FMI advierte sobre los efectos de los retiros de fondos de pensiones en Chile

Si bien las medidas amortiguaron parte de las adversidades pandémicas, es previsible que los cuantiosos retiros de los fondos debiliten el sistema, erosionando los beneficios futuros y generando costes fiscales implícitos y explícitos.

Por Agencia UNO - Europa Press
Tras la llegada del coronavirus, Chile y Perú aprobaron varias rondas de retiros de los fondos de pensiones privadas para compensar la falta de ingresos en los hogares. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Tras la llegada del coronavirus, Chile y Perú aprobaron varias rondas de retiros de los fondos de pensiones privadas para compensar la falta de ingresos en los hogares. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que los retiros de los fondos de pensiones privadas aprobados en Perú y Chile como medida de urgencia por la pandemia han supuesto la retirada de más del 20% de los activos totales, lo que implicará el debilitamiento del sistema y una rebaja de las tasas de reemplazo en ambos países.

La tasa de reemplazo es la relación entre el nivel de la pensión y el nivel de ingresos con que se realizaron las aportaciones a lo largo del ciclo laboral del ciudadano.

En su último análisis sobre la economía latinoamericana, el organismo ha dedicado un capítulo específico a estas medidas implantadas por sendas economías para combatir la falta de ingresos en hogares derivada de la pandemia.

El documento apunta que la tasa de reemplazo de los dos países, que se situaba en aproximadamente un 40% antes de la pandemia (por debajo de la media de la OCDE y de otras economías latinoamericanas), descienda todavía más por la retirada de los fondos, especialmente en los grupos de población más mayores.

Tras la llegada del coronavirus, Chile y Perú aprobaron varias rondas de retiros de los fondos de pensiones privadas para compensar la falta de ingresos en los hogares.

Chile autorizó tres retiros del 10% de los fondos de pensiones, mientras que en Perú se permitió el retiro, en primera instancia, de más de 2.000 soles (430 euros) para personas que no habían depositado fondos durante seis meses consecutivos, seguido de nuevos retiros de cantidades específicas para cada ciudadano.

El Fondo estima que en Chile más de 10 millones de personas han accedido a esta medida, en un primer retiro, más de 8 millones en el segundo y cerca de 7 millones en el tercero, retirando en total 50.000 millones de dólares (43.000 millones de euros), equivalentes al 25% de los fondos totales del sistema privado de pensiones y el 20% del PIB chileno. En Perú, millones de ciudadanos han retirado en torno al 21% de los activos totales del sistema privado de pensiones a mayo de 2021.

Si bien las medidas amortiguaron parte de las adversidades pandémicas, es previsible que los cuantiosos retiros de los fondos debiliten el sistema, erosionando los beneficios futuros y generando costes fiscales implícitos y explícitos.

“Los retiros apoyaron el consumo privado y los impactos en los mercados financieros en ambos países fueron amortiguados por las rápidas respuestas de los bancos centrales. Sin embargo, fueron los hogares de mayores ingresos los mayores beneficiados de esta medida y se espera que erosione la habilidad de sendos sistemas para un rendimiento adecuado de las futuras pensiones”, ha advertido el organismo en su informe. 

En esta nota