A 10 años del gran terremoto: lecciones de los grandes desastres en Chile

Por Carlos Aguirre Director de la Escuela de Construcción Universidad de Las Américas.
A 10 años del gran terremoto: lecciones de los grandes desastres en Chile
Compartir

Sin duda somos un país distinto, somos los únicos en el mundo donde el título de esta columna no causa la alarma generalizada y el mismo donde estamos acostumbrados a sismos de bajo 5 grados en la escala de magnitud local o escala de Richter.

También contamos con un estándar de construcción que se basa en normas de construcción en baja y gran altura, de construcción de infraestructura y asimismo equipos profesionales y técnicos con una formación en sismo resistencia de estructuras, importante.

Sin embargo, esta columna no es para vanagloriar e indicar lo bien preparado que esta la construcción en este momento, sino todo lo contrario, la necesidad de contar con ciudades, poblaciones y estructuras sociales que deben tener memoria de los hechos, planes de contingencia y una comprensión básica de los riesgos naturales a los cuales están expuestos.

En esa línea, tenemos mucho que avanzar, sobretodo en la discusión pública de planes reguladores, particular con la aceptación ciudadana de zonas de riesgo. Este punto es relevante no solo para la discusión sobre cuál de las zonas es o no una zona libre de edificaciones por riesgo natural, si no como identificar las zonas y espacios que tiene memoria de eventos.

Ha resultado muy importante en el aumento de la construcción y venta de viviendas en algunas zonas costeras, como también la incapacidad de desarrollar elementos de gestión de suelos urbanos y rurales en zonas de riesgo.

Quizás una de las propuestas más relevantes es entender como es el territorio es riesgoso y como debemos convivir con ellos. Eso implica contar con políticas de gestión urbana y desarrollo de planes de gestión, incluyendo minimización de riesgos, en cada zona del país. Esto tiene una influencia muy clara en la concepción del espacio humano, urbano y social. 

En esta nota