falencias crónicas: la falta de innovación. Es muy difícil avanzar en ella en empresas que no se nutren de la diversidad social, cultural, sexual. Ella es la que permite mirar de un modo diferente lo que estamos viendo de la misma manera, los mismos de siempre, desde hace mucho tiempo

Avanzamos en “la tolerancia de la diversidad”, pero es la integración la verdadera clave que hace más potentes las sociedades. La introducción de diversidad en las sociedades, en las empresas, en los barrios, en los colegios siempre va a generar algún grado de tensión; lo relevante es administrar esa tensión para que sea un motor de innovación, de nuevas perspectivas, de creación de valor social, económico y cultural.

En esta nota